Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Post Type Selectors
InicioPaís PetróleoCITGO, a punto de pasar a manos de una empresa quebrada de...

CITGO, a punto de pasar a manos de una empresa quebrada de maletín

La filial de PDVSA, CITGO Petroleum Corporation (CPC), integrada de productos refinados, 3 refinerías, 45 terminales de almacenamiento y más de 4.500 estaciones de servicio, podría terminar en manos de una empresa de papel, Crystallex, quebrada hace nueve años, y cuyo propietario es un fondo de capital de riesgo llamado Tenor Capital que la compró por tan sólo 30 millones de dólares.

A esta conclusión arriba un análisis hecho por PDVSA del entramado político violatorio del orden legal del mismo EEUU y de la Organización Mundial del Comercio, de llegar a efectuarse la subasta de CITGO Petroleum Corporation (CPC), pautada para el próximo 23 de octubre, fecha hasta ahora fijada por el Tribunal de Delaware, EEUU.

El análisis relata que desde 2018 el gobierno estadounidense realiza maniobras contrarias al comercio internacional con la clara intención de arrebatarle el control de la empresa CITGO al Estado venezolano.

“Estas acciones quedan de manifiesto cuando a los pocos días de la proclamación de Juan Guaidó como presidente interino de Venezuela, y su reconocimiento por las autoridades norteamericanas, el autoproclamado y su equipo planearon cuidadosamente todas las acciones y tramas tendentes a lograr la expropiación de las operaciones de CITGO, valiéndose de la falsa expectativa de ayudar al pueblo venezolano”.

Apunta que estas medidas son una clara violación de las normativas y cláusulas establecidas en la Organización Mundial de Comercio (OMC), siendo ésta la única organización internacional que se ocupa de las normas globales que rigen el comercio entre los países y cuya principal función es garantizar que las corrientes comerciales circulen con la máxima fluidez, previsibilidad y libertades posibles.

Explica que el partido político Voluntad Popular en connivencia con representantes del gobierno estadounidense instruyeron a sus partidarios de la Asamblea Nacional para nombrar una nueva junta directiva de CITGO Petroleum Corporation (CPC) y PDV Holding, rebasando todo el marco jurídico existente. Dicha Junta fue encabezada por Luisa Palacios y Carlos Jordá, ambos ligados al sector financiero y petrolero estadounidense.

Inmediato a este nombramiento, en marzo de 2019, Carlos Vecchio, emisario de Guaidó en los Estados Unidos, realizó una visita a la empresa CPC, para dejar por sentado que el gobierno interino tenía el control efectivo de la empresa.

En agosto de 2018 se inició la ofensiva legal de la empresa Crystallex (donde el abogado José Ignacio Hernández, futuro “Procurador” de Guaidó, formó parte de su equipo jurídico), para conquistar una posición de fuerza en la Corte de Delaware a cargo del juez Leonard Stark.

El Juez, con el argumento de que el control accionario de PDVSA sobre el conglomerado CITGO la convertía en un alter ego de la República Bolivariana de Venezuela, procedió a favorecer el reclamo de Crystallex, a pesar de que en enero de 2018 una Corte de los EE.UU desestimaba la demanda porque la acción de Crystallex es con la República Bolivariana de Venezuela y no contra CITGO.

La disputa entre Crystallex y el Estado Venezolano se remonta a 2008, cuando el Presidente Hugo Chávez Frías llevó a cabo la nacionalización que desencadenó una demanda internacional por parte de la compañía, al considerar que había sido despojada de los derechos a explotar la mina de oro Las Cristinas, ubicada al sur del estado Bolívar.

En 2014 el Centro Internacional de Arreglo de Diferencias Relativas a Inversiones (CIADI), dictaminó que Venezuela le debía pagar a Crystallex la suma de 1.400 millones de dólares luego del proceso de arbitraje, monto que incluía los intereses generados.

“En 2017 Crystallex introdujo una demanda contra PDVSA para que pagara por la expropiación de 2008. En octubre de 2018 la República Bolivariana de Venezuela retomó el caso, sin aclarar el cambio de decisión y sin incluir a PDVSA, llegó a un primer acuerdo con Crystallex para un pago de 425 millones de dólares”.

En el periódico “The Wall Street Journal” se mencionó que el CEO (Chief Executive Manager, por sus siglas en inglés) de Crystallex, Robert Fung, dijo que Venezuela pagó 500 millones de dólares en efectivo e instrumentos líquidos.  Adicionalmente, “Venezuela tiene que entregar un colateral (garantía), antes del 10 de enero de 2019, para asegurar el pago del saldo que debe”, manifestó Fung. Igualmente, se mencionó que Venezuela acordó cancelar el resto del monto adeudado en cuotas pagaderas hasta comienzos del 2021.

De acuerdo a Crystallex, el gobierno Bolivariano no cumplió con esa deuda y llevó el caso a una corte civil en Delaware (en este estado está incorporada PDV Holding Inc., la Casa Matriz de CITGO). El fallo determinó que PDVSA funcionaba como un “alter ego del gobierno de Venezuela” y, por extensión, Crystallex podía anexarse los activos de su subsidiaria CITGO para satisfacer la deuda.

En 2019, al poco tiempo de ser nombrado como presidente interino, Guaidó nombró una nueva junta directiva de CITGO que tomó el control de facto de la petrolera y destinó un equipo legal para intervenir en los tribunales.

En julio de ese año, la Corte de Apelaciones falló a favor de Crystallex, permitiéndole anexarse los activos de CITGO. El equipo legal de Guaidó apeló hasta última instancia ante La Corte Suprema, la cual rechazó tomar el caso.

El 28 de agosto de 2020 el Departamento de Justicia de los Estados Unidos presentó un documento complementario en apoyo de la declaración de interés de los Estados Unidos en el procedimiento de embargo de Crystallex.

 En este documento, Estados Unidos reafirma su posición de que proceder hacia una venta forzosa de las acciones de PDV Holding en ese momento “podía generar un daño significativo a la política exterior de Estados Unidos”.

 En enero 2021, el juez estadounidense Leonard Stark, adscrito a un tribunal del estado de Delaware, en Estados Unidos, autorizó a Crystallex para seguir adelante con la venta de acciones de la referida filial de PDVSA y hacer cumplir a su favor una adjudicación de 1.400 millones de dólares.

En abril de 2023, la Junta Ad-Hoc de CITGO se preparó para apelar la decisión de embargar las acciones por deudas por parte de cinco empresas; una de ellas es la minera canadiense Crystallex por 970 millones de dólares desde 2007.  Las otras cuatro empresas son O-I Glass, Huntington Ingalls Industries; ACL1 Investments, y Rusoro Mining, que recibieron la aprobación del tribunal tras demostrar que la petrolera estatal PDVSA es el «alter ego».

 En la actualidad, CITGO, siendo una empresa integrada de productos refinados, comprada por PDVSA hace 34 años atrás, valorada en más entre 11.000 y 14.000 millones de dólares, con 3 refinerías, 45 terminales de almacenamiento de productos refinados y con unas 4.500 estaciones de servicios, se encuentra a punto de pasar a manos de una empresa de papel, quebrada hace nueve años, y cuyo propietario es un fondo de capital de riesgo llamado Tenor Capital que la compró por sólo 30 millones de dólares.

Sin embargo, una reciente información de la agencia Bloomberg apunta que la venta podría toparse con los 40.000 millones que cuesta el bono que la matriz directa de CITGO en EEUU, PDV Holding Inc, dice que deberá ser pagado por su matriz global, PDVSA, antes de PDV emitir los certificados de acciones de reemplazo necesarios para que la subasta siga adelante. PDVSA ha dicho que no puede pagar ningún bono debido a las sanciones. Los acreedores dicen que la exigencia tiene como objetivo detener la subasta.

En la actualidad la situación financiera de CITGO es la siguiente: las autoridades actuales informaron Ganancias Netas por 2.814 millones de dólares en 2022, motivadas por los altos precios del crudo, lo cual compensa un tanto la deficiente gestión de sus directivos en ejercicio anteriores.

Los resultados operacionales y financieros  de CITGO durante 2019, 2020 y 2021 arrojaron bajos rendimientos y pérdidas financieras significativas, “en circunstancias que configuran un cuadro comprometedor de la disciplina en el control para los Administradores del negocio, observación extensible al propio gobierno de EE. UU que con su inacción convalidó resultados financieros adversos”.

Destaca que “Los resultados exitosos de 2022, si bien atienden a los altos precios del crudo y productos refinados, revelan asimismo una mejoría en la Administración, vigilancia y consiguiente utilidad neta de CITGO, referidas a ese ejercicio y en congruencia con la tradición de negocio rentable de ese complejo refinador en los EE.UU”.

No obstante, el documento señala que los bajo rendimientos financieros de CITGO durante 2019 y las pérdidas de 667 millones en 2020, y 160 millones en 2021, en buena medida, atienden a la extracción de recursos financieros por parte de la Administración de esa filial, los cuales dirigen a financiar Fundaciones que sirven de base para la distribución de estos recursos al sector político venezolano a quien el gobierno estadounidense reconoce como gobierno legítimo de Venezuela, apoyando a un restringido grupo de privilegiados que se ha estado enriqueciendo con fondos venezolanos, con el agravante de la ausencia del ejercicio contralor de parte de los EE. UU., dado el sesgo político ideológico que ha tenido la controversia”.

Werther Sandoval
Periodista. Profesor universitario.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí