InicioOpiniónPensar a la derecha

Pensar a la derecha

Sí, la derecha piensa. La duda ofende, porque todo ser humano es capaz de entendimiento. De cultura. Pero hay inteligencias contrarias, porque también se piensa a la izquierda.

Curioso que la derecha sostiene que la humanidad debe ser la misma eternamente, pero cambia, pues ser de derecha hoy no es igual que cuando la esclavitud, si bien parte de ella añora la restauración de la servidumbre y que el Negro Primero vuelva a ser el Último Negro.

La derecha persiste en que no hay ni izquierda ni derecha, como denunció Simone de Beauvoir desde el epígrafe de su brillante libro El pensamiento político de la derecha. Es que a la derecha no le gusta admitir que lo es. Al menos en Venezuela. En Colombia, en el Reino Unido, por ejemplo, hay sendos partidos conservadores. En Venezuela se llegó a proponer un capitalismo “popular”. Y en España el Partido “Popular” es de derecha. El Partido Nazi se llamaba oficialmente Partido Nacionalsocialista Obrero Alemán. En Francia a la derecha no le incomoda llamarse derecha. Fue durante la Revolución Francesa que nació eso de izquierda y derecha. Inventaron una geodesia que va de la extrema izquierda hasta la extrema derecha.

En Venezuela el partido Voluntad Popular de Leopoldo López pertenece a la Internacional Socialista, como Acción Democrática y el Partido Socialista Obrero Español de Felipillo González. Es decir, López es socialista, no te lo pierdas.

Hay en la derecha un ingrediente esencial: la malcriadez. Apenas les quitas un menudo chichero hierven en cólera, lanzan puputovs, riegan plátanos verdes por las autopistas, queman gente viva, pactan invasiones con potencias enemigas, sueñan con Chacao demolido por bombardeos humanitarios tipo Medio Oriente, añoran masacres colombianas, gente enceguecida con perdigones, familias enteras exterminadas, matanzas diarias y demás gestas heroicas. Afortunadamente el mantuanaje actual es tan inepto como el que fracasó durante la Primera República. Bochinche.

Son de la misma estirpe sanguinaria de los esbirros de la Corona Domingo Monteverde, José Tomás Boves, Francisco Rosete, Antonio Zuazola, Eusebio Antoñanzas, Francisco Javier Cerveris. Están en la Wikipedia.

Sí piensan, eso piensan.