InicioPare de sufrirErótica del metaverso

Erótica del metaverso

1

En el metaverso podemos ingresar transformados en avatares, imágenes nuestras ilusorias que expresan lo que somos o lo contrario de lo que somos. Para configurar estos fantasmas informáticos elegimos rasgos a partir de catálogos constantemente actualizados. Más o menos masa corporal, estatura o años pueden ser añadidos o restados a nuestro simulacro. Así como se puede elegir su forma del rostro, color de ojos o textura del cabello, se posibilita dotarlo de personalidad agresiva, sugerente o reservada. El avatar es lo que quisimos ser y nunca pudimos o lo que no quisimos por ningún concepto devenir y a pesar de todo terminamos siendo; es el peor compendio de lo que nos sobra o falta. Las historias de encuentro con el doble siempre son fatales. O asesinamos a nuestro avatar o él nos asesina; lo último es lo más posible porque nos conoce.

2

Insoluble disyuntiva la de si para conquistar a la amada debemos crear un avatar conforme a los caprichos que le suponemos u otro enteramente sincero de acuerdo con el gusto nuestro. Menos posible saber si el avatar que ella por su parte exhibe es colección de rasgos compuesta para complacernos, o lo que verdaderamente de ella nos interesa, que es ella. Cuando por fin nos enamoramos, dudar infinitamente si lo hemos hecho de ella o de su doble. Si las dos se nos presentan al mismo tiempo, vacilar sobre cuál elegiríamos. No sabremos nunca si cuando ella nos elige, escoge al que fingimos ser o al que somos.

3

Se discute si el amorío de nuestra amada con otro avatar que no sea el nuestro constituye adulterio. Incluso si lo es el amorío con el mismo avatar, que es distinto de nosotros. Encarnizados pleitos surgen sobre si nuestros romances en el mundo real constituyen infidelidad contra algún matrimonio virtual contraído entre avatares de quienes en el mundo real jamás se han conocido en persona. En el metaverso hay bodas ficticias que no son las nuestras, pero de ellas nacen hijos virtuales sobre los cuales se debate si pueden heredar nuestros bienes informáticos e incluso los del mundo real. Por evitar las incomodidades del embarazo tienen las damas cada vez más bebés virtuales, que terminan suplantando todos los niños reales que en el mundo había.

4

Son cada vez más fluidas las fronteras entre el mundo real y el metaverso. Las catástrofes en el uno u el otro de los ámbitos como suele suceder en el mundo real se traducen en flujos migratorios. Por momentos al fondo de un callejón sólido las criaturas de carne y hueso caemos al mundo ficticio. De nosotros muchos logramos colarnos en el metaverso fingiendo ser avatares artificiales y actuando como tales. De idéntica manera por la frontera fluida se nos cuelan muchedumbres de seres artificiales que huyen de su mundo por quién sabe cuál motivo. Por instantes algún avatar postizo por desfase de claves se nos cuela en el mundo real y es conocido como fake. Nadie sabe de dónde salió El Enemigo Número Uno de los Trabajadores, que consiguió el voto de éstos para sostener después que no deben ganar lo suficiente para comer. Intentamos algunos convertir en reales mundos utópicos surgidos de la esmerada ingeniería de la belleza. No sabe nadie qué es lo real ni dónde conduce. Acaso nadie quiere saberlo.

5

Lleno está de banderas el metaverso político, de manera que se pueda enfrentar cualquier situación con un saludo a la bandera.

6

-Vivir un artificio-dice El Filósofo –nos va convirtiendo en artificiales. La negativa a distinguir lo verdadero de lo falso es lo único cierto dentro de nosotros. Hemos hasta tal punto interiorizado lo ficticio que sólo un doloroso hurgar puede irnos despojando de la farsa que nos constituye, disolver capa tras capa de ilusiones hasta acceder a nuestra nulidad, quizá lo único auténtico en el mundo.
El personaje proyectado por el programa llamado El Filósofo no es después de todo nada convincente. Lo desconecto, y nada queda de él, ni de más nada.

7

Los metaversos crean metaversos y los avatares avatares de avatares. De ninguna cosa sabemos cuál es el original o la reinvención de la reinvención. Desconocemos si el metaverso es espejo que refleja este mundo de manera deforme o viceversa. Las barreras se han disuelto hace tiempo o nunca existieron.

8

Todos los recursos del mundo real son saqueados para construir el metaverso, el cual va vaciando de sustancia la realidad cual parásito. De hecho este último, compuesto cada vez más de decoraciones y disfraces, era cada vez más falso y solo aspiraba a sublimarse sincerando su falsedad. Si bien el metaverso es espectáculo al cual sólo imparten realidad los espectadores que lo contemplan desde este cuerpo vaciado, cuando mueran éstos tras sacrificarlo todo a lo ficticio, seguirá el metaverso funcionando por siempre para nadie como una función de títeres sin público.

9

Del metaverso se puede pasar a otro metaverso y de éste a otros metaversos e incluso al mundo real o al metaverso que lo simula perfectamente. A veces no se quiere regresar a este último, a veces no se lo puede encontrar, a veces no hay forma de distinguir el mundo real de su copia sin salir de ambos definitivamente.

10

Podemos en el metaverso encontrarnos con los avatares que han creado otros, pero asimismo reunirnos con los creados por nosotros mismos. Como todo lo demás, es cuestión de dinero. El billonario puede facturar un billón de avatares de sí mismo que aplaudan sus discursos, ganen sus elecciones, nieguen los derechos de los trabajadores. Por fin pueden los oligarcas lograr que la mayoría comparta sus opiniones. Una cierta monotonía se va apoderando del ambiente a medida que avanza el proyecto del amo del mundo de que todos los habitantes del planeta sean copias de él mismo.

11

Surgido del dinero, el metaverso lo encarna y lo expresa. No son los mismos los ámbitos, los espacios, las vestiduras, las joyas, las obras de arte que pueden comprar en él los billonarios que los costeables por trabajadores que en el mundo real no ganan suficiente para comer. Si no hay real, no hay metaverso. Para el pobre sólo hay lugar en él como traidor, bufón o esclavo. Lentamente todos los magnates se van mudando para el mundo virtual cuya principal virtud es ser diferente de aquél que destruyeron. Alguien desenchufa el cable que los une, por ver cuál desaparece.

PD: SOS llevo casi dos semanas sin internet. Suplico a Cantv me la reinstale para poder trabajar. Gracias. Lbg

Deja un comentario