¿La ANC se va?

Diosdado Cabello, Presidente de la ANC ha anunciado el acuerdo tomado por la ANC, de culminar sus sesiones el 31 de diciembre de 2020, pero si fuere necesario la ANC podría prolongarlas, para cumplir con el mandato del siguiente artículo: Artículo 347. El pueblo de Venezuela es el depositario del poder constituyente originario. En ejercicio de dicho poder, puede convocar una Asamblea Nacional Constituyente con el objeto de transformar el Estado, crear un nuevo ordenamiento jurídico y redactar una nueva Constitución.

Creo importante establecer que el mandato de este artículo es obligante, particularmente en lo que respecta a la redacción de una nueva Constitución.

Ha sido difícil que la oposición transite el camino de respeto a la CRBV y en general, el camino democrático. Esa política sólo le ha traído a la oposición descrédito y derrotas. El presidente Maduro ha sabido conducir este proceso y la oposición se ha fracturado.

Las distintas corrientes opositoras han sido opuestas al desarrollo de las comunas y consecuentemente a que el Estado venezolano se defina constitucionalmente como comunal y en tránsito al socialismo. Por el contrario, para los sectores avanzados del pueblo venezolano estas definiciones son estratégicamente muy importantes.

Es posible que estén presionando pidiendo el cierre la ANC y que no se redacte una nueva Constitución que incluya esos y otros temas estratégicos para la revolución bolivariana. Se ha levantado una voz disidente: Claudio Fermín. Mi especulación podría ser que el gobierno legítimamente pueda estar dialogando sobre estos temas para ahorrarle al pueblo sangre, sudor y lágrimas.

Evidentemente, el gobierno de EEUU y los gobiernos de la Unión Europea, jefes de Guaidó, están boicoteando las elecciones del 06-12-20, que deben elegir la nueva Asamblea Nacional. Las amenazas pueden materializarse y colocarnos en un grave proceso de violencia mediante la materialización de la planificada operación contra Venezuela con el uso de paramilitares, bandas criminales, con el soporte de gobiernos como los de Colombia y Brasil y el apoyo logístico, de inteligencia y disimuladas operaciones militares de parte de EEUU. Además, la urgencia de Trump en ganar las próximas elecciones de EEUU, asociada hoy al sueño de destruir el proceso bolivariano ¿puede precipitar dicha operación?