Bertucci: ONG’s de EEUU están decididas a entregar ayuda humanitaria a Venezuela

Después de las elecciones parlamentarias del pasado 6 de diciembre, el partido de Javier Bertucci se convirtió en la segunda fuerza de oposición dentro de la Asamblea Nacional (AN) con una fracción de cuatro parlamentarios. “Sacamos más de 300 mil votos”, dijo el diputado, quien adquirió fama nacional por las ollas solidarias de sopas promovidas desde la organización “El Evangelio Cambia”, derivada de su iglesia evangélica donde es pastor.     

Precisamente su partido lo bautizó con el nombre de “Cambio”, inspirado en su ministerio evangélico que tiene la sede principal en Valencia (Car) con capacidad para 3 mil fieles, en tiempos de pandemia. Bertucci interpreta como “una cosa diabólica” lo acontecido la semana pasada en Estados Unidos, país que declaró inadmisible su ingreso y lo regresó a Venezuela. En entrevista para Últimas Noticias, Bertucci relató el minuto a minuto de aquél evento, la ayuda humanitaria que tramitada con organizaciones estadounidenses, su concepción sobre la economía venezolana, un análisis del bloque opositor, las relaciones Venezuela-Estados Unidos y la interpretación de lo que los evangelios denominan como la segunda venida de Jesucristo. “Ya estoy en mi país; no hay como mi país”, dice al iniciar la conversación vía zoom.   

—¿Qué pasó con su ingreso a Estados Unidos? 

—Salí el lunes desde Valencia por la aerolínea Turpial, hice escala en República Dominicana, me tuve que quedar porque ya no había vuelo para Estados Unidos y al otro día salí en un vuelo a las 3 de la tarde. A las 5 pm nos dirigieron a todos (mi esposa y mi hijo) para el famoso cuartico para hacer una verificación de siete horas.  

—¿En qué consistió esa verificación?  

—Empezaron unos interrogatorios con unos funcionarios que se identificaron como de la CBP, aparentemente una división muy extraña, no entendí muy bien; me dijeron que trabajaban con todos los cuerpos de inteligencia, era un hombre y una mujer. El hombre era de apellido Figueroa, de ascendencia cubana y la mujer con el nombre de Karla. Ella fue muy institucional, en cambio el otro fue muy explosivo; me empezó a decir que yo no era de la oposición, que la oposición era la de Juan Guaidó, que era un colaboracionista…toda esta clase de lenguaje de odio. Figueroa me dijo que eso era un procedimiento de base político y que solamente la voz del grupo de Guaidó se oiría en los Estados Unidos. Me pregunto: ¿cuál es el miedo?, ¿cuál es el temor de que otra persona hable con el Departamento de Estado, aunque yo no iba en esa visión?. 

—¿Cuál era el propósito de ese viaje a Estados Unidos? 

— Mi misión era reunirme con varias organizaciones, ONG vinculadas al Departamento de Estado algunas como el Concilio de las Américas, como el Centro Carter…eran reuniones exploratorias. 

—¿Esas reuniones estaban autorizadas por Estados Unidos? 

—No creo que ellos requieran una autorización del gobierno de Estados Unidos para reunirse con alguien y tampoco las ONG para ayuda  humanitaria. Ellos querían, no solamente oír un proyecto que tengo que se llama Proyecto de Asistencia Familiar, sino que también querían saber si el Gobierno nacional iba a permitir la entrada de la ayuda humanitaria. Todos saben que yo ya había ingresado cargamentos de ayuda humanitaria sin ningún problema. Entonces este funcionario me preguntó ¿por qué tú sí y Guaidó no?. Le respondí que eso era una decisión del Gobierno. Yo no llego hasta allá, le dije. Pregúntale tú al Gobierno de Venezuela.   

—Es decir, usted discutió con ese funcionario hasta de las relaciones Estados Unidos-Venezuela. 

—Si claro; le dije que no sabía cuánto tiempo tardaría la nueva administración de Joe Biden en darse cuenta de la verdad. Le dije que a ellos los podían engañar por un tiempo, pero no los pueden engañar por todo el tiempo y creo que la dirección que va a tomar Biden es oír a todos y ellos mismos sacarán sus conclusiones. Así es que si tú no me dejas entrar, no te preocupes, pero te aseguro que entro a Estados Unidos. Después me acompañaron hasta el avión, el funcionario me pidió disculpas y me dijo que eso no era normal.  

—¿Cómo evalúa la actuación del grupo opositor que lidera Guaidó? 

—Este grupo radical de oposición le ha hecho mucho daño al país en jugar con la esperanza de la gente. Sí queremos hacer un cambio de Gobierno y yo creo que lo vamos a lograr pero por las vías correctas, constitucionales, por las vías pacíficas, electorales y bueno vamos a trabajar para eso con un nuevo CNE, mejores garantías. Esas son verdades que se le pueden decir al país y no seguir engañando con un nueva estrategia. Vamos a ver cuál es la nueva estrategia diferente a su mantra de 1,2,3 o diferente a una invasión con mercenarios. Este grupo radical no solamente ha jugado con la esperanza del pueblo venezolano sino que ha incursionado en cosas que no tiene que ver con política, golpes, invasiones,  que no traerán nunca un cambio positivo al país.  

—¿A cuántas familias iba a beneficiar el programa que presentaría a esas ONG de Estados Unidos? 

—La primera etapa eran 100 mil familias y luego iba a ir aumentando en la medida en que fuésemos demostrando capacidad organizativa. Esas ONG querían ver si esa ayuda entraba. Voy a tratar de seguir vía zoom estas reuniones mientras arreglamos el problema de mi ingreso a Estados Unidos. 

—¿En qué consistía esa ayuda? 

—Esa ayuda consiste en bolsas de comida, incluso, es posible que logremos un lote en las próximas semanas, porque esta gente, las ONG, están decididas a ayudar y nosotros necesitamos la ayuda. Esas son bolsas con 32 productos de la cesta básica y se iba a entregar una vez al mes. Pero también el programa incluye asistencia con medicamentos, incluso algunas familias que están censadas que necesitan intervenciones quirúrgicas, gente que está sufriendo por operaciones sencillas, algunas complejas pero que no tienen el dinero.  

—Es decir, que desde la perspectiva de su fe, esto parece una cosa del demonio, el que le hayan impedido ingresar para concretar esa ayuda. 

—Absolutamente diabólico. Te lo puedo decir: aquí se movieron las fuerzas del mal para impedir que se hiciera el bien. Pero todos sabemos que el bien siempre triunfa sobre el mal y que la luz se impone ante las tinieblas. Es cuestión de tiempo. Ahora lo que más me duele es el nivel de enfermedad que ha logrado el odio en estos grupos radicales que quieren muerte, sangre, que el país se hunda y se destruya para entonces ellos decir que tenían la razón. Son posiciones muy nocivas para la sociedad venezolana.  

—Ahora que hablamos de fe, ¿cómo fue su conversión al evangelio? 

—Fui criado por mi abuelita y mi mamá que trabajaba muy duro; no conocí nunca a mi papá. Eso fue en Guanare. Mi abuelita era cristiana evangélica bautista, así es que yo fui criado en la Escuela Dominical hasta cierta edad. Estuve un tiempo sin asistir a la iglesia y como a los 18 años volví a mi raíz de fe. Me caso a los 21 con una mujer criada también en un hogar cristiano evangélico y comenzamos una pequeña iglesia en Tinaquillo (Coj) que se convierte rápidamente en la más grande del pueblo. Al par de años nos venimos a Valencia donde tenemos la iglesia más grande del país y de Latinoamericana con cientos de iglesias a nivel nacional y la organización El Evangelio Cambia de servicio social presente en 26 países. Eso salió de Valencia. Es la organización de servicio social más grande en este momento en Venezuela, reconocido por la Cruz Roja, organismos internacionales; llegamos a tener el record de entregar en una sola actividad más de 100 mil platos de sopa. Las seguimos haciendo casi todos los domingos en 360 iglesias del país.  

—¿Hay condiciones en Venezuela para que se instale un “Gobierno de Dios” como lo predican ustedes? 

—Yo quisiera creer que eso va a suceder en Venezuela, no solamente porque le haría bien a una sociedad que se descompone con rapidez, sino que le haría bien un discurso conciliador al pueblo venezolano, que esté lleno de valores y de enseñanzas de vida y no de odio despectivos hacia un grupo u otro que no nos ha hecho ningún bien. Nos han inoculado odio y muchas personas de Venezuela se han contaminado con ese odio; hemos llegado muy cerca de una guerra civil. Nosotros tenemos que alejarnos de esa posibilidad; por eso formo parte de la Comisión Especial de Dialogo, Paz y Reconciliación Nacional de la Asamblea Nacional porque creo que es indispensable en este momento la reconciliación de los venezolanos y que no podemos estar apostando a destruir el país o a que agentes de fuera o naciones extranjeras destruyan el país para cambiar a un Presidente que se puede hacer por la vía electoral, no necesitamos destruir al país, hambrear a nuestra población. Ese es una cosa enferma. Ojalá Dios nos permita tener un gobierno de fe, cristiana sólida.  

—¿Qué idea ha propuesto usted en esa comisión especial de la AN para reconciliar esos polos enfrentados? 

—El diálogo. Se lo comenté al presidente Jorge Rodríguez y a todos en las reuniones que se han sostenido. Incluso yo fui articulador de la reunión con los pastores evangélicos donde tuvimos casi 500 pastores provenientes del interior y fue un éxito, donde se oyeron las propuestas de nuestros pastores, fue un momento de acercamiento. Allí había pastores de muchas organizaciones que entienden la necesidad del diálogo y la reconciliación entre nosotros. Se ha hecho desde la comisión especial acercamientos con Fedecamaras, sindicatos y vamos a seguir reuniéndonos con los demás sectores del país para oír ideas. Porque yo no tengo intenciones de irme de mi país, es el país donde Dios me puso, el que yo amo, el que va a salir de esta crisis y de esta profunda grieta.  

—¿Qué considera usted hace falta para que despegue la economía venezolana? 

—Con las sanciones financieras es muy difícil; es muy difícil, las sanciones no solamente pasan por las petroleras sino que cualquier venezolano que tiene una cuentica afuera, que mueve mil dólares, inmediatamente es investigado para ver si hay vínculos con el Gobierno; cualquier empresario tiene los mismos obstáculos para poder exportar, para mover su dinero afuera, es una cosa que debemos atender. Es muy difícil que haya una mejoría notable en la economía con estas sanciones del gobierno de Estados Unidos. Creo que está haciendo mucho daño al pueblo. La relatora de la ONU lo dijo.  

—¿La Comisión Especial de Diálogo de la AN se ha planteado una visita a Estados Unidos para entrar en contacto con la administración de Joe Biden? 

—Esos acercamientos están siendo discutidos en Estados Unidos, te lo puedo asegurar. Están estudiando cómo hacer esos acercamientos, cómo buscar la comunicación, ellos lo van a hacer en su momento; te los aseguro Eligio, Estados Unidos va a oír otras voces y va a tomar el asunto de Venezuela en sus manos, no va dejar que estos actores del pasado sigan manipulando la relación de Estados Unidos con Venezuela. Ahora, de que le va a doler a mucha gente, le va a doler.  

—Recientemente hubo una reunión en Colombia con Jimmy Story, quien se presenta como enviado de Estados Unidos para Venezuela y dirigentes de oposición. ¿Usted fue invitado? 

—Aquí hay un grupo político denominado G4, no sé si ahora son G3, que han secuestrado la relación con Estados Unidos y el embajador para Venezuela, Story, creo que ha sido parcial su relación con este grupo. No he tenido la oportunidad de hablar con Story, me gustaría para oírlo y que él también oiga otras voces. Pero exactamente cuando yo estaba intentando ingresar a Estados Unidos, ellos estaban en Colombia y uno de los funcionarios que hacía el procedimiento me dejo ver que era algo sugerido por este grupo desde Colombia. No sé si exageraba. 

—¿Su partido Cambio ya tiene candidatos para las venideras elecciones regionales? 

—Vamos a las elecciones regionales; pero acuérdate que en este momento estamos haciendo discusiones de acercamiento para lograr una unidad. Es una cosa que tenemos que entender: juntos podemos ganar, separados no se puede ganar; o no se le puede ganar al gobierno de manera separada o divididos, cosa que parece le gusta a este grupo radical. Pero bueno. Nosotros como alianza democrática en las últimas elecciones sacamos 1 millón 700 mil votos; ahora la adjudicación de los diputados no nos parece que fue justa, porque sacamos el 30% de los votos sin embargo no tenemos el 30% de los diputados. Entonces aquí hubo un problema de adjudicación donde el que saca más votos se lleva todo. Ese asunto no fue corregido y es una de las cosas que estamos discutiendo. Pero sí vamos a participar porque no hay otra ruta de cambio más eficiente que el voto.  

—Bueno, finalmente: ¿está cerca la segunda venida de Jesucristo y el fin de mundo? 

—Voy a ser absolutamente bíblico; la Biblia me establece un solo punto para saber cuándo viene el fin o cuando podía suceder la segunda venida de Jesucristo. La segunda venida es una consecuencia de un acto soberano del cielo, es decir, nadie sabe el día ni la hora. Y el fin del mundo lo define el evangelista Mateo, capítulo 24, cuando dice que será predicado este evangelio en todo lugar, a toda nación y a toda lengua y entonces vendrá el fin. Es decir que el fin está definido por la predicación del evangelio por todo el planeta. Quiero decirte algunos números: hoy día la fe cristiana es la más grande del mundo con 2 mil 400 millones de creyentes, seguida de la musulmana con mil 400 millones. Si vamos a los números estamos casi a la mitad del grupo de creyentes para que este evangelio sea predicado en todo el planeta y entonces vendrá el fin. Lo demás es especulación. 

Al detal 

* ”La gente ha llegado a un nivel de enfermedad alarmante. El señor este actor que monta videos, Franklin Virgüez, me imagino que está tarifado. Estos videos tergiversados que monta este señor están cargados de odio y eso lo vamos a atender más adelante con abogados porque incitar al odio, está penalizado”.  

*“No me identifico como cristiano evangélico de ninguna línea, porque soy cristiano. Yo decidí ser espiritual, no religioso. La religión también puede hacer mucho daño, creo que la espiritualidad es lo correcto. Es una relación con Dios espontánea, diaria, personal que no depende de un lugar sino de mi convicción, que no depende de una membrecía a una organización sino de mi decisión de vivir para Dios”. 

*“Nuestra congregación tiene una asistencia de 14 mil personas; nuestro auditorio agarra 7 mil personas en una sola reunión, es el templo más grande de Venezuela. Antes de la pandemia yo daba conferencias a nivel internacional del servicio social, porque la iglesia cristiana evangélico había sido bastante escondida y una de las cosas que logré con El Evangelio Cambia es sacar a las calle el mensaje de Jesús”. 

 

ENLACES PATROCINADOS

				
					<div class="fb-comments" data-href="<?php the_permalink(); ?>" data-width="100%" data-numposts="5">&nbsp;</div>