InicioOpinión¿Qué pasó con Carlos Lanz?

¿Qué pasó con Carlos Lanz?

Carlos Lanz desapareció de su casa en Maracay la mañana del sábado 8 de agosto de 2020. No hay rastros ni explicación alguna. Las autoridades investigan el hecho, distintas organizaciones civiles y movimientos sociales también. Los relatos de sus familiares, resumidos y publicados en redes por su hijo Alex Lanz, dan cuenta de que Carlos utilizó su computadora alrededor de las 9:00 am y a las 11:00 am ya no estaba en el lugar, había salido sin tocar su desayuno ni tomar su medicamento, cosa que ellos califican como completamente irregular.

Las personas no “desaparecen” por sí solas. A estas alturas, nueve días después, no hay nada que haga pensar que tuvo un accidente, que fue asaltado o algo parecido. Sencillamente no está, ni vivo ni muerto. A partir de la información disponible, pareciera que Carlos fue extraído de su casa repentinamente y sin ningún signo de fuerza.

Quizás las claves de qué pasó con Carlos Lanz puedan estar en sus propios escritos. Es conocido que durante años él ha desarrollado una amplia investigación acerca de la guerra de EEUU contra Venezuela. Ha hablado de “guerra híbrida”, “Proxy War” y últimamente se había concentrado en las “operaciones especiales” de las fuerzas militares secretas norteamericanas.

Sus últimos artículos describían los métodos utilizados, entre los que destacan: “Inducir deserciones y divisiones en las fuerzas armadas y en la seguridad de Estado… Infiltrar y posesionar los equipos de fuerzas especiales… Entrenar y dotar de armamento, al igual que apoyo logístico a las fuerzas oponentes”.

Es posible que Carlos había descubierto o identificado en el terreno algo de lo que ya había alertado en su investigación. Para saber qué pasó, tal vez haya que pensar como él:

“En las operaciones encubiertas con fuerzas especiales (…) encontramos que el imperio ha potenciado las formas secretas de intervención, impulsando un accionar clandestino de fuerzas paramilitares, siendo este un aspecto también predominante en la nueva estrategia imperial, con un nexo íntimo con las operaciones psicológicas. Estas operaciones pueden incluir actividades tales como el asesinato, el sabotaje, la extorsión, el apoyo a grupos electorales o subversivos, la creación de rumores, la explotación de catástrofes naturales, la tortura, el uso del fraude electoral”.

@ÁngelDanielCCS

Deja un comentario