InicioOpinión¿Nos dolarizamos, entonces?

¿Nos dolarizamos, entonces?

La dolarización comienza cuando las transacciones comerciales y financieras realizadas en la divisa estadounidense dominan el volumen de operaciones que se efectúan en el país. Es decir, la dolarización se realiza primero de hecho y luego, si es esa la voluntad política, de derecho.

El año pasado, de cara a las elecciones presidenciales de mayo, el candidato Falcón esgrimió como bandera de su campaña la oferta de la dolarización. Al respecto, el presidente Nicolás Maduro dijo: “Esa propuesta de dolarizar y acabar con la moneda venezolana es una propuesta anticonstitucional… yo voy a defender el bolívar; voy a convertir el bolívar, con la reconversión monetaria y otra medidas, en una moneda que adquiera un papel preponderante en la vida de nuestra República”.

Sin embargo, confunde la línea que en materia monetaria muestran las acciones del Gobierno. Primero, se emitió un decreto que autoriza la circulación de divisas en el territorio nacional.

Luego se estableció un sistema de “mesas de cambio”, donde los bancos organizan ferias de intercambios de dólares y establecen un marcador flotante.

Cada vez son más los comercios que “aceptan” dólares como forma de pago. Empresas ofrecen bonos en dólares a sus empleados para “complementar” bajos salarios. Si alguien va a hacer un trabajo por cuenta propia, los honorarios los denomina en dólares. Más recientemente, el Seniat publicó una providencia que permite facturar en dólares.

Esto último, quizás, permitió que el alcalde de Chacao anuncie una ordenanza que permite a los policías del municipio imponer y cobrar multas “denominadas en dólares” y cobradas al momento “al tipo de cambio oficial”.

Por cierto que esa medida, que incluye que un porcentaje de la multa será asignada al funcionario, como también se estableció en El Hatillo, es una medida que “legaliza la matraca”, ya que el policía buscará imponer muchas multas para ganar más “comisiones”. Entonces resulta que ahora hasta las multas (o matracas) se denominan en dólares.

No está claro cuál es la estrategia del Estado venezolano para defender la moneda. Se impone subrepticiamente una dolarización de hecho. Y al morir el bolívar, muere también la soberanía. A costa de intentar “estabilizar el tipo de cambio” no se nos puede dejar meter tan infame contrabando.

Ángel Daniel González
@ÁngelDanielCCS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí