Sigue la guerra

Los gobiernos de Estados Unidos y la Unión Europea mantienen la guerra contra Venezuela y silencian el Informe de Alena Douhan, relatora de la ONU, sobre los efectos devastadores del bloqueo y las sanciones unilaterales coercitivas que le aplican al país. Lo que le hacen a Venezuela es una acción agresiva que se define en el concepto de las “nuevas guerras” o guerra de cuarta u otra generación, más allá del concepto tradicional de guerra estatal de Clausewitz, o quizá sea la más reciente elaboración típica de la guerra híbrida, esa aberrante teoría de la polemología que nos advierte que la guerra ya no se libra en campos de batalla sino en otros espacios o dimensiones que van más allá de lo militar. Pero es guerra con toda su crueldad, tal cual como se está viviendo, tal cual la percibió la señora Douhan.

Esta guerra sin piedad pasa inadvertida porque esos gobiernos y su gran prensa ocultan las formas como la ejecutan. Contra Venezuela hay una guerra económica y financiera; contra Venezuela hay una guerra diplomática, psicológica, informativa e infamativa; contra Venezuela hay una guerra de sanciones unilaterales perversas y una guerra electrónica y terrorista. Sus efectos son devastadores en el desarrollo social del país, especialmente en la salud y en la alimentación de nuestro pueblo. Es guerra y mueren niños.

A ningún Gobierno de EEUU le ha preocupado la democracia en Venezuela, ni la vida de los venezolanos; todo lo contrario, hoy le agreden sus derechos humanos de manera sistemática, le bloquean su dinero en bancos del exterior, le impiden negociar su deuda, no le permiten el acceso al financiamiento externo, le roban sus activos en EEUU y Europa y le impiden el comercio libre de su petróleo. Es la guerra híbrida, en sus propias dimensiones que responde a una visión neocolonial de considerarnos su propiedad y mantener en vigencia la retrógrada doctrina Monroe y el “destino manifiesto” o derecho de EEUU de expandirse por el mundo, con o sin bases militares, para negarle a los pueblos su soberanía. No se extrañen, pues, del silencio al que está sometido el Informe sobre la devastadora agresión contra el pueblo venezolano. Repito, Venezuela está sometida a una guerra por parte de EEUU y la Unión Europea que se ejecuta a diario y donde se combinan dimensiones que ya no son extrañas. En fin, mantienen la guerra y silencian a Douhan.

Enlaces patrocinados

[ajax_load_more]