Volver a la normalidad

La tendencia en Venezuela del número de casos de covid-19 sigue a la baja, un comportamiento que va en dirección contraria a lo que se observa mundialmente. Algunos dudan de las cifras exhibidas, pero al final terminan siendo los especuladores de siempre y de oficio. En este escenario epidemiológicamente alentador, el gobierno bolivariano ha seguido afinando la estrategia que denomina 7 + 7 plus, para lo cual incorpora nuevas actividades económicas en la semana de flexibilización.

Ahora, ¿cómo se vivió esta última semana de flexibilización plus?, pues digamos que con incertidumbre al principio, ya que recién el domingo pasado se autorizaron las nuevas actividades. Después de mitad de semana, la dinámica fue más fluida. Esta estrategia ha permitido el incremento de la movilidad en las ciudades, aunque limitada, ya que el acceso a la gasolina sigue siendo un viacrucis.

Esta semana pasada ha sido lo más parecido a lo que ocurría antes de la pandemia, pero la situación no puede calificarse como normal, pues desde 2014, nuestro país viene siendo objeto de múltiples medidas coercitivas unilaterales, que han trastocado todos los aspectos de la vida de quienes vivimos aquí. Así que se flexibiliza, pero seguimos con los mismos problemas, además agravados.

Estas medidas que contemplan la confiscación ilegal de activos públicos venezolanos, la criminalización de las relaciones comerciales con nuestro país, así como el sistemático ataque a la moneda, con el propósito de mantener una creciente inflación; tienen un impacto directo en la gobernabilidad, limitando las capacidades estatales para asegurar el disfrute de derechos fundamentales, aunado a problemas de carácter interno, fundamentalmente relacionados con la definición de un enfoque alternativo para sortear las medidas de agresión, así como la impunidad frente a conductas corruptas que lesionan los intereses colectivos y comprometen los escasos recursos de los cuales se disponen.

En el caso de Venezuela, el control de la pandemia no significa retomar la normalidad, como en la mayoría de los países, eso solo será posible con el cese de todas las medidas coercitivas unilaterales y el impulso del legado de Chávez.

Enlaces patrocinados