InicioOpiniónSobre aviones y consensos

Sobre aviones y consensos

Unos se quedaron cortos, mejor dicho, mudos, mientras que otros hablaron cual loros cuando mejor se hubieran quedado callados.

Me refiero a dos situaciones distintas aunque atañen a la misma clase política que sin merecerlo pretende andar bajo palio y ahumada con incienso.

La primera se origina hace tiempo cuando el último gobierno peronista en Argentina, mediante ardides propios de pillos, desde el espacio aéreo uruguayo, hizo regresar un 747 de carga, propiedad de nuestro gobierno, al mismo aeropuerto argentino de donde acababa de despegar, para, acatando una orden judicial de USA, detener la nave preparando el robo.

Un abuso porque la petición mafiosa venía de los Estados Unidos, donde un juez complaciente se basó en las sanciones para robarse nuestro avión.

Como se sabe costó mucho trabajo diplomático para que el gobierno argentino peronista liberara la tripulación, pero el avión quedó suspendido porque los valerosos argentinos no se atrevían a devolver la nave, pero tampoco decidían sobre la orden venida del norte.

Bien, ahora con el abusivo y arrodillado Milei de presidente, -para desgracia caletrero del liberalismo- el avión nuestro se envió a Miami, donde, increíblemente, -porque destrozar un avión sano no es una medida capitalista- fue desguazado para inutilizarlo.

Pero más increíble es que, entre los tantos candidatos que firmaron el acuerdo promovido por la Asamblea Nacional sobre la próxima elección, ninguno alabó el documento que en parte ellos elaboraron.

Peor porque esos candidatos –muchos demasiado obesos para representar un pueblo que pasa dificultades económicas- al menos asistieron, pidieron ¡¡¡financiamiento!!! y pasando por alto al CNE pretendieron fijar fecha para la elección de este año, pero dieron la cara.

Y hubo un grupo que fueron invitados a dar opinión, no se dieron por enterados, menos leyeron el acuerdo, y al día siguiente redes y medios de por medio protestaron.

“Están sustituyendo el Acuerdo de Barbados” chillaron, sin darse cuenta de que lo firmado en Barbados es tan inocuo como el agua y que el nuevo texto es mejor que aquel dirigido por el ciudadano Blyde.

Y visto así el panorama, me declaro en consenso para que ninguno de esos grupetes sea siquiera candidato.

A recoger firmas.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí