InicioOpiniónLa Ley que derrocó a Medina Angarita

La Ley que derrocó a Medina Angarita

Ayer lunes se cumplieron 80 años de la promulgación de la Ley de Hidrocarburos que dos años después, el 18 de octubre de 1945, originó el alzamiento cívico-militar que unió a Rómulo Betancourt y los mandos castrenses que comandaba el entonces mayor Marcos Pérez Jiménez, y derrocó al general Isaías Medina Angarita, quien fue el Presidente que le puso el ejecútese al gran manifiesto patriótico para el estado venezolano y que a través de su Gobierno dirigiera las relaciones con las empresas petroleras norteamericanas, británicas y holandesas que venían explotando desde el 1908 y que de acuerdo con el criterio del primer mandatario, este convenio legal traería mayores beneficios a Venezuela y al efecto citaremos las palabras del gobernante:

“Los beneficios que esta Ley ha traído al país son efectivos no sólo en la parte material del aumento de renta del Estado con respecto a los concesionarios, el Gobierno tiene la posibilidad de intervenir en todos los asuntos de carácter de servicio, cuando desee obtener datos que las compañías posean. Los oleoductos tienen carácter de servicio público y sus tarifas, requieren la aprobación oficial, expresamente la Ley señala el deber en que están las compañías explotadoras de hidrocarburos de pagar todos los impuestos de carácter general y por consiguiente, el impuesto sobre la renta. La exoneración de derechos de exportación es facultativa del Gobierno y está limitada a los materiales indispensables en la instalación y explotación de los casos determinados por la Ley. El impuesto superficial es progresivo y esto obliga a las compañías a no mantener inactivas, como reservas, extensas zonas, pues ello sería antieconómico para ellas, el pago de impuestos tan crecidos en zonas que no estuvieran en explotación. La regalía e impuesto de exploración no puede ser menos del 16 y 2/3%, lo que trae un aumento notable en la renta”.

Con esta exposición, Medina prácticamente sentenció su futuro, pues -como bien nos registra la historia- en los próximos meses comenzarían las maquinaciones de las compañías petroleras, especialmente las norteamericanas, para sacar del poder al mandatario, quien había demostrado poseer un espíritu democrático y lo había demostrado con las giras que había realizado por los países bolivarianos, pero también estuvo en EEUU y fue invitado a la Casa Blanca. Tales maquinaciones partieron con la invitación a Estados Unidos por parte del embajador de USA, Frank Corrigan, a Pérez Jiménez y luego viajaron Rómulo Betancourt y Raúl Leoni. De esas visitas quedaron los planes que se desarrollarían el 18 de octubre del 1945 y así sacaron de la presidencia a Isaías Medina Angarita.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí