InicioOpiniónIdus de marzo

Idus de marzo

Marzo ha sido un mes prolífico para la traición. Lo dice la historia con ejemplos emblemáticos. Bruto conspiró contra su padre adoptivo, Julio César, hasta verlo morir asesinado, bajo engaño, y por acción propia y la de sus cómplices armados con puñales.

También en marzo cayó este año la Semana Santa. Y además de recordar los últimos días de existencia del Cristo rebelde, en acciones y discursos, siempre inconforme frente al poder, también se hace inevitable pensar en la figura de Judas Iscariote.

Y al reflexionar sobre lo curioso que se sucedió al cierre del lapso dado por el CNE a candidatos y partidos interesados en participar en los comicios del 28 de julio, resulta inevitable especular lo siguiente: ¿Será que el espíritu del tercer mes del calendario gregoriano anduvo por ahí lanzando dardos a quienes tuviera la disposición de recibirlos sin mayor resistencia? Porque no está de más decir que hay quienes están más predispuestos que otros a sacarle la alfombra al fulano que tienen al lado cuando este pueda representar un peligro inminente.

No he enloquecido ni soy víctima de alguna de las teorías de conspiración que se pescan en el ciberespacio y de las que tantos seguidores hay entre los militantes más duros del Partido Republicano estadounidense. Pero es que eso que le hizo el candidato de UNT a MCM no es propio de un caballero. Y es que el nuevamente candidato dejó a la dama antañona vestida y alborotada para, entre gallos y medianoche, inscribir su opción ante el CNE, casi que de incógnito, como un ladrón de corazones del voto escuálido.

Creo que si alguna vez a este señor se le sentara en un tribunal disciplinario opositor, él podría apelar al efecto idus de marzo. Pues si bien ni a Marco Junio Bruto ni a Judas Iscariote la historia ni, menos aún, el mundo de la propaganda imperial hollywoodense han ayudado mucho a mejorar su imagen, el aspirante a mudarse de Maracaibo a Caracas cuenta hoy día con mayores recursos: dinero del extranjero y redes sociales, por ejemplo.

Él se dirá a sí mismo: “Si puse la torta en el pasado, si prometí y no cumplí, si mentí, si negocié, si me desdije, y aun así volví a ganar la gobernación, quien quita que con todos mis recursos esta vez le ponga la mano a la Presidencia. Y en Miraflores, donde he visto una fuente con un pez, demostraré que las ballenas si engañan con sus cantos, que sí se puede injertar un peral con un olmo y que si me matan me muero…Uy no, eso último no. ¡Bicho! Esa es la mala vibra de la gente de María. Fuera Satanás”

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí