InicioEspecialConozca los alcances de la medida de "protección" a venezolanos en EEUU

Conozca los alcances de la medida de «protección» a venezolanos en EEUU

Un gran despliegue de campaña donde las palabras «positiva», «humanitaria» e «histórica», fueron el acompañante del anuncio de la aprobación en Estados Unidos del Estatus de Protección Temporal (TPS por sus siglas en inglés) para los venezolanos.

Los primeros en alabar la medida fueron los representantes del extremismo opositor venezolano, quienes en redes sociales agradecieron el gesto de la administración de Joe Biden para los migrantes venezolanos en suelo norteamericano que aseguran superan los 350,000.

Entre los exaltadores de esta medida no faltaron los que se abrogaron el rol de promotores y «luchadores» por una medida de esta índole tal y como lo señala el «embajador» de Juan Guaidó ante el Gobierno de los EEUU, Carlos Vecchio, quien aseguró que esto fue «una propuesta que incansablemente hemos impulsado desde el año 2019».

Bondades según sus promotores

Los promotores lo describen como el Estatus Migratorio que ofrece EEUU a ciudadanos de determinados países que por razones excepcionales no pueden regresar a su país temporalmente de forma segura.

Exaltan que los beneficiarios de esta medida no serán removidos de Estados Unidos, pueden solicitar un Documento de Autorización de Empleo (EAD, por sus siglas en inglés) y pueden obtener una autorización de viaje (Advance Parole) aunque aclaran que «no es un pasaporte, ni permite viajar a Venezuela».

Entre críticas y estafas

A pesar de los elogios de un sector, otros fueron menos condescendiente con la medida la señalaron de insuficiente por no representar una política que garantice la estabilidad de los venezolanos con presencia en territorio estadounidense, ni representar una oportunidad de ingreso a EEUU para los residentes en Venezuela.

Entre los críticos a esta medida desde Venezuela, destaca el canciller Jorge Arreaza, quien ha señalado que una verdadera acción efectiva para «proteger» a los venezolanos sería la eliminación de las sanciones y todas las medidas coercitivas que ha implementado Estados Unidos desde hace poco más de 7 años con el objeto de asfixiar económicamente al país.

Además de los señalamientos de lo reducido de la medida, se suman denuncias de estafas a los venezolanos que desean acogerse a esta medida temporal debido a que los abogados están cobrando entre 2,500 y 2,800 dólares por las gestiones.

“Lamentablemente, luego de la aprobación del TPS para los venezolanos muchas personas se han conseguido con precios exuberantes de gestores que van desde 2.500 a 2.800 dólares”, dijo Helena Villalonga, dirigente de la Asociación Multicultural de Activistas, Voz y Expresión (AMAVEX) en una entrevista concedida a la agencia EFE.

Sin protección

En medio de esta diatriba entre defensores y detractores surge el informe del Observatorio Internacional de Migraciones y Derechos Humanos «Argios», donde se hace un desglose sin parcialidades de la realidad de esta medida que adelantan, tiene claros vicios políticos por parte de un sistema que ha sido reacio a la recepción legal de migrantes, en especial de venezolanos.

«Más de 74 mil venezolanos han pedido asilo en Estados Unidos durante los últimos cuatro años, de los cuales solamente 13.300 venezolanos han recibido asilo», explica el citado informe y también revela que durante el gobierno de Donald Trump, fueron deportados casi 4.200 venezolanos, siendo el 2019 el año que registró la cifra más alta (con 1.619)», revela el informe.

Advierte además que esta medida que ya fue aplicada a El Salvador, Haití, Honduras, Nepal, Nicaragua, Somalia, Sudán del Sur, Sudán, Siria, Yemen y Venezuela «no se encuentra sustentado en los derechos humanos y las garantías consagradas internacionalmente para las poblaciones» y por el contrario «moldean y configuran los movimientos migratorios, reproduciendo nuevas y viejas formas de apartheid con la apariencia de ‘democracia’, desarrollando corrientes de ‘trabajadores huéspedes’ de carácter legal, pero sin igualdad de derechos».

La autenticidad de esta denuncia queda confirmada con la suspención del TPS realizada por Donald Trump contra Honduras y Haití por motivaciones políticas, lo que demuestra la ausencia de «protección legal» que tanto se exalta en medios y las voces de los representantes del extremismo opositor.

Estrategia de presión y posicionamiento

«La implementación en estos momentos del TPS en favor de migrantes venezolanos, supone una estrategia de encubrimiento de los efectos devastadores de las sanciones unilaterales sobre Venezuela, con el fin de distraer a la opinión pública de las denuncias públicas rea-lizadas a inicios de febrero por la relatora Especial de la ONU para las medidas coercitivas unilaterales, Alena Douhan», sostiene el Observatorio Internacional de Migraciones y Derechos Humanos, que además subraya la estrategia electoral de Biden en busca del voto latino de cara a las elecciones de medio término a realizarse en 2022.

«En función del contexto geopolítico regional de Estados Unidos, una función del TPS, es coadyuvar al reposicionamiento de Estados Unidos como actor hegemónico –y del presi-dente Biden como ‘líder hemisférico’– en la estrategia para deponer al gobierno venezolano, aglutinando bajo tal liderazgo a sus aliados en América Latina y Europa Occidental, y exaltando discursivamente su rol de protector de un ‘pueblo perseguido por una dictadura’”, denuncia el documento donde se determina que esta acción «benefactora» de Biden está signada por los intereses políticos electorales y la necesidad de ocultar la tragedia que significan para naciones como Venezuela la aplicación de políticas genocidas implementadas por Estados Unidos contra gobiernos que consideran ponen en riesgo su hegemonia.

A continuación el informe completo de Argios:

Estatuto-de-Proteccion-Temporal-TPS-de-Estados-Unidos-a-la-migracion-venezolana-VERSION-WEB