Petróleo para el Sur

El énfasis puesto por Venezuela en colocar sus crudos en el mercado asiático encuentra asidero en el Informe de la firma estadounidense McKinsey & Company, titulado Oil & Gas Práctica, Global downstream outlook to 2035; y tiene como antesala el artículo arbitrado “Aspectos internacionales de la industria de la refinación”, escrito por Rosìo Vargas y publicado por la revista Economía, de la Universidad Nacional Autónoma de México.   

Recién la agencia Reuters informó que en junio pasado Venezuela aumentó las exportaciones de petróleo en un 63%, comparado con las cifras del año pasado. El crudo ha sido trasladado a través de transbordos de Malasia que han impulsado los cargamentos a Asia.

La orientación de Venezuela hacia Asia responde a la razón geopolítica de diversificar mercados adoptada desde sus inicios por el Gobierno Bolivariano, estrategia que ha sido catapultada por el ilegal y unilateral bloqueo impuesto a PDVSA por el Gobierno de EEUU. 

La estrategia de diversificación también se ha visto avalada por la mayor demanda de crudos por parte de los países del sur, donde se han construido y están en proceso de construcción la mayoría de las refinerías, sobre todo en Asia Pacífico y Medio Oriente.

“Para el período 2018-2040 se proyecta la construcción de alrededor de 18 millones de barriles diarios (MMBD) adiciones en la capacidad de producción en refinación. De continuar las economías emergentes construyendo capacidad de refinación excedente, para el año 2040, otros países tendrían que retirar alrededor de 10 MMBD en capacidad de producción, lo que resultará en cierres de refinerías en mercados maduros”, dice la Revista Economía de la UNAM.

Enfocado hacia el parque mundial de refinación, McKinsey & Company vaticina que la demanda mundial de líquidos de petróleo alcanzará su punto máximo en 2029 con 104 millones de barriles por día (MMB / D), impulsada por el mayor  consumo de combustible del transporte por carretera, que rozará su más alto nivel en 2023.

La firma prevé un alza en la demanda en Europa y EEUU a corto plazo (aproximadamente 2025) para luego declinar, requiriendo alrededor de 5 MMBD al cierre de 2035. Pero de inmediato alerta que “…a largo plazo los márgenes estadounidenses y europeos declinan en promedio 2 dólares por barril, los más bajos en 2031–2035 que en la historia reciente”.

La rentabilidad de las refinerías se evalúa por márgenes de refinación. El margen bruto de refinación es la diferencia entre el valor de los derivados del petróleo producidos que salen de la refinería, y el valor del crudo que entra.

“Asia y el Oriente Medio son las únicas regiones con grupos de valor en crecimiento en la década de 2030”, afirma.

Otra variable que repercute en la mayor colocación de petróleo en los países del sur es que muchas naciones industrializadas realizan inversiones para reducir el impacto ambiental de la refinación y con ello atender a los cambios en las especificaciones de los productos.

“La descarbonización avanza. Hay objetivos ambiciosos para una transición con bajo carbón para el 2050. Algunas corporaciones están respondiendo a esos objetivos y toman acciones y elaboran productos bajos en carbón. Entre las propuestas a realizar está la de reducir el contenido de azufre en combustibles para el transporte. Como parte de las obligaciones con combustibles de renovables para el transporte se establecen metas para los biocombustibles al 2032”.

La agencia Reuters reportó que Venezuela registró un promedio de exportaciones de crudo y combustibles de 646.783 barriles diarios al cierre del primer semestre de 2021, lo cual indica un repunte de alrededor de 63% con respecto al mínimo de despachos que se tuvo en julio de 2020 de 388.097 barriles por día y con tendencia a cierta estabilidad lo que facilita el comercio de PDVSA debido a la recuperación de la demanda y de los precios globalmente.

 

Enlaces patrocinados