InicioOpiniónUn voto de soberanía

Un voto de soberanía

Vamos de nuevo a elecciones, pero no se trata simplemente de votar por un candidato o asumir la obligación del voto, sino hacerlo y quererlo conscientemente. El proceso que inició el comandante Chávez es un fenómeno permanente de cambios que se viene dando en situaciones difíciles y de altibajos que muchas veces provocan el desconcierto. Por eso hay que entender esta lucha con una conciencia ética del individuo crítico y con una conciencia ética de la convivencia en el deber social. Hoy no estamos en los mejores momentos en que deberíamos estar porque los enemigos de la Revolución bolivariana la han golpeado con dureza; sin embargo, la población resiste, la gente no se rinde, se organiza y poco a poco, con dignidad, viene superando esos momentos adversos, de dificultades en el orden económico y sufrimiento en los sectores más vulnerables.

Venezuela, después del golpe de 2002 y el nefasto paro petrolero, logró recuperar su curso económico y mantener un alto desarrollo social en derechos para los trabajadores, en salud, educación gratuita, viviendas a gran escala y misiones sociales. Luego sufrimos el bajón de los precios petroleros, la especulación en la economía diaria y la acción destructora de la oposición, incluidos el terrorismo y la quema de seres humanos.

Con la traición de opositores y la orden desde EEUU, se le impuso a Venezuela el bloqueo y un gobierno interino de Guaidó que sólo ha significado la apropiación de empresas del Estado y el robo de activos en el exterior, las sanciones y una diplomacia en función de aislar y desprestigiar al país. En fin, el plan de crear el caos para culpar a la Revolución, so pretexto de ir de la “dictadura” a la democracia, no ha cesado. El enemigo finge, continúa haciendo daño y ahora se acerca, trata de soterrar la abstención y presenta candidatos para las elecciones. La respuesta debe ser un voto de soberanía.

Vamos a votar, entonces, conscientemente, hoy más que nunca, por la Patria, contra la traición y contra la injerencia del Gobierno de Estados Unidos, la Unión Europea o de cualquier otro gobierno en los asuntos internos de nuestro país. Es un voto de soberanía o voto que expresa la voluntad política del pueblo venezolano para determinarse y manifestarse, sin la injerencia o intervención de gobiernos extranjeros o del imperialismo y sus países y empresas transnacionales que le sirven. Vamos, ¡a votar por la Patria!

Artículo anterior
Artículo siguiente