InicioOpiniónPetro, la otra raya del tigre

Petro, la otra raya del tigre

La literatura latinoamericana guarda expresiones y tiene potencial hasta para apropiarse de narrativas revolucionarias de una Europa que quería zafarse del feudalismo. En Colombia fue la novela de Gómez Valderrama, -2020- La otra raya del tigre que demuestra cómo la América del siglo XIX acoge personajes como Humboldt, Garibaldi y Codazzi, que vinieron a buscar aquí lo que el viejo continente no les permitía, la libertad, la democracia y un nuevo concepto de República. La novela de Gómez narra la barbarie e ignominia postesclavista y la crueldad racista contra los negros del Chocó de 1800. O las matanzas bananeras de 1930 que narra García Márquez. Paradoja, los mismos que hoy sufren la misma barbarie racista y étnica de siempre. Y aún esperan la justicia social.

Como dijo el Marqués de Santillana, 1398: “de aquellos polvos vienen estos lodos”, con tanta fuerza que se enlazan al proceso electoral de Colombia que se celebrará el 29 de mayo de 2022, donde se escogerá el presidente y vicepresidente del país.

Hoy resurgen a través de un Pacto Histórico deliberante, que asocia a quienes quieren cambiar el país y sacarlo de la horrible noche de 20 años de Uribe. Ya tienen en Gustavo Petro y Francia Márquez candidatos con muchas posibilidades de ganar estas elecciones.

Como estrategia enfrentan al neoliberalismo colombiano que ha profundizado la desigualdad, manejando el latifundismo, el extractivismo, el paramilitarismo, la droga(s) y convertido el campo colombiano en una fosa común.

Otros augurios apuntalan este nuevo escenario: las jornadas del Paro Nacional iniciado en noviembre de 2019, las movilizaciones urbanas de septiembre de 2020 y al Paro Nacional de 2021, y anuncian un nuevo momento histórico en Colombia.

Sin embargo, quedan atascos que superar. El terror a un magnicidio que cubre la campaña presidencial colombiana desde el inicio. Antecedentes de asesinato de candidatos presidenciales sobran: Jorge Eliecer Gaitán, Luis Carlos Galán, Bernardo Jaramillo Ossa, Jaime Pardo Leal, Rafael Uribe Uribe, Álvaro Gómez y los cientos de lideres populares desaparecidos.

Otras amenazas: el golpe militar-mediático con tintes de Otan o blando a lo Biden. Finalmente, reconocer que las encuestas dan ventaja a Petro, pero difícil que gane en la primera vuelta con más de 50% de los votos. Lo que nos lleva a un posible balotaje, y esto, es ecuación difícil de resolver. ¡Cuidado, tienen un tigre en el camino!

1 COMENTARIO

  1. Sr Monsalve sus dichos creo sé quedan cortos con la realidad. Los gobiernos de Colombia han sido todos de la oligarquía colombiana.rcistas, clasista. Él pueblo ha sufrido toda ésa ignominia! Y el SR PETRO guabinea mucho. Será verdad que es PROGRESISTA? Para mí entender no se enfrenta con COJONES a lo que en realidad necesita el pueblo colombiano

Deja un comentario