InicioOpiniónSiembra en I+D

Siembra en I+D

Como científico eres capaz de reconocer el particular brillo en los ojos de quienes genuinamente se interesan por las actividades de Investigación y Desarrollo (I+D) y reconocen su valor intrínseco, si eso (científicamente) es insuficiente puedes apreciarle por su discurso, y luego por sus acciones, la consistencia con el fulgor inicial. 

Hugo Rafael Chávez Frías brindó ese esplendor al avance de la ciencia y la tecnología en Venezuela, sentando unas bases cruciales para las actividades de I+D en el país.

Una de las medidas más significativas adoptadas por Chávez fue la creación de un ministerio dedicado exclusivamente a la Ciencia y Tecnología, que sirve como punto focal para coordinar y hacer avanzar los esfuerzos científicos en diversos sectores que permitió fomentar la colaboración entre las y los científicos y tecnólogos.

Además, reconoció la importancia de proporcionar un marco jurídico sólido para apoyar las actividades de I+D, promulgando una serie de leyes y reglamentos destinadas a catapultar el uso de los avances científicos y tecnológicos y a proporcionar fuentes de financiamiento adecuadas para los proyectos de investigación en un fabuloso círculo virtuoso: mientras más producción más ciencia, mientras más ciencia más producción. Probablemente, pocos han apreciado la semblanza. Este marco legal no solo garantiza el uso responsable de la tecnología, sino que también facilita la asignación de recursos para impulsar la innovación y el descubrimiento.

También realizó importantes inversiones para desarrollar las capacidades de Venezuela en tecnología espacial. Uno de los logros más notables en este sentido fue el brillo que alcanzó con el lanzamiento de satélites propios, abrazando con reticular fuerza las aristas de esta decisión. Estos satélites siguen siendo fundamentales para explorar el territorio del país y mejorar la infraestructura de comunicaciones soberanas. Al invertir en tecnología satelital, pretendíamos reducir la dependencia de las redes de telecomunicaciones extranjeras y reforzar la soberanía tecnológica de nuestra refundada República.

Los esfuerzos de Chávez por impulsar la ciencia y la tecnología no se limitaron al desarrollo de infraestructuras. Dio prioridad a la inversión en talento humano mediante el apoyo a programas de educación y formación en campos STEM (Ciencia, Tecnología, Ingeniería y Matemáticas), fomentando una mano de obra cualificada, garantizando que Venezuela pudiera aprovechar plenamente su potencial científico y tecnológico.

El impacto de las iniciativas de Chávez en ciencia y tecnología es evidente en todos los sectores del Sistema Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación. Desde la salud hasta la agricultura, los avances en I+D han contribuido a mejorar la calidad de vida de millones de venezolanos. Ya sea mediante el desarrollo de tratamientos médicos innovadores o la adopción de técnicas de agricultura de precisión, los frutos de las inversiones de Chávez siguen beneficiando a la nación.

Hugo Chávez tiene el destello que encendió la chispa que sentó las bases de un próspero ecosistema de I+D, allanando el camino para que las futuras generaciones de científicos y tecnólogos se basaran en su visión e impulsaran a Venezuela hacia una mayor innovación y prosperidad.

*El autor es doctor en Políticas de Investigación en Ingeniería, Ciencia y Tecnología, gracias a Chávez.

@betancourt_phd

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí