InicioOpinión¿Por qué descubiertos?

¿Por qué descubiertos?

La prédica de los No Descubiertos ya bordea las cuatro décadas. Fue tema de los primeros debates en el Centro de Estudios de Historia Actual a fines de los 70’ y en la Cátedra ‘Pío Tamayo’ desde 1983. Desde entonces difundimos nuestra tesis que da pie a la espontánea creación de un movimiento para el replanteamiento y discusión de esta materia, que tiene tomada la conciencia de la población continental desde 1492, cuando la empresa invasora española nos estigmatizó como gente que había sido descubierta.

Aplica aquí una interesada legislación que permite la apropiación de las tierras descubiertas y que se suponen vírgenes, no habitadas. No es este el caso de estas tierras y su gente. Pero el invasor utiliza su calificación para apropiarse de lo existente: tierras, hombres y frutos. Sus armas son el despojo y el exterminio de todo lo que refiera alguna resistencia.

Por esto se cuenta por millones los asesinados por un invasor que dice acabar con los salvajes, lejanos de la condición de gente, que obstaculizan el implante de la civilización, la cultura y la religión, a pesar de la advertencia que se les hacía: ‘Hazte cristiano o muere’. Un dilema que quedó establecido y que sólo ha cambiado en su forma-circunstancia-actores.

Porque lo cierto es que a lo largo del período que ya alcanza los 529 años se ha mantenido en diferentes medidas la conciencia del descubierto. Esto es algo que puede palparse en la inclinación bien extendida aún, de aceptar, en consecuencia, la condición de inferior, salvaje, inculto e incivilizado.

Y mientras prevalece esa conciencia de descubiertos cuesta dar el salto que lleve a entender y hacer propia la tesis, el grito que establece que ‘Nadie descubre a Nadie’ y que ‘No hay sociedades cubiertas ni descubiertas.’ Quede claro entonces que es un vacío decir que no fuimos descubiertos porque estas tierras ya estaban pobladas para 1492. Sólo se puede descubrir tierras que no están en el mapa de lo conocido.

Se sabe, sin embargo, que lo planteado es el despojo frente al cual se exhibe hoy una “resistencia indígena” que no rompe expresamente con el pensar y el comportamiento de los descubiertos. No se toca la necesidad de la otra y nueva historia.
Porque los No Descubiertos, Sancho, ¡Somos portadores de una conciencia y una condición diferentes! ¡Somos gente para la belleza, el amor, la entrega solidaria y la libertad!

@ABlancoMunoz

Artículo anteriorLa delincuencia xenófoba
Artículo siguiente¿Noticia vieja?