InicioOpiniónRenunciar a pensar

Renunciar a pensar

Hace ya varios años, hubo un tiempo en que ejercí la docencia universitaria. Ya era de uso común el acceso a internet, y dominante Google. Como parte de las evaluaciones, solicitar a los estudiantes y las estudiantes informes o resúmenes sobre un determinado tema, también era recurrente. Cuando leía los informes, recordaba a un viejo profesor en mi trayecto universitario, que en público nos decía, si lo que escribíamos se parecía a como nos expresamos de forma oral y de haber discrepancia, nos confrontaba. Mi medida era menos escarnecedora, así me limitaba a copiar fragmentos de los textos y “googlearlos”, para asegurarme que no constaban en la red, por lo tanto eran originales del autor.

Desde el anuncio del acceso público a una cuarta versión, de Chat GPT, se ha iniciado un intenso debate sobre el papel de la inteligencia artificial en todos los ámbitos de la vida humana. Esta herramienta se ofrece como un nuevo paso en la relación con la tecnología y aspira resolver múltiples consultas, que pretenden mejorar procesos productivos y de creación, así como algunos aspectos de la vida cotidiana. Esta tecnología tiene hasta ahora, más de cien millones de usuarios registrados y algunos ya presentan públicamente los resultados y sigue aprendiendo en la medida que las interacciones aumentan, de tal manera que es poco probable tener respuestas iguales.

Está claro que esta nueva era de la IA, no nos dejará sin afectaciones, lo que nos queda es preguntarnos ¿Cómo serán?, además de las dimensiones de la misma. En este sentido, imagino una situación sencilla, es decir quiero un régimen de dieta alimenticia, y se lo pido a la herramienta de inteligencia artificial, que me dará un resultado, sin que intervenga un humano, que hasta ahora sería una persona capacitada para tal fin. De ser generalizado este comportamiento, estaremos renunciando a pensar, cómo hemos renunciado a la privacidad en este mundo de conectividades, sin que nadie se queje, ya que esto permite el acceso “gratuito” a los aplicativos.

Pienso ahora, volviendo al inicio; como los y las docentes de hoy se las ingeniaran para asegurarse, de que los procesos de aprendizaje sean efectivos, ya que esta versión mejorada de la inteligencia artificial, tendrá un impacto frontal en la educación. 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí