Petare cumple años

Limpio el centro histórico de basuras y adornado con banderolas como remedando la conocida canción de Serrat, Petare cumple 400 años y a pesar de los cambios ocurridos en los últimos años de peladera, pandemia y guarimba… los discursos oficiales parecían sacados del baúl de los recuerdos.

Farragosos y manidos los oradores de orden y también los invitados por la ocasión a radios y televisoras semejaban viejos dirigentes del puntofijismo, de los que nadie recuerda sus nombres pero sí la demagogia.

Cual si fuese motivo de orgullo y no lunar de vergüenza a cada rato señalaban estos oradores que “Petare es el mayor barrio de Latinoamérica”… lo cual habría sido motivo de jactancia si los habitantes de esa zona inmensa que desde la fila de Mariches llega al Tuy gozaran, en cuanto a comodidades, de un mínimo de lo que en cualquier urbanismo, pobre o rico, se aspira tener.

A mí que me perdonen, pero Petare no es motivo de orgullo y más bien termina siendo el resultado de un desastre cimentado durante los 40 años del Puntofijismo y engrandecido en los últimos 20.

Ejemplo de la violencia allí asentada, hace poco en uno de sus barrios menores, como si nada, la policía dio de baja a un joven que en medio de una ilegal y ruidosa fiesta callejera de “champeta”, acompañaba a quien rascado acababa de asesinar antes de escapar del sitio, al tío de uno de los policías que luego tomaron venganza con el primer bobo que agarraron.

En descargo de Petare señalo que pocos días antes en Baruta, durante otra ilegal “champeta” que duraba los 2 días del Carnaval, hubo un enfrentamiento entre bandas con un saldo de 4 muertos y 10 heridos.

Y menciono los dos hechos violentos porque uno de los alcaldes es chavista y el otro opositor, pero ambos permiten ilegalidades como esas “champetas” inventadas por los narcos de Colombia y que idiotamente nosotros importamos.

En Petare uno de estos delincuentes, asociado políticamente con el autojuramentado y supuesto interino, se permitió el año pasado retar al Presidente “a que me venga a buscar aquí” dando a entender que Petare no es Venezuela, sino Somalia.

Moraleja: no se trata de “condiciones” lo que se debe exigir para ir a elecciones. Condiciones deben tener los candidatos a alcalde y gobernador para merecer los votos.

Condiciones de ciudadano responsable, garante de la ley y civilizado.

Enlaces patrocinados

[ajax_load_more]