La Hora de los Patriotas

El pantano neoliberal avanza y asume distintas máscaras. Necesario imponer el canon planetario patriótico y existencial basado en los acervos, tradiciones, la tierra y la semilla, la empatía humana y la voluntad del pueblo, manifestación del Conatus, potencia alegre que suprime la visión de enfermedad y muerte por la alegría de existir y luchar. 

Es impostergable identificar y develar los disfraces del nuevo orden global. Son colaboradores del pantano todos aquellos que intenten atrofiar nuestros sistemas inmunológicos, generen pánico en la población y sostengan la impostura de las reglas sanitarias que impiden ver el fraude del modelo del Imperial College.

Son nuestros enemigos quienes impongan una agenda anti vida contraria a leyes cósmicas, espirituales y al libre albedrío, bloqueando nuestros sistemas inmunes para hacernos presas, esclavos de vampiros, parásitos farmacéuticos y argumentos pseudo científicos.

Quienes desatiendan a los trabajadores y apuesten sólo a garantizarle a los menos favorecidos un “mínimo vital” basado en el eufemismo de las necesidades y el merecimiento, manteniéndolos en el umbral de asistidos permanentes, negándoles sus derechos y su potencia como clase obrera, no están con nosotros en esta lucha existencial.

‎Nuestra opción: Identificar a quienes se ocultan y ejecutan el plan del charco, administrándonos dosis de migajas, justifican el saqueo y destrucción del modelo distribucionista, centro del conflicto  por el reparto de los ingresos.  

No son patriotas los incapaces, oportunistas, corruptos y traidores. Aquellos que destruyan la República y su patrimonio sobre recursos del suelo y subsuelo, la  independencia y los proyectos nacionales son nuestros enemigos.

Es nuestra hora: luchar o desaparecer. Basados en nuestra autoconciencia  lanzarnos sin miedo al porvenir, combatir el pantano neoliberal que amenaza con hundirnos en el excremento globalista.

Usemos nuestro intelecto y coraje, consolidemos la libertad, la justicia social, la independencia verdadera y la soberanía de los pueblos. No existe evasión en el cuerpo, no podemos evadirnos ni evadirla. Patriotas, es nuestra única opción existencial: evitar condenarnos por inauténticos y falta de raíces, conciencia, voluntad.

Enlaces patrocinados