Un santo “nuevo estilo”

Desde comienzos del año, ya ha habido cantidad de beatificados o canonizados en la Iglesia. Pero el santo que viene es un formato poco común. En una ceremonia solemne en Asís, hace ocho días, el papa beatificó al joven italiano Carlo Acutis, un “genio de la informática”, convertido en el primer “apóstol” del evangelio virtual. Así, junto con el papa, jóvenes italianos “canonizan” a uno de los suyos. Muchos han recibido de él la catequesis, con módulos interactivos que recurren todo el país, y ya van más allá: “Rellena…”, “Di a los compañeros…” “¿Qué opinas tú de lo que dice Jesús…?”

Carlo no tenía 15 años de edad, y ya era el alma de un proyecto de metodología conquistadora para el evangelio juvenil. En todo el país, y más allá, los grupos juveniles, con su ayuda, se preparaban a hacer la primera comunión, dominando un trabajo virtual que los llevaba al gran encuentro eucarístico. Carlo dominaba con amor ese trabajo de extensión casi internacional. Pero la leucemia estaba haciendo su trabajo viperino. Estaba dicho que Carlo no iba a pasar esa edad juvenil: 15 años, en el 2006.

Vivió habitado por un inmenso proyecto de conversión para todos los jóvenes de su edad. Hoy, su cuerpo se conserva incorrupto en la urna. La transparencia permite apreciar la vida extraordinaria de ese joven discípulo de Jesús: leer sus rasgos limpios, su serenidad. Carlo todavía lleva puesto el uniforme juvenil: los jeans y los inseparables básquets. Dicen que le encantaba el fútbol, los videos y los helados; pero su tiempo iba al catecismo virtual y a la creación de redes cibernéticas para extender la fe.

Al canonizarlo, el papa Francisco lo presenta como modelo para la generación de hoy. No pocas veces, los jóvenes se encuentran como cansados por viejos modelos. “No hay duda, dice el papa, el mundo digital puede exponernos al riesgo de retraimiento y aislamiento. Pero hay jóvenes que también son creativos, y a veces brillantes en ese ambiente”.

El propio papa ha sacado su lección al hacer suya la recomendación de Carlo. “Todos los hombres nacen como originales, pero muchos mueren como fotocopias. ¡Que eso no te pase a ti!”. Otra recomendación que el papa argentino encontró en los escritos de Carlo: “¡Eviten considerar a Dios como a ‘un disco duro’!”.

Enlaces patrocinados