Maduro manda haciendo

El 27-02-21, en Caracas, en el Teatro Teresa Carreño, fue clausurado por el presidente Maduro, el Congreso Bicentenario de los Pueblos. Pude oír las conclusiones y observar la gran importancia de ellas. De la intervención de Maduro quiero destacar su firme defensa de los derechos humanos y su llamado a “unir toda la fuerza que podamos unir”. Convocó a la realización de un Congreso Bicentenario Internacional a celebrarse el próximo 24 de junio, día bicentenario de la batalla de Carabobo, lo que confirma el rechazo presidencial a la geopolítica imperial dirigida a recolonizar y reconfigurar el mundo. El bombardeo a Siria ordenado por Biden, ratifica que él es un terrorista.

Simultáneamente, Maduro ha condenado a España por su actitud injerencista, planteando la revisión de la relación bilateral.
Hoy día, un Estado soberano, no sólo puede ser derrocado y su presidente asesinado, como se intentó con Maduro. En tiempos de globalización neoliberal y hegemonía del capital financiero, es necesario que el mundo se reorganice tratando de superar las estrategias del capital trasnacional, que se atribuye el derecho a trazar las fronteras que convengan al proceso de acumulación que se va haciendo enemigo de los estados soberanos, que han establecido fronteras propias y van creado una sólida cultura vinculada a la existencia de fronteras identitarias de carácter histórico.

El presidente Chávez desarrolló el concepto de soberanía como soberanía solidaria e interdependiente. Es decir, yo soy Estado soberano, tú también. Nos integramos sobre la base de que reconocemos la soberanía de cada quien, que conduce a respetar los intereses comunes y las diferencias. Así surgieron el Alba, Unasur, Petrocaribe, la Celac y proyectos como el Asa (América del Sur-África) y el Aspa (América del Sur-Países Árabes). Creo que proyectos como el Asa y el Aspa, o similares, deberían ser reconsiderados.

La situación mundial es cada vez más compleja. La camarilla israelí-sionista ha amenazado con atacar a Irán, el pueblo palestino es permanentemente agredido, el cerco contra Venezuela es cada vez más severo e igual sigue la agresión contra Cuba y Nicaragua, en general contra el Sur, Rusia y China. Un frente antifascista y por la paz debería estar en la agenda del Congreso Bicentenario Internacional convocado para el próximo 24 de junio del presente año.

 

Enlaces patrocinados