Gran responsabilidad para el chavismo

Tal como fue pautado en la Constitución, el 5 de enero se instaló la Asamblea Nacional con la presidencia para Jorge Rodríguez en un acto que parte de la oposición trató de evitar mediante acciones de sabotaje, propias del terrorismo, destacando el de la electricidad en la zona metropolitana; pero todo fue controlado a tiempo. Los 277 parlamentarios asistieron al acto de instalación presidido inicialmente por Fernando Soto Rojas –por su mayoría de edad-, así como invitados especiales de varios países y diplomáticos.

Los representantes de la oposición asistieron y uno de ellos hizo uso de la palabra en la cual se refirió a la abstención del 6 de diciembre con lo que quiso dar a entender que los 256 representantes del Polo Patriótico no tienen el apoyo nacional, pero no son más que pancadas de ahogado, porque el proceso bolivariano que preside Nicolás Maduro, iniciado por el comandante eterno Hugo Chávez está consolidado y tiene suficiente autoridad para mantener esa supremacía en el Poder Legislativo.
Atrás quedaron Juan Guaidó y seguidores quienes ahora tendrán que responder ante la Ley no solamente por el exabrupto de declararse Presidente sino por los robos cometidos en el exterior.

A eso se añade el llamado a la reflexión a los gobernantes que reconocieron a Guaidó y su banda. Todo esto se complementa con la torta que puso Donald Trump quien se tomó el derecho de nombrar un presidente para Venezuela a lo que se suma lo de asaltar el Capitolio por lo que podría ser enjuiciado.

Trasladándonos a la historia nuestra tenemos que ubicarnos en el 27 de octubre de 1946, cuando la Junta que presidía Rómulo Betancourt llamó a elecciones para una constituyente que estaría integrada por 160 asambleístas donde AD obtuvo 137, Copei 19 mientras que el PCV y URD obtuvieron 2 cada uno. Instalada esa Asamblea Constituyente presidida por Andrés Eloy Blanco llamó a elecciones el 14 de diciembre del año 1947 y ganó Rómulo Gallegos quien asumió en enero de 1948. A los 10 meses -el 24 de noviembre- el escritor fue derrocado por el propio Marcos Pérez Jiménez quien había dirigido junto con AD el derrocamiento de Medina

La historia nos dice que cuando Gallegos salía expulsado declaró a la prensa que eso era consecuencia de haber tumbado a Medina Angarita.

Historia cierta que tiene que ser conocida por los parlamentarios.

Enlaces patrocinados