Html code here! Replace this with any non empty raw html code and that's it.
InicioOpiniónUna década sin Gabo

Una década sin Gabo

Esta semana que está por concluir se cumplió la primera década sin Gabriel García Márquez. Un 17 de abril de 2014, Gabo, como algunos le llamaban, para muchos el más grande escritor de nuestra América, símbolo inequívoco del llamado Boom y premio Nobel de Literatura en 1982, nos dejó en silencio volando cubierto de glorias, tal y como se fue Remedios, la bella, flotando envuelta en sábanas blancas y vaporosas.

Entre ceremonias luctuosas y funerarias, las cuales Gabo detestaba por pavosas, se han hecho grandes anuncios de celebración. En primer lugar, la publicación de una novela inédita, la cual el escritor se negó a editar en vida por su dudosa calidad. Y, en segundo término, la plataforma de streaming más usada del mundo reveló el estreno de una serie televisiva de su obra más importante, Cien años de soledad, la cual García Márquez siempre se negó a llevar al cine porque no creía que fuese posible reproducir la atmósfera mágica de Macondo.

En pocas palabras, la conmemoración de la primera década sin Gabo, está cubierta de un aura de explotación comercial y de un provecho económico de su figura, muy a pesar de lo que él en vida le hubiese gustado. De hecho, sus herederos lo reconocieron así a The New York Times, en una entrevista sobre la polémica en torno a la publicación de la novela breve Nos vemos en agosto. “Nos preocupaba, por supuesto, ser vistos como simplemente codiciosos”, dijo Rodrigo García, el mayor de sus hijos.

Preferimos recordar hoy a García Márquez como gran novelista y cuentista, pero también por dos aspectos que han sido históricamente invisibilizados. Primero, el Gabo periodista, cuyos reportajes y crónicas eran materia obligada en las escuelas universitarias de periodismo y comunicación social. ¿Cuánto de esto se ha perdido? Y, además, el Gabo político, ese ágil y activo operador en las álgidas negociaciones entre bloques enfrentados en diversas partes del mundo durante el siglo XX.

Solo esperamos que la aparición de una novela que fue desechada por el propio autor y el anuncio de una serie televisiva que él no hubiese aprobado, no sea dos pasos más en la escalada de anulación progresiva de este referente fundamental para comprender la realidad sociopolítica de nuestra región, para que así, como él mismo dijo, tengamos “por fin y para siempre una segunda oportunidad sobre la tierra”.
Periodista y profesor UCV

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí