Html code here! Replace this with any non empty raw html code and that's it.
InicioOpiniónSi y sí y sí y 5 veces sí

Si y sí y sí y 5 veces sí

Lea aquí el artículo de Luis Felipe Pellicer

Cántela con la música que más le guste: Piel Canela de Boby Capó o Solamente tú de Pablo Alborán, pero sepa por qué responderá 5 veces sí.

Hay un montón de leyes que a lo largo de la historia han existido y existen y son ilegítimas, injustas incluso aberrantes. Pero, bueno ese es el sistema jurídico liberal opresivo al que se someten los países “civilizados y modernos”. En ocasiones, la justicia logra imponerse y las víctimas pueden reivindicarse por las fisuras del sistema.

Entonces, si sabemos y está reconocido por Gran Bretaña, Rusia, Guyana, Venezuela y los Estados Unidos que el Laudo Arbitral de París de 1899 es írrito. Que los Estados Unidos que debían defender los intereses de Venezuela bajo el principio “América para los americanos” (la sentina Monroe.) actuó a favor de los intereses imperiales de Gran Bretaña y fijó una línea fronteriza que le robaba 160.000 Km2 a Venezuela. Y que, en el acuerdo de Ginebra de 1966, se afirman los derechos de Venezuela sobre ese territorio, estableciendo que Guyana independiente y Venezuela, con un buen oficiante elegido por ambos, deben resolver la controversia. Tenemos que decir: Sí, rechazamos el Laudo arbitral de 1899 por ilegítimo, fraudulento e injusto.

Sí apoyamos el Acuerdo de Ginebra de 1966 porque se trata de ponerse de acuerdo como buenos vecinos en una solución que sea satisfactoria para ambos países, un trato ganar, ganar en el marco de nuestra diplomacia de Paz, manteniendo incólume nuestra soberanía y respetando la del otro, sin entregarle nuestros recursos a una compañía trasnacional.

Venezuela no reconoce la jurisdicción de la Corte Internacional, primero porque hay un acuerdo establecido en Ginebra y a él nos atenemos, segundo porque en ese documento se establece que debe haber un consenso en el mecanismo que usarán para dirimir el diferendo limítrofe, y Venezuela no ha aceptado acudir a esa instancia. Por tanto, sí rechazamos la jurisdicción de la CIJ.

Sí, hay que oponerse a que Guyana disponga de un mar y una tierra sobre las cuales deberíamos estar negociando, no regalándosela a otros.

Sí, debemos crear el Estado Guayana Esequiba para proteger la población presente y futura de un territorio que históricamente es venezolano, reafirmando nuestra soberanía. Diplomáticamente es decirle a los intereses transnacionales y a su títere: ¡No montes!

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí