Silencio, gritos y susurros

Los resultados regionales electorales y su obligada interpretación desapasionada, nos han recordado el título de dos películas: Los gritos del silencio, al igual que  Gritos y susurros.

Dos sonidos contrapuestos, sentimientos,  reacciones y comportamiento pre y post electoral, nos descubren una Venezuela oculta y silente, que  día a día,  sufre y confronta una crisis multidimensional.  País que convive  o sobrevive a una  división dicotómica de la sociedad en dos bandos enfrentados; al desequilibrio e inestabilidad y una grave incapacidad de dialogar así sea en susurros.

Una ciudadanía   que se abstuvo y sin embargo gritó electoralmente, unos resultados que, más  allá de la renovación de poderes,  exigen un análisis crudo, valiente, pensando en el país y en la democracia.  Una lectura que trascienda lo inmediato,   se enfoque en las causas de la abstención, en la arraigada confrontación política, la polarización y sus efectos,  con especial interés  en el proceso de diálogo-negociación en curso, sin obviar las consecuencias  internas para cada bloque.

Nuestros últimos trabajos han tocado el tema de la abstención electoral.  Significado,  posibles causas y las  múltiples consecuencias, mas allá de lo político. Es difícil interpretar la abstención en especial, los dolientes, afectados e implicados, ciudadanía,   oposición y Gobierno. Resultados que invitan a trascender las cifras y el cortoplacismo; exigen una lectura amplia y profunda  de causas y consecuencias con visión de mediano y largo plazo largo.  En situación de sensación desamparo y orfandad, cuando la  rabia cohabita con el  cansancio, indiferencia,  desinterés  y desilusión, se  erosiona la confianza en las instituciones, la ciudadanía requiere certezas y no incertidumbre.  Dada esa situación y los resultados electorales, es  obligante la revisión interna de los bloques políticos polarizados;  imperioso analizar desapasionadamente la creciente abstención, que podría devenir en un comportamiento electoral consolidado a futuro. 

Necesario explorar y evaluar otras dimensiones políticas y psicosociales del abstencionismo: desapego institucional, desafiliación,  desafección política y sus consecuencias.

La abstención más que silencio o susurros, emitió gritos político-electorales.

 

Enlaces patrocinados