Html code here! Replace this with any non empty raw html code and that's it.
InicioOpinión¿La guerra o la paz?

¿La guerra o la paz?

“Si vis pacem, para bellum”; es decir: Si quieres la paz, prepara la guerra!… Este adagio, tristemente pesimista, pretende que la mejor manera de asegurar la paz no sería el desarme. Todo lo contrario: habría que estar continuamente dispuesto a hacer la guerra, para impresionar a los adversarios y, por el miedo, guardarlos tranquilos.
¿De dónde vendría este dicho? Cosa desconocida. Pero ya está presente en el politólogo Tucídides, 450 años antes de la era cristiana. Y pronto varios otros politólogos antiguos contribuyen a popularizarlo, con matices variados. Uno puede entristecerse de encontrar frecuentemente esta moral dura, hasta en el propio san Agustín, la “Ciudad de Dios”.


Pero una construcción parecida puede traer una consideración opuesta, francamente más optimista. Un autor famoso del Renacimiento italiano la enunciaba: “Si quieres paz, no menciones siquiera la guerra”. Su alumno el gran Erasmo, anti-militarista, se opone también a una larga línea guerrera: “Cristo quiere paz, ¿y tú preparas la guerra?”
La tradición favorable a la violencia en los EE. UU. explica que, desde George Washington, los políticos norteamericanos se han encargado de transmitir el amor a la guerra: numerosos políticos de ese país – en especial Woodrow Wilson (1917) y Ronald Reagan (1989) – comentan con fervor ese afán por “convencer” por las armas. Trump no es el único en amenazarnos con la guerra para disfrutar (él) de una paz robada.


Sin embargo, una doble tradición rema en sentido contrario. La primera es de origen socialista. Se expresa de manera confiada: “Si quieres la paz, prepara la paz”. Tres de sus referencias, que no son las únicas, salen del ambiente parlamentario, en la Francia y la Italia del siglo XIX.


La segunda invitación a “preparar la paz para hacer la paz” (es decir: la paz sería el resultado de un proceso grave e inteligente), viene de la historia cristiana más reciente. El papa Pío XII, en el año 1948, y sobre todo el papa Pablo VI, citado por el cardenal Casaroli a los jefes de Estado reunidos en Génova, año 1989. Que sepamos, esta última referencia ha sido retomada como eslogan por los movimientos pacifistas.


Finalmente, la guerra no es una fatalidad, es una elección impuesta por quienes la buscan. Así también la paz. ¿Qué escogimos?

Bruno Renaud

Sacerdote de Petare

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Artículo anterior
Artículo siguiente