InicioOpiniónLa guerra híbrida

La guerra híbrida

La guerra es acto de fuerza para imponer la voluntad del hegemón sobre quien lo adversa. Evidente su fin político.

Impone con fuerza bélica un modelo político que fuerce, Ej a Venezuela, a aplicar gobernanza ajena a su cultura y naturaleza antropológica e histórica.

Pero como todo cambia, llegamos a la guerra híbrida-GH-. Que sugestivamente atenúa la importancia de la opción de la confrontación militar directa. Obvio inconveniente: los trimillonarios costos de la guerra directa Ej Afganistán, donde USA además fue derrotada.

La GH habilita amplia gama de variables: la geopolítica; la guerra económica –muy agresiva en nuestro país-; los ataques a la infraestructura – caso Complejo eléctrico del Caroní; ataques al sistema de distribución eléctrica-; y bloqueo y hackeo de las redes digitales como sucedió BV-; terrorismo y sicariato, urbano Cota 905.

La GH habita espacios, variados e interconectados que no son todos necesariamente físicos.

En GH, los países pueden mantener relaciones diplomáticas o comerciales con sus adversarios, evidente en simultáneo son implacables sobre el dominio de lo cultural; pauta Ej monopolio de la producción y distribución mundial de películas, Holly-Netflix-CBS.

Su repertorio incluye opción de que un estado relativamente insignificante puede incapacitar a un enemigo mucho más poderoso presionando sus sistemas económicos y políticos, prueba chechenos contra Rusia, 1994. Explorar sus prácticas crea conocimientos y una narrativa que nos lleva a una de sus variantes: la “guerra sin restricciones”.

GH tiene diversas versión de formas de atacar puntos vulnerables del país objetivo. Amenazan el triángulo que Clausewitz denominó Trinidad de la guerra, con tres vértices: Razón Política- (Dialogo gobierno oposición) ; Pasión –Ciudadanía- (racismo- segregación); Voluntad -Fuerza Armada- (Venezuela multiversiones de golpe con fantasiosas rupturas del cuerpo militar).

Estas tácticas buscan romper la cohesión al actuar sobre las líneas de fractura que unen los vértices del triángulo que sostiene la estructura del estado. Todos los precedentes citados alertan la evolución indeseable del oscuro porvenir geopolítico de nuestros países en este siglo de la guerra híbrida.

Lectura complementaria, Ward Churchill: La justicia de gallinero: reflexiones sobre las consecuencias de la arrogancia y la criminalidad imperial de EEUU.