Oscar Traversa nos enseñó a leer los Cuerpos de Papel

Por esos insoslayables e incómodos vacíos que siempre hallan trochas en la dinámica académica, recién me acerco a la obra semiótica de Oscar Traversa, un docente e investigador emérito de las universidades de Buenos Aires y Nacional de las Artes, quien a finales de 2020 dejó su impronta en la siempre inacabada tarea de analizar el discurso construido con la figura de la mujer en las gráficas publicitaria.

Wikipedia lo reseña como una persona que “se dedicó a la investigación de las relaciones entre la producción mediática y el campo estético en el discurso cinematográfico y el de la prensa. Investigó los modos de construcción, en los medios y la producción artística, de los espacios públicos y privados a través de la figuración del cuerpo”.

La semiótica fue su pasión. La definió como una disciplina presente en los modos de funcionamiento de nuestro pensamiento, que interpreta el desenvolvimiento del sapiens, la especie a la cual pertenecemos. “Es crucial”, afirmaba, “…porque no puede concebirse la especie humana si no es a través de la exteriorización de instrumentos que expresan y constituyen la socialidad”, señala en una entrevista concedida a la Asociación Argentina de Semiótica, de la cual fue su presidente en varias oportunidades.

Quien acompañó a otros grandes de los estudios de la semiótica como Roland Barthes y Eliseo Verón, en la siempre inconclusa tarea de hacer y sistematizar la exegesis del imaginario que despierta el cuerpo de la mujer en nuestra vida cotidiana, nada lo detuvo al investigar cómo los dispositivos publicitarios inciden sobre las propiedades enunciativas.

 “Lo enunciativo es una cualidad que existe en cualquier producción discursiva porque es una propiedad misma de, si se quiere, la exteriorización de los procesos mentales…, aún en la misma gestualidad que podes hacer frente al espejo”.

Una reseña de su obra publicada por la bonaerense Revista Comunicación y Medios dice: “Cuerpos de papel II se presenta como una compilación de artículos que tienen el propósito de analizar la figura del cuerpo en la publicidad durante el período comprendido entre los años 1940 y 1970. Como su título lo indica, este estudio es una continuación de un libro anterior publicado por Oscar Traversa en el año 1997 que abordaba el estudio de la publicidad del cuerpo de la mujer en la etapa 1918-1940”.

En sus investigaciones sobre la figura de la mujer en la publicidad halló que “Las lectoras que entrevistamos vinculaban su lectura de la publicidad y de la publicación en general con momentos de distensión privados. Los sábados y domingos aparecieron como los días en los que establecían una relación de goce con el mundo de las imágenes de la prensa femenina, sea de moda o de publicidad”.

Allí, en esa privacidad de la mujer de cara a su figura, Trasversa estudio perfumes, lápices labiales, productos para el cabello, esmaltes y cremas. Asì como el cuerpo y su relación con las bebidas, en particular, las bebidas alcohólicas; luego, dentro del área de la alimentación,  analizó el cuerpo en las publicidades de aceite. Las publicidades en la vestimenta y lencería.

Trasversa nos dijo que construimos un enunciado, elaboramos nuestro discurso, incluso en la soledad más absoluta, pues el cuerpo recorre el camino que va de la escena privada a la pública, de las situaciones en el hogar a la socialización entre pares, del alejamiento a la proximidad, al cuerpo sensual y cargado de erotismo.

Traversa nos dejó el pasado 10 de diciembre, a los 80 años.

Enlaces patrocinados