InicioOpiniónSolución democrática ya

Solución democrática ya

¿Hasta cuándo vamos a seguir en este tira y afloja político, mientras la vida de las grandes mayorías se vuelve cada día más difícil y el país se deteriora más y más? De lado y lado nos llega una retórica de patria y dignidad, mas no pareciera que Venezuela y su gente fueran lo prioritario en el accionar de muchos de los líderes de gobierno y oposición, o de la cúpula militar. “La Patria es el Hombre”, cantó Alí Primera. Pero donde estamos es en el juego del poder, y a conservarlo o alcanzarlo se dedican todos los esfuerzos, cavilaciones, triquiñuelas y crecientes apuestas; con el riesgo de que se crucen ciertos límites y se desaten en imparable cadena terribles acontecimientos. Después, sobre los cadáveres y los escombros empezaría por fin la negociación en serio.

Es mucho más patriótico evitar esa trayectoria y abrir desde ahora una salida democrática y pacífica a la crisis. Porque necesitamos hacer algo y hacerlo rápido, a fin de detener este derrumbe. Lo que debe oírse no es la voz de mandatarios extranjeros, ni la voz de la fuerza, sino la del pueblo soberano: un acuerdo político puede permitir que se nombre un nuevo CNE y que en unos meses se organicen elecciones fielmente apegadas a la Constitución, acompañadas por observadores internacionales. Tales elecciones permitirían renovar tanto la Presidencia de la Nación como la Asamblea Nacional. Incluso sería deseable comenzar primero consultando esta estrategia al pueblo, mediante un referendo como los que prevé la Constitución en su artículo 71. Si la estrategia no es aceptada, seguiríamos como estamos. Pero si la mayoría se muestra partidaria de las elecciones para Ejecutivo y Legislativo, se procedería a realizarlas con prontitud. De este modo, el poder no lo tendría quien goce del apoyo internacional más fuerte, ni quien cuente con el respaldo de las armas, ni el más astuto o manipulador, sino aquel que reciba el mandato del pueblo soberano en elecciones libres, aceptadas por todos. Por su parte, el lado perdedor debería contar con todas las garantías para seguir haciendo política y aspirando a ganar el poder en un futuro. Este es el camino de la democracia, que es el camino de la paz y el desarrollo. Lo contrario es seguir hacia el foso dando tumbos.

@AuroraLacueva;
lacuevat@hotmail.com

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí