InicioPolíticaCaso avión de Emtrasur en Argentina: ¿secuestro o acción justificada?

Caso avión de Emtrasur en Argentina: ¿secuestro o acción justificada?

Sin acusación formal de algún delito o rastros de algún ilícito esta aeronave sigue retenida

El pasado 6 de junio procedente de México aterrizó en Argentina el avión de Emtrasur Cargo, un Boing 747 perteneciente a la recién creada empresa de transporte de carga, el cual luego de partir hacia Montevideo dos días después y serle revocado el acceso a Uruguay, debió retornar a territorio argentino encontrándose con que se había ordenado su retención.

La orden había sido dictada por el juez federal argentino Federico Villena, dándosele cumplimiento con el abordaje de la aeronave por parte de al menos 60 efectivos de la Policía de Seguridad Aeroportuaria (PSA) donde algunos ataviados de trajes tipo comandos y perros antidrogas requisaron la aeronave sin encontrar nada irregular.

A la par de la orden de retención del avión de Emtrasur, el juez Villena ordenó la confiscación de los pasaportes de todos los tripulantes compuestos por 14 venezolanos y 5 iraníes, así como de sus teléfonos celulares y tablets.

La sospecha como causa

El principal argumento esgrimido por el juez Villena, es que a bordo de esta aeronave se encontraban ciudadanos iraníes como parte de la tripulación, lo que “generó sospechas”.

Entretanto, las constantes revisiones al avión y el peritaje contra los objetos personales de los tripulantes que no han arrojado nada, son para “buscar documentos y rastros que puedan ayudar a determinar qué estaba haciendo la tripulación en Buenos Aires”.

Es así como sin acusación formal de algún delito, sin rastros de alguna actividad ilícita por parte de los tripulantes o la empresa, esta aeronave continúa retenida, al igual que su tripulación que sigue en Argentina a la espera de su libertad.

EEUU detrás del caso

El avión de Emtrasur fue contratado por la autopartista Faurecia, proveedora de Volkswagen, para llevar repuestos y autopartes a Argentina desde la ciudad mexicana de Querétaro.

De acuerdo a las informaciones reseñadas por diversos medios, el FBI está detrás de esta acción contra la aeronave venezolana, debido a que habrían alertado a las autoridades argentinas sobre la supuesta presencia de un miembro de las Fuerza Quds del Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Iraní, que fueron declaradas por Estados Unidos como una organización terrorista.

Igualmente, la Oficina de Control Activos Extranjeros de Estados Unidos (OFAC) había incluido dentro de su larga lista de sancionados a la empresa Mahan Air de Irán, que antes de la venta a Venezuela, fungió como propietario de esta aeronave, hecho que significó la negativa de reabastecimiento de combustible en territorio argentino por temor a las represalias estadounidense.

La evidente participación de Estados Unidos en la retención de esta aeronave, quedó revelada tras la solicitud de la fiscal Cecilia Incardona al FBI y la AFI argentina, la Cancillería, el Ministerio de Seguridad o cualquier otro organismo que desee presentarse y facilitar si existe algún pedido o sospecha sobre los 14 venezolanos y 5 iraníes.

Pese a que no existió ningún pedimento o prueba relevante contra los tripulantes y la aeronave, este martes la fiscal Incardona imputó al piloto iraní y al resto de la tripulación.

“Con el avance de las tareas investigativas llevadas aquí adelante, surgieron varios rastros que imponen la necesidad de proseguir la investigación respecto de Ghasemi Gholamreza, de toda la tripulación que de él dependía, de la aeronave y de su carga conforme las obligaciones del Estado argentino para prevenir y sancionar hechos de terrorismo”, según la resolución de la fiscal Incardona.

¿Qué dice el Ejecutivo austral?

El Gobierno argentino ha intentado minimizar el impacto de esta acción por parte de la justicia del país austral que podría derivar en un impasse diplomático con Irán y Venezuela debido a la retención de sus ciudadanos.

Así lo ha demostrado el discurso adoptado por el presidente Alberto Fernández, quien acusó a la oposición de “querer mostrar algo que no es” y aseguró que todo se limita a las dificultades para abastecer combustible debido a las sanciones estadounidenses.

“Llegó un avión venezolano con el que no hubo ninguna irregularidad. A bordo del mismo había cinco personas iraníes, respecto de las cuales, hasta donde nosotros sabemos, no pesa ningún tipo de restricción. Tampoco respecto de los venezolanos”, declaró Fernández.

A las palabras del mandatario argentino se sumó el ministro de Seguridad argentino, Aníbal Fernández, quien fue enfático al señalar que, al momento de ingresar a Argentina, no existían alertas rojas de Interpol ni ningún tipo de medida similar en contra de ninguno de los tripulantes.

Reclamo venezolano

Por su parte, Venezuela ha reclamado a Uruguay la negativa de recibir a la aeronave de siglas venezolana, indicando que esta acción puso en riesgo a la tripulación debido a la poca cantidad de combustible que la misma poseía al momento de serle revocado el permiso de aterrizaje en Montevideo.

“Una vez que aterrizaron, se pudo constatar que la aeronave contaba con tan solo 17.000 litros de combustible, muy por debajo de lo recomendado por el Procedimiento Operacional estandarizado de Emtrasur, el cual está establecido en 20.000 litros”, apuntaron en Comunicado emitido por la cancillería criolla.

El canciller uruguayo, Francisco Bustillo, respondió al gobierno Bolivariano que la razón es que se trata de un país soberano por lo que puede tomar las decisiones que crea convenientes.
El Gobierno uruguayo informó que fue Paraguay quien les dio aviso de los antecedentes del avión.

A la par la empresa venezolana Emtrasur pidió que la Justicia argentina libere el avión retenido en Ezeiza y restituya la aeronave.

En cuanto a la numerosa tripulación, como se explicó esta aeronave era de una empresa de carga iraní que traspasó a Emtrasur por lo que los tripulantes iraníes realizaban la capacitación de dos tripulaciones de venezolanos en torno a la operatividad de esta aeronave.

“¿Qué están armando un falso positivo? Claro, claro que sí, de eso no hay dudas, nosotros no tenemos ninguna duda (…) Ya hay gente que ha declarado, no nosotros, sino que han declarado de esos países que hay procedimientos malintencionados contra ese avión”, fue la denuncia realizada por el primer vicepresidente del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), Diosdado Cabello.

La advertencia hecha por Cabello, unido a la ausencia de elementos de prueba que señalen alguna actividad irregular por parte de los tripulantes y el evidente rol jugado por el FBI y la OFAC estadounidense para la retención de esta aeronave, dan señales de una nueva acción judicial extraterritorial contra Venezuela y sus empresas en el marco de las sanciones que impuso Estados Unidos para provocar lo que denominan como “un cambio de régimen”.

Habla Paraguay

El presidente de Paraguay, Mario Abdo Benítez, informó que aportará información a la Justicia sobre el avión venezolano de la empresa Emtrasur, retenido en el aeropuerto internacional de Ezeiza, ubicado en la provincia de Buenos Aires, Argentina.

«El Gobierno Nacional, cumpliendo su obligación de denunciar ante la justicia, presentará elementos relativos al caso del avión iraní, esperando que los hechos sean investigados y esclarecidos», publicó Abdo Benítez en Twitter.

Deja un comentario