Reuters prevé menos internet, fatiga de Zoom y más periodismo cara a cara

Al haber vidas en peligro y amenaza de regulaciones, es de esperar que exista un enfoque más intervencionista sobre el contenido dañino y poco fiable y que den más relevancia a los medios confiables y con mayor apoyo económico. Para fin de año, el periodismo podría estar un poco más separado de la masa de información que se publica en internet.

Tal apreciación surge de la encuesta hecha entre editores de medios de comunicación, titulada Periodismo, medios y tecnología: tendencias y predicciones para 2021, elaborada por el Instituto Reuter.

«Podemos anticipar una sed de contacto cara a cara después de un año de confinamientos y restricciones para moverse. En 2021 reaparecerán los eventos de la vida real y hará efecto la fatiga del Zoom». 

Los editores vaticinan que los periodistas saldrán más a la calle y empezarán a insertarse más en las comunidades. Aún así, la encuesta señala que tres cuartas partes de la muestra de editores, consejeros delegados y líderes digitales (76%) dicen que el COVID-19 ha acelerado sus planes de transición digital. Los planes de negocio incluyen más trabajo en remoto y un cambio más acelerado hacia los modelos centrados en los lectores.

«El pico de la pandemia algunos periódicos se produjeron sin una sola persona en la redacción, por primera vez en la historia del sector», afirma.

 Considera que un desafío clave en 2021 será cómo transicionar del “modo crisis” hacia un híbrido sustentable entre el trabajo presencial y el modelo en remoto. El director del periódico Straits Times de Singapur, Warren Fernández, dice que están reevaluando cómo la redacción “trabaja físicamente” y se plantean arreglos más flexibles. Muchos periodistas preferirían continuar trabajando desde sus hogares, pero otros quieren volver a la redacción cuanto antes. Esto puede representar un problema, ya que numerosos medios (tantos como la mitad de ellos) tienen planes concretos para reducir sus espacios físicos y así ahorrar dinero, según nuestro informe sobre redacciones cambiantes. Es esperable cierto clima agitado mientras se establecen nuevas prácticas laborales y los nuevos arreglos se discuten largo y tendido entre las empresas y los sindicatos.

Otra conclusión a la cual llega el Informe es que los medios están dando más importancia a las especializaciones. Destaca que esta crisis ha hecho que varias redacciones se den cuenta de lo poco que entienden sobre ciencia y tecnología, y el valor que tiene ese tipo de periodistas que pueden explicar estos temas complejos al público general. Se eleva el precio del talento: plataformas centradas en la suscripción, como Substack, demuestran el valor que tienen los periodistas excepcionales que se dedican a un nicho», apunta

 “También existe una necesidad de moverse más rápido para abordar asuntos prioritarios de la agenda ambiental y tecnológica, y los contenidos para audiencias más jóvenes”, sostiene Phil Chetwynd, director global de Noticias en la agencia AFP. Varios medios están en el punto de mira por su obsesión con las personalidades políticas: es esperable un cambio hacia temáticas más profundas y diversas.

La encuesta arroja que hay más hincapié en formatos narrativos con datos y visualizaciones. La pandemia y las elecciones de Estados Unidos demostraron el valor de los medios que podían visualizar y explicar historias complejas de forma accesible. El simulador del coronavirus que hizo el Washington Post resultó su pieza más vista de la historia y ayudó a respaldar el surgimiento de un nuevo departamento para este año, integrado por siete reporteros. 

«El periodismo de datos frecuentemente se sale de las narrativas tradicionales y ofrece varios caminos para explicar y explorar las noticias. Otros medios buscan desarrollar contenido más visual, imitando formatos que han adoptado la mayoría de las redes sociales», dice.Tras considerar que en una era de mayor polarización política y social, las nociones tradicionales de imparcialidad y objetividad periodística se hallan bajo presión, prevé para este año el lanzamiento de más medios partidistas. Pese a esto, una vasta mayoría de los encuestados (88%), incluidos varios editores experimentados, dicen que el concepto de imparcialidad es más importante que nunca. Al mismo tiempo, casi la mitad (48%) coincide en que no tiene sentido ser neutral en ciertos asuntos políticos y sociales.

«Los ejecutivos parecen tener más confianza en el apoyo gubernamental de la que mostraron hace un año. Más de un tercio (36%) siente que las intervenciones políticas pueden ayudar: es el doble que la cifra registrada 12 meses atrás. Casi la mitad (47%) cree que esas intervenciones no tendrán ningún impacto y el 17% indica que podrían empeorar las cosas».

Ingresos digitales

El 76% de la muestra considera que impulsar las suscripciones digitales es una vía de ingresos importante o muy importante, por delante de la publicidad (incluyendo la nativa). Ocurrió lo contrario la última vez que hicimos la misma pregunta hace dos años. Las siguientes prioridades son el comercio electrónico y los eventos: resulta clave diversificar los ingresos y, en promedio, los ejecutivos mencionan cuatro vías que este año serán importantes o muy importantes. Los medios que aún dependen de los ingresos por productos impresos o publicidad digital afrontan un año difícil, con más fusiones, recortes y cierres.

«Si bien la incertidumbre ha incrementado las audiencias para el periodismo en casi todas partes, los medios que aún dependen de los ingresos por productos impresos o publicidad digital afrontan un año difícil, con más fusiones, recortes y cierres», alerta.

Pronostica que este año las plataformas pagarán sumas significativas a algunos medios por sus contenidos, aunque existen divergencias sobre cómo debería repartirse el botín. Alrededor de la mitad de nuestros encuestados (48%) piensa que ese dinero irá a una pequeña cantidad de medios “de calidad” y un tercio (32%) prefiere que vaya a un sistema basado en la cantidad de uso, lo cual daría ingresos a la mayoría. Más allá del dinero extra por contenidos y para innovación, los ejecutivos consideran que las plataformas tecnológicas y de redes sociales podrían hacer mucho más aún para apoyar al periodismo.

En cuanto a tecnologías, apunta que los medios apuestan a la inteligencia artificial, IA, como una manera de brindar experiencias más personalizadas y para mejorar la eficiencia productiva. Más de dos tercios de nuestra muestra (69%) dicen que esas tecnologías supondrán el impacto más grande para el periodismo en los próximos cinco años, por encima del 5G (18%) y de los nuevos dispositivos e interfaces (9%). No obstante, muchos piensan que la IA beneficiará desproporcionadamente a los grandes medios y dejará al resto a la intemperie.

La IA también mejorará la eficiencia y la automatización en varios sectores económicos, incluyendo este año el sector editorial. Sin embargo, a medida que la lA deja los laboratorios de investigación y desarrollo y se inserta en la vida real podemos augurar debates más acalorados sobre su impacto en la sociedad: sobre el ritmo de los cambios, sobre la transparencia y sobre la ecuanimidad.

La propagación del 5G gana ritmo en todo el mundo junto con la proliferación de nuevos dispositivos, incluyendo wearables (los que se pueden llevar puestos) y las gafas inteligentes. Todo esto sugiere que los medios necesitan prepararse para un futuro en el que deberán llevar sus contenidos y sus marcas a más y más dispositivos y canales de distribución.

 

Enlaces patrocinados

WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com