¿Un “BOLÍVAR” del señor presidente de Colombia?

“¡Guárdate unos reales pa’ que te compres la próxima biografía de Bolívar!”, me dijo una amiga con quien cruzo comentarios de Historia. “¿Y quién la escribió?”, le pregunté.  “Ahí te mando el dato”, y por correo electrónico me envió la entrevista que el periodista Camilo Rozo, del diario “El País” de España, le hizo al presidente de Colombia Iván Duque y fue publicada el pasado 13 de marzo.

Dice el periodista que al recorría el palacio, y al pasar frente a un cofre que guarda una espada de Bolívar, el presidente Duque se explayó hablando del prócer y manifestó que es “un personaje que le apasiona y sobre el que se dice dispuesto a escribir una biografía”.  Como se entiende, no es cita textual del señor Duque, sino una referencia del periodista Camilo Rozo de una posible biografía que el señor Duque escribirá sobre nuestro Libertador…

Bueno, ni al señor Duque ni a nadie le está vedada legalmente la posibilidad de hacer una biografía sobre el Padre de la Patria. Pero no conozco que el señor Duque haya escrito algunas páginas, algún artículo o ensayo sobre el Libertador Simón Bolívar o sobre Historia de Colombia,  Venezuela o de otro país, para suponer que tiene avales como biógrafo, al menos para escribir un trabajo sólido y dedicarle tiempo leyendo una biografía de un personaje como Bolívar, que no es fácil biografiar después de tener celebradas obras al respecto.

Tengo en mi biblioteca personal más de cincuenta textos y aproximaciones biográficas del Libertador, incluyendo varios muy importantes de autores colombianos de los siglos XIX y XX, entre ellos la biografía que escribió el General Tomás Cipriano de Mosquera, quien fue cuatro veces presidente de Colombia: Memoria sobre la vida del General Simón Bolívar, en la cual apuntó datos de su niñez, que el propio Libertador le dio en los ratos de descanso, durante la campaña del Sur, adonde lo acompañó como su Ayudante de Campo, Secretario y Jefe de Estado Mayor General, y lo conoció de cerca. Otras biografías como las Memorias de Joaquín Posada Gutiérrez, el Bolívar de Indalecio Liévano Aguirre, que es un texto infaltable para cualquier Bolivariano, historiador o no; inclusive el trabajo de Germán Arciniegas: Bolívar, el hombre de la gloria y la respuesta que le dio Rafael Gallegos Ortiz en: El desafío de Bolívar, o los olvidos de Arciniegas, y desde luego el trabajo del Gabo: El general en su laberinto… y hasta El Libro de Oro de Bolívar de Cornelio Hispano, que tanto gusta a los apurados para no hurgar en problemas de fuentes y etc.

Seguramente el señor Duque ha leído alguno de estos trabajos de autores colombianos, muy conocidos y se ha animado como para estar pensando en escribir una biografía del Libertador que cuenta con miles y miles de libros que narran su existencia. A menos que lo que piense escribir sea un refrito para satisfacer alguna escondida vanidad de literato respetado… porque vea usted que escribir una biografía sobre quien ya se han escrito enjundiosos trabajos, debe tener como condición, tener cosas nuevas e importantes que decir, para lo cual no basta pensar en soy escritor, basado en algunos ensayos intrascendentes.

Puede ser que me haga tragar las palabras (y me las comería con gusto), si está reuniendo datos de novedosos papeles para cuando esté pisando los tres cuartos de siglo, dentro de unos veinte y tanto años, cuando haya “interrogado” al Libertador para que le ofrezca algo desconocido por todos; de lo contrario, no pasará de ser un cagatinta.

Nada se conoce del señor Duque sobre Historia o sobre Bolívar, pero sí algún crédito se le puede dar a sus aspiraciones de biógrafo, quizá está errado el camino con Simón Bolívar, porque lo que sí se conoce suyo pública e internacionalmente, es el adulante requiebro que le dijo a Donald Trump, cuando tergiversó nuestra común Historia afirmando que el “apoyo de los padres fundadores de los Estados Unidos a nuestra independencia fue crucial,”…. ¡Hágame el favor, señor Duque!…  Le repito que este señor Duque debe estar equivocado, y más bien debe estar compilando información sobre Washington, Jefferson, Hamilton, Adams, Franklin o cualquiera de ellos, porque de acuerdo con esa aseveración, se puede deducir que algo leyó de los próceres estadounidenses —seguramente en alguna historia interesada—, cuando se formó como cachorrito para asegurarle al imperio de factura USA, el suplicio al que tienen sometido a los sufrido pueblo colombiano…

¡¡Zapatero a su política!!

 

Enlaces patrocinados