InicioDatos ÚNDatos ÚN: el diálogo debe centrarse en las sanciones

Datos ÚN: el diálogo debe centrarse en las sanciones

El presidente Nicolás Maduro anunció que en el mes de agosto se instalará en México una mesa de diálogo entre el Gobierno y la oposición, facilitada por el reino de Noruega, y que contará con la participación de otros gobiernos, incluso posiblemente el de Estados Unidos. Se trata de una nueva oportunidad para que los factores políticos encuentren espacios de acuerdo que permitan encaminar al país hacia la solución de sus problemas.

Esta historia tiene sus antecedentes. Hubo mesas de diálogo en 2016, luego del fracaso de la iniciativa de un referendo revocatorio contra el presidente Maduro; en 2017-2018, luego de las guarimbas que dejaron 150 muertos y centenares de heridos; y en 2019, luego de la “autoproclamación” de Juan Guaidó y el intento de golpe de Estado del 30 de abril. Esta última vez hubo rondas de conversaciones tanto en Noruega como en Barbados, pero se suspendieron por el recrudecimiento de las sanciones estadounidenses contra Venezuela. También está la “Mesa de Diálogo Nacional”, que incluye a figuras políticas y partidos de oposición que se desvincularon del ala insurreccional liderada por Leopoldo López.

Sin embargo, esas iniciativas no condujeron a solucionar la crisis económica y política que vive Venezuela. El escenario actual está determinado por el bloqueo económico impuesto por Estados Unidos, la perspectiva de unas elecciones regionales y locales pautadas para el 21 de noviembre y la pandemia de covid-19, que al igual que en el resto de mundo, agrava y complica el panorama precedente.

Esta vez, tanto el Gobierno como las diferentes alas de la oposición, e incluso el gremio empresarial, han manifestado su disposición a conversar con la intermediación del gobierno de Noruega, y con México como país anfitrión.

Ante esto, decidimos preguntarle a nuestra audiencia sobre sus expectativas respecto a esta nueva ronda de diálogo político. Publicamos un sondeo digital en ultimasnoticias.com.ve y nuestras redes sociales con la pregunta: “¿Cuál debe ser el principal tema de la mesa de diálogo que se instalará en México entre Gobierno y oposición?”. Las opciones de respuesta fueron: Bloqueo Económico y Sanciones, Elecciones, Pandemia de Covid-19 y agregamos una cuarta alternativa abierta bajo el rótulo “Otro”, de manera que los encuestados incorporaran algún tema adicional que consideraran importante para ser incluido en las conversaciones de los dirigentes políticos venezolanos.

¿Qué dice la gente?

Obtuvimos 4.100 respuestas únicas entre el lunes 26 y el jueves 29 de julio. 71,49% (2.931 personas) contestó que el bloqueo económico y las sanciones deben ser el principal tema a debatir en México. Estamos hablando de casi tres cuartas partes del total.

Hay que recordar que el bloqueo ha reducido en 99% el ingreso nacional, paralizando el negocio petrolero venezolano y provocando una crisis que abarca todos los sectores de nuestra economía. La población ha sentido el impacto de estas medidas, como lo indicó un sondeo que hicimos en Datos ÚN en el mes de abril, donde 85% afirma que las sanciones afectan a toda la población.

Particularmente se ha visto afectado el sector salud, sobre todo porque pacientes con cáncer, por ejemplo, que reciben apoyo del Estado, han tenido que interrumpir su tratamiento, llegando algunos a fallecer. Así que la posibilidad de que las sanciones sean retiradas es visto como un asunto crucial para la recuperación de la “normalidad” en Venezuela.

Quienes consideraron más importante el asunto electoral (688 personas) representan 16,78% de la población. Las elecciones han sido un tema controvertido desde que un sector de la oposición optó por retirarse de la política y asumir una postura insurreccional. Sin embargo, ante el fracaso de esta aventura y todo el daño que ha traído al país, la posibilidad de dirimir las diferencias por la vía de los votos recupera su importancia en todos los sectores. Las elecciones regionales y locales del próximo 21 de noviembre son un punto clave para que los actores políticos se reencuentren en una ruta electoral para la resolución de conflictos. La conformación de un nuevo CNE ha contribuido a generar confianza entre los opositores que ahora manifiestan su entusiasmo por participar.

Además, la Unión Europea está considerando enviar una misión de acompañamiento electoral, lo cual es muy importante porque contribuirá a restituir las relaciones de Venezuela con la llamada “comunidad internacional”, que se vieron afectadas por el desconocimiento político del gobierno del presidente Nicolás Maduro producto del “proyecto Guaidó”.

Un sondeo de Últimas Noticias realizado a finales de mayo arrojó que más de 80% de la gente tiene intenciones de ir a votar el 21 de noviembre. El éxito de esta jornada determinará la perspectiva de los eventos electorales futuros y, en general, el escenario político nacional.

¡Es la economía!

El filósofo alemán Carlos Marx decía que la gente necesita, en primer lugar, comer, beber, tener un techo y vestirse antes de poder hacer política, ciencia, arte, religión, etc. Y es sobre todo en las crisis cuando esa máxima se hace demoledoramente patente. Los asuntos económicos determinan en gran medida los escenarios sociales. Por eso podemos ver que, en medio de una pandemia que ha paralizado al mundo y ha sumergido a cientos de países en una crisis sin precedentes, las personas consideren más urgente ocuparse de la economía y sus principales obstáculos, como las sanciones, que atender el problema del coronavirus. En nuestro sondeo, solo 7,68% (266 personas) se decantaron por la pandemia como tema principal para el diálogo. Venezuela comenzó hace varios meses el proceso de vacunación con los mayores de 60 años y recientemente amplió la convocatoria a los mayores de 40. El gobierno ha anunciado que entre agosto y septiembre se profundizará la vacunación masiva, lo cual coincide con el anuncio de la Organización Panamericana de la Salud de que en las próximas semanas llegará una cantidad importante de vacunas chinas adquiridas por Venezuela mediante el mecanismo Covax.

La opción “Otro” de nuestro sondeo obtuvo 166 respuestas, lo que representa 4,05%. Procesamos todas las respuestas correspondientes a esta alternativa para determinar cuáles temas dominaban la opinión además de las opciones establecidas por nosotros. Agrupando en categorías por afinidad, el resultado fue el siguiente:

Tomando las 166 respuestas correspondientes a la opción “Otra” como un universo total, tenemos que 27,71% (1,12% del total de la encuesta) considera que en México se debe discutir sobre “política económica”; 24, 69% (1% del total de la encuesta) piensa que deben hablar sobre un “cambio de gobierno”; 22,3% (0,9% del total de la encuesta) opina que es importante abordar la “reinstitucionalización” del país; 7,23% (0,29% del total) señaló la política social (salud, educación, servicios públicos, etc.); 10,84% (0,44% del total) dijo que “todas” las opciones eran importantes; y 7,23% (0,29% del total) expresó que no se debería hablar de “ninguno” de los temas señalados o que rechazaba el diálogo directamente.

Como podemos observar, incluso en una población más pequeña, aquellos que no quisieron optar por las alternativas que ofrecía la encuesta, se repite el patrón de que en primer lugar están los asuntos económicos, luego los políticos y más adelante la política social. Como corolario, otra cosa debe llamar la atención de todos. Quienes dieron respuestas indefinidas del tipo “todas las anteriores” y “ninguna de las anteriores” no llegan a 1% del total de los encuestados. Es decir, prácticamente la totalidad de la gente tiene muy claro lo que piensa y considera importante respecto a los asuntos políticos del país.

@angelgonzalezvn