Claves de los retos que debe afrontar la nueva AN

Todos estos pendientes han sido abordados en las primeras sesiones del parlamento venezolano Foto: Wilmer Errades

Este pasado martes 5 de enero se instaló la Asamblea Nacional (AN) electa el pasado 6 de diciembre de 2020, para dar inicio al periodo legislativo 2021-2026.

En esta sesión de instalación se designó por la votación de la mayoría de los diputados a Jorge Rodríguez como presidente del parlamento, quien junto a Iris Varela como primera vicepresidenta y Didalco Bolívar como segundo vicepresidente, conforman la junta directiva del periodo de sesiones 2021-2022.

Todo este proceso se dio en medio de un clima de conflictividad política interna y externa, que se inició con la instalación de la extinta AN de mayoría opositora en el 2016 y que vio su ápice con la llegada de Donald Trump a la presidencia de los Estados Unidos en 2017, dando paso a la planificación y ejecución de acciones de carácter insurrecional y de aislamiento político y económico del país.

Este panorama plantea importantes retos al nuevo parlamento que además deberá trabajar en la reinstitucionalización de un poder que estuvo en desacato por cinco años y que terminó en la ruina provocada por la constitución de una asamblea paralela por parte de Juan Guaidó y sus acólitos.

Diálogo y concertación

En los últimos 5 años el extremismo opositor venezolano fue asumiendo el liderazgo de la oposición venezolana desde donde promovieron su agenda fundamentada en la violencia y la agresión sistemática del país, que tuvo como punto de partida la elección de Julio Borges como presidente del parlamento en 2017, quien dedicó su gestión a la solicitud de “sanciones” contra el país y en brindar su apoyo irrestricto a las guarimbas aupadas por Freddy Guevara, quien ejercía la primera vicepresidencial del Legislativo venezolano.

Todo esto trajo como consecuencia la ruptura de cualquier posibilidad de diálogo en el país y el aplastamiento de las opciones moderadas dentro del campo opositor, clima que derivó en una alta conflictividad política que se agudizó con la autoproclamación en 2019 de Juan Guaidó como “presidente interino”, dando paso a la profundización de la agenda extremistas de agresión económica y promoción de acciones violentas como la “operación Gedeón”.

Jorge Rodríguez realizó el anuncio durante el discurso de instalación del parlamento

Ante esto la nueva Asamblea Nacional tiene como primera tarea la promoción de una agenda para el diálogo entre los diversos actores políticos y sociales del país, a fin de garantizar la paz social y promover un acuerdo con todos los sectores que garantice la recuperación económica.

“No está prohibido fracasar”, dijo el presidente del parlamento Jorge Rodríguez, quien anunció que la AN promoverá una “poderosa comisión de diálogo con todos” con el objeto de abrir campo al proceso de reconciliación del país, que sostuvo se fundamentará en la premisa de “perdón sí, pero sin impunidad”.

Tras instalarse la primera sesión ordinaria de la AN, se procedió a la designación de la Comisión Especial para el Diálogo, la cual estará presidida por Jorge Rodríguez, quien tiene experiencia en la materia tras haber representado al Gobierno nacional en los procesos de diálogos emprendidos en el 2018 en República Dominicana, las conversaciones secretas con el extremismo opositor en 2019 y 2020, así como la Mesa Nacional de Diálogo instalada con la oposición moderada en 2019 donde se acordó la conformación de un nuevo Consejo Nacional Electoral (CNE), el aumento en el número de diputados a elegir y otras condiciones que dieron paso a la elección de la nueva AN que hoy preside, así como por los diputados Luis Eduardo Martínez y Francisco Torrealba.

Investigar a la AN extinta

La incorporación de diputados bajo investigación, la declaratoria de abandono del cargo del Presidente de la República, solicitudes de acciones de bloqueo a Gobiernos extranjeros contra empresas como PDVSA, la autoproclamación de Juan Guaidó, la apropiación indebida de activos venezolanos en el exterior y la planificación de acciones violentas contra la soberanía como fue la incursión mercenaria denominada “operación Gedeón”, son parte de las acciones inconstitucionales emprendidas por la AN en el lustro pasado.

Para determinar las responsabilidades de estas acciones, la nueva AN decidió designar una comisión para investigar estos hechos la cual estará presidida por el diputado opositor José Brito, quien estará acompañado por el diputado Hugbel Roa como primer vicepresidente y la diputada Vanessa Montero como segunda vicepresidenta.

“Esta no puede ser una comisión que trabaje en secreto, que promueva y acepte el olvido, la amnesia, tiene que ser una comisión que trabaje frente al pueblo de Venezuela, que escuche a las víctimas de estos desmanes”, apuntó Rodríguez quien fue secundado por la primera vicepresidenta del parlamento Iris Varela, quien propuso garantizar que en el lapso de un mes se tengan avances importantes en la determinación de los responsables para ser llevados a la justicia.

Discurso y acción soberanista

En la actualidad en el país se plantea una ofensiva por parte de las transnacionales petroleras y el Departamento de Estado de EEUU, dirigido a promover el despojo del territorio Esequibo, utilizando al Gobierno de Guyana.

Jorge Rodríguez entrega al presidente de la República el acuerdo de la AN en defensa del Esequibo

Este plan se inició con la llegada del derechista y belicista David Granger a la presidencia de Guyana y continua con el nuevo presidente Irfaan Ali, evidenciando que esta estrategia del abandono del Acuerdo de Ginebra y promoción de la acción judicial, es política de Estado en esta nación.

En medio de este panorama, la anterior AN en una estrategia ambigua se había dedicado a la promoción de un discurso “nacionalista”, donde acusaban al Ejecutivo Nacional de no actuar, pero a la par de estas posiciones, negociaban la entrega de este territorio con el Reino Unido, a fin de obtener el reconocimiento de este Estado al llamado “gobierno interino” tal y como lo demuestra la llamada de la “embajadora” de Guaidó en esta nación nórdica Vanessa Neumann.

“No nos van a apoyar mientras sigamos con la línea oficial de que queremos agarrar el Esequibo de Guyana… Drop the topic (suelta el tema) es mi línea”, habría dicho Neumann en una llamada realizada a uno de los asesores del autoproclamado.

Ante este escenario heredado y en medio de la conjura que se ejecuta desde la Corte Internacional de Justicia (CIJ) en un juicio financiado abiertamente por la Exxon Mobil, el nuevo parlamento tiene el reto de revertir estas acciones y retomar la posición de defensa de la soberanía que debe tener el Legislativo de un país.

Entre las primeras acciones estuvo la designación en la primera sesión ordinaria de una Comisión para la Defensa de la Guayana Esequiba y la Soberanía Territorial, la cual estará presidida por el diputado Hermann Escarrá, quien estará acompañado por Earle Herrera y Timoteo Zambrano como vicepresidentes.

A la par, han ratificado su apoyo a las acciones que emprende el Ejecutivo y se integra a las tareas que emprenden toda la institucionalidad venezolana a través del Consejo Nacional de Defensa y el Consejo de Estado, rompiendo así con el desmarque que signó al anterior legislativo.

Recuperación económica

Uno de los mayores problemas que enfrenta el país es la crisis económica derivada del asedio, el bloqueo de activos y la sanciones contra PDVSA que es la principal industria generadora de ingresos al país.

Constitucionalmente el manejo de la economía corresponde al Ejecutivo, quien ha empleado una serie de fórmulas dirigidas a palear los efectos de lo que ha denominado como “guerra económica” y como punto de quiebre para enfrentar este escenario y alcanzar la senda del crecimiento económico se lanzó la Ley Constitucional Antibloqueo.

Pero este instrumento legal requerirá del apoyo de una serie de nuevas leyes y reformas a instrumentos jurídicos orgánicos existentes a fin de garantizar su viabilidad, tarea donde la la nueva AN tendrá un papel preponderante como ya fue avisorado por su presidente Jorge Rodríguez.

“No vamos a una ola privatizadora, solo se busca garantizar el retorno de la inversión extranjera y nacional productiva que se vio cercenada por las llamadas sanciones donde se amenaza al capital mundial que se atreva a invertir en Venezuela”, indicó durante entrevista en la televisora Globovisión.

Algunos de las leyes existentes que podrían ser objeto de modificación son las leyes que abarcan lo tributario, la protección de la inversión y otras que coadyuven en la tarea de estimular la inversión de capital nacional e internacional en el país, principalmente en la industrias petrolera y minera, las cuales requieren de grandes inversiones.

Contraloría al Ejecutivo

Otra de las vertientes que de acuerdo a la Constitución venezolana es parte de las labores del Poder Legislativo venezolano, es la contraloría a los distintos órganos que conforman al Estado venezolano. Este mandato se vio mermado durante el lustro anterior, donde además, se registraron denuncias de sobornos por parte del presidente de esta comisión, el extremista opositor Freddy Guevara, quien a los pocos días de su designación, llegó a la sede del parlamento a bordo de un vehículo Audi, propiedad de la empresa Trigas, C.A., con nexos en Panamá.

La designación de esta comisión de contraloría cobra fuerza como consecuencia de la petición pública que ha realizado el presidente de la República, Nicolás Maduro, sobre la importancia de retomar el rol contralor del parlamento y las interpelaciones a los miembros del Ejecutivo y demás Poderes del Estado.

Reconocimiento internacional

La AN es reconocida por la mayoría de las naciones del mundo, salvo por los países del Grupo de Lima, la UE, EEUU y Canadá

Pese a que la bancada del Bloque de la Patria desestima la importancia del reconocimiento internacional que le ha sido negado por Gobiernos de Europa y Norteamérica, el sector de la oposición ha calificado como necesario iniciar este proceso de contactos con los renuentes a reconocer la legitimidad de la nueva AN.

A la AN el reconocimiento internacional no nos quita el sueño“, ha dicho el presidente del parlamento, Jorge Rodríguez.

Por su parte el diputado opositor Javier Bertucci ha señalado que estos contactos que permitirían ampliar el rango de acción del Estado venezolano en la defensa de los activos en el exterior y abriría las compuertas al crédito internacional para el financiamienot a la economía.

“En EEUU se va a instaurar una nueva gestión y sabemos que los extremistas andas haciendo loby. Yo propongo que se designe una comisión de esta nueva AN para que comience a realizar contactos y diga la verdad de lo que está ocurriendo en Venezuela”, propuso el diputado opositor Javier Bertucci.

Esta propuesta no fue bien recibida por la bancada mayoritaria, convirtiéndose este en el único tema donde los diputados no han coincidido y que seguramente seguirá estando sobre la mesa de discusiones de este parlamento.

Todas estos pendientes han sido abordados en las primeras sesiones del parlamento venezolano que hoy es centro de atención del país que aspira a una gestión volcada a ofrecer leyes que permitan brindar soluciones a los problemas de la población y retomar la senda de la defensa del país, pero que también tendrá la ardua tarea de revertir las acciones de sus antecesores que nacional e internacionalmente utilizaron esta institución para sumergir a Venezuela en un caos político, económico y social.

Enlaces patrocinados