InicioOpiniónRebelión de las utopías

Rebelión de las utopías

Cuatro meses después de la rebelión militar del 4 de febrero de 1992 encabezada por el Comandante Hugo Chávez Frías, la corporación Radio Caracas Televisión (Rctv) iniciaba una estrategia mediática de penetración social para implosionar definitivamente al sistema de partidos políticos (AD-Copei).

La rebelión de las utopías de los jóvenes militares del 4F develó la farsa, removió los frágiles cimientos del fraude de la “democracia representativa” y a los pocos días de aquel toque de diana de los albores de febrero, un pueblo aún con la herida abierta en febrero de 1989 (“El Caracazo”) comenzó a soñar con las ideas y propósitos de los militares rebeldes que se habían atrevido.

En junio -aprovechando la atmósfera emocional de la nación y el desprestigio de los partidos- Rctv lanza la novela Por estas calles durante dos años (92-94), cuyo fin último era dejar sembrado y cultivado en el imaginario social venezolano la necesidad de un gobierno de los ricos, de la oligarquía, la élite económica más cercana y sumisa a Estados Unidos.

Radio Rochela, los noticieros, Radio Caracas Radio su promoción y contenidos, fueron dirigidos sin disimulo contra la democracia de los partidos y a favor de una plutocracia. Instituciones como el Iesa, Grupo Roraima e intelectuales, se volcaron a buscar “Más y mejor democracia” y tratar de darle un para’o a la emoción y las ideas sembradas por la rebelión de las utopías y su líder Hugo Chávez Frías.

Acabamos de celebrar 25 años de aquel 2 de febrero de 1999, cuando el Comandante Hugo Chávez selló su compromiso histórico con los pobres de la tierra y su lucha por la independencia de Venezuela, iniciando así el Proceso Bolivariano. Hugo Chávez, el “huracán bolivariano”, con las fuerzas populares, derrotaron todas las estrategias de la élite sumisa a Estados Unifos cuando fue electo presidente con el 56% de los votos.

Un día como hoy de 1819, en el discurso de Angostura Bolívar nos dijo: “Dignaos conceder a Venezuela un gobierno eminentemente popular, eminentemente justo, eminentemente moral, que encadene la opresión, la anarquía y la culpa. Que haga reinar la inocencia, la humanidad y la paz. Que haga triunfar, bajo el imperio de leyes inexorables, la igualdad y la libertad”.

Seguimos en resistencia y lucha por esa Utopía Bolivariana.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Artículo anterior
Artículo siguiente