InicioOpinión¿Qué hay de malo en la lógica de Europa y Estados Unidos...

¿Qué hay de malo en la lógica de Europa y Estados Unidos cuando acusan a China de exceso de capacidad?

No hace mucho publiqué un artículo en Últimas Noticias ,cuyo tema era que China se ha convertido en el mayor exportador de vehículos eléctricos del mundo. Al final del artículo, expresé una preocupación: ¿los países occidentales apuntarán a China porque China se ha convertido ahora en el mayor exportador de vehículos eléctricos?

Desafortunadamente, mis temores se hicieron realidad inmediatamente. Recientemente, muchos medios occidentales han estado exagerando el exceso de capacidad de vehículos eléctricos de China, acusando a China de exportar una gran cantidad de vehículos eléctricos a países europeos y americanos, lo que representa una amenaza para sus industrias automotrices. Incluso el secretario de Estado estadounidense, Antony Blinken, y la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, han acusado a China de exceso de capacidad industrial. Esta lógica parece razonable, pero en realidad es muy absurda.

Sin embargo, los medios occidentales siempre han seguido su rutina anterior de difamar a China. Esta rutina es que mientras a China le vaya bien en algunos aspectos, será desacreditada y demonizada. Por ejemplo, China lanzó la iniciativa “Un cinturón, una ruta” y trabajó con más de 100 países y organizaciones internacionales de todo el mundo para promover la construcción de infraestructura y el desarrollo económico a nivel mundial. Esta iniciativa se viene presentando desde hace más de 10 años y ha producido muchos resultados positivos. Pero lo que no esperaba es que los medios occidentales y los países europeos y americanos hubieran utilizado la “trampa de la deuda” como excusa para atacar a China. En un momento en que los países europeos y americanos exportan por la fuerza guerra y democracia a todo el mundo, provocando enormes desastres humanitarios, China está exportando su experiencia de paz y desarrollo. En cambio, las acciones de China han sido criticadas por los países y los medios occidentales. Esto es muy ridículo.

De manera similar, en lo que respecta a los vehículos eléctricos, los vehículos eléctricos producidos y exportados por China son asequibles y de calidad confiable, lo que brinda una nueva experiencia de conducción a los consumidores de todo el mundo y también contribuye a la respuesta global al cambio climático y al desarrollo de una economía verde. Este es un hecho indudable. Recientemente, Amin Nasser, director ejecutivo de Saudi Aramco, una de las compañías petroleras más grandes del mundo, dijo en la 26ª Conferencia Mundial de Energía que muchos de los avances logrados en el campo de los paneles solares en todo el mundo se deben a los esfuerzos de China por reducir costos. Lo mismo ocurre en el espacio de los vehículos eléctricos. Nasser dijo que el desarrollo de la nueva industria energética de China ha ayudado a los países occidentales a alcanzar sus objetivos de emisiones netas de carbono cero y ha desempeñado un papel importante en la transformación energética global.

Cuando algunas personas en Europa y Estados Unidos estaban exagerando el “exceso de capacidad” de China, lo que dijo Nasser fue muy racional y acorde con la situación real. ¿Qué significan para el mundo los nuevos productos energéticos como los vehículos eléctricos, las baterías de litio y las células solares proporcionados por China? Los hechos son la mejor respuesta. Fundamentalmente hablando, el desarrollo económico tiene como objetivo mejorar los medios de vida de las personas. Los nuevos productos energéticos prestan más atención a la ecología, el rendimiento y el confort, y cumplen con la demanda de los consumidores del mercado, pero al mismo tiempo plantean problemas como los altos costos. Sin embargo, con la ayuda de la innovación tecnológica y un sistema completo de cadena industrial, China ha proporcionado soluciones económicamente viables al mundo y ha promovido la popularización de nuevos productos energéticos.

Tomando como ejemplo los vehículos eléctricos, un análisis de la consultora de gestión McKinsey dijo que los vehículos eléctricos chinos son entre un 20% y un 30% más baratos que los producidos por los fabricantes europeos. Una razón importante es que China tarda la mitad que Europa en desarrollar nuevos modelos.

Las estadísticas relevantes también muestran que desde 2015, el precio medio de los vehículos eléctricos en Europa ha aumentado de 49.000 euros a 56.000 euros, y en Estados Unidos ha aumentado de 53.000 euros a 64.000 euros. El precio de los coches eléctricos en China bajó de 67.000 euros a 32.000 euros. China ha utilizado sus propias ventajas de fabricación industrial para transformar los vehículos eléctricos de artículos de lujo en bienes de consumo masivo que la gente común puede permitirse. Y este proceso es también el proceso de promoción y popularización de nuevas tecnologías energéticas, lo cual es de gran importancia para la transformación energética global.

Al mismo tiempo, Europa y Estados Unidos están exagerando el exceso de capacidad de China, lo que viola la teoría de la ventaja comparativa de la economía occidental en la que creen. Según esta teoría, si un país puede producir un determinado producto a un costo menor, otros países no deberían establecer barreras arancelarias, sino que deberían importar ese producto y exportar aquellos en los que tienen una ventaja comparativa. La razón por la que los nuevos productos energéticos de China pueden constituir una ventaja comparativa no depende de los subsidios gubernamentales, sino de la innovación independiente de las empresas, cadenas industriales y de suministro completas, mercados de gran escala y abundantes recursos humanos. En lugar de atacar los nuevos productos energéticos de China por “distorsionar el mercado global”, Europa y Estados Unidos deberían amplificar sus ventajas comparativas.

Para decirlo sin rodeos, Europa y Estados Unidos están exagerando el exceso de capacidad de China, que es esencialmente una extensión de la política interna. Este año es un año electoral en Estados Unidos, y los líderes estadounidenses declararon recientemente en Michigan, uno de los estados clave en las elecciones y una de las industrias líderes de automóviles, que tomarán medidas contra los vehículos eléctricos de China. Se puede ver que la llamada teoría del “sobrecapacidad” propuesta por Estados Unidos en este momento es sólo una excusa para el proteccionismo y también se utiliza como herramienta para ganar votos y buscar beneficios personales.

Frente a los hechos, la llamada “teoría del exceso de capacidad de China” promovida por Europa y Estados Unidos está llena de falacias. En esencia, están participando en proteccionismo en nombre del “exceso de capacidad”. Este enfoque no es aconsejable.

Por: Lei Xiangping, periodista del grupo de medios chino CMG.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí