InicioPolíticaEn la frontera hay controles pero se pasa

En la frontera hay controles pero se pasa

La frontera venezolana es una de las más extensas y con más movimiento de América Latina. Centenares de hombres, mujeres y niños cruzan diariamente por ocho puntos permitidos hacia Colombia y Brasil, por diversos motivos.

Desde el 23 de febrero de este año, el paso hacia Colombia y Brasil fue cerrado ante los hechos de violencia que se desataron en estos puntos. Sin embargo, hay pasos permitidos, bajo condiciones especiales, restringidos a ser atravesados a pie o sólo en vehículo y otros en lanchas.

Táchira. La frontera con Colombia es la más larga y transitada que tiene Venezuela. Es la que tiene más tráfico de personas desde y hacia el vecino país. Los puentes Internacional Simón Bolívar (San Antonio), Las Tienditas y Francisco de Paula Santander (Ureña) son los más transitados y permisados. El tramo que colinda con Táchira atraviesa las poblaciones de La Fría, San Juan de Colón, Ureña, San Antonio, San Cristóbal y Rubio.

A través del puente Francisco de Paula Santander se llega a la ciudad de Cúcuta, aunque en este punto sólo cruzan niños, niñas y jóvenes venezolanos que estudian en Colombia o colombianos que estudian en Venezuela. Las autoridades colombianas aseguran que a diario movilizan unas 35 mil personas sólo por este puente, pero los guardias afirman que ese número se superó hace rato.

También tienen paso libre las personas que necesitan adquirir algún tipo de tratamiento o atención médica, quienes tienen permiso para pasar con su respectivo carnet fronterizo o pasaporte. De hecho del lado colombiano hay un puesto médico para ayudar a quienes atraviesan y se enferman o solicitan algún medicamento de emergencia. El tiempo de recorrido varía entre 10 minutos a una hora 45 minutos, para llegar al sector popular conocido como La Parada en el departamento Norte de Santander, Cúcuta-Colombia.

María Daniela Bermúdez, oriunda de Barquisimeto (Lar), hace todos los meses su travesía para adquirir algunos productos en el lado colombiano. Igual José Juan Selguera, “vengo desde Puerto Ordaz, tengo 28 años”, dice, y viaja regularmente a Cúcuta a comprar confitería y artículos de primera necesidad para venderlos en su casa y mantener a su familia.

El puente Internacional Simón Bolívar (San Antonio) lleva también directamente a Cúcuta. El paso es a pie y allí deben entregar su carnet fronterizo o pasaporte. El recorrido a pie es de 315 metros.

Hay cuatro puestos de control de la Guardia Nacional Bolivariana que chequean lo que lleva la gente. Si es muy grande la maleta la revisan, por aquello de que pueden llevar contrabando de material estratégico para negociarlo en el vecino país, comentó un guardia.

Enrique Flores acompañó a su hija que se iba a Perú. Señaló que una vez atravesó el puente y llegó al lado colombiano le pidieron su pasaporte o carnet fronterizo. Sólo tenía el carnet el cual escanearon y le permitieron el paso. En un bus que iba a Ecuador montó a su hija y se regresó. “La odisea fue para regresar de Cúcuta a San Cristóbal”, dijo.

El otro paso hacia Colombia es por La Grita, vía Boca de Grita-Puerto Santander (Colombia). A 10 kilómetros del Simón Bolívar está el puente Las Tienditas (Ureña), con una extensión de 280 metros y que se encuentra cerrado al paso vehicular y peatonal.

Amazonas. Testimonios de quienes se movilizan entre Puerto Ayacucho y Casuarito, señalan que en una hora pasa entre 4 ó 5 veces la lancha que hace el traslado, con un promedio de 25 pasajeros, en 10 horas de actividad. Allí los venezolanos llegan, presentan sus documentos en el puesto fronterizo y pasan al otro lado del Orinoco en una lancha rápida.

El pasaje por persona de ida son Bs 3.000 y de regreso son 3.000 pesos o podría ser un dólar, que al cambio son 2.900 o 3.000 pesos por dólar.

Zulia. Desde este estado occidental se cruza a Colombia por seis municipios: Mara, Guajira, Perijá y Losada en la zona norte; y Catatumbo y Semprúm en la zona sur.

El puente sobre el río Limón, en la Troncal del Caribe, es el único cruce oficial en la extensa frontera de ese estado con el vecino país, cerrada para el tránsito automotor desde el mes de febrero. Desde Maracaibo a ese puente, hay 26 puntos de control de la Guardia Nacional Bolivariana.

Los pasos fronterizos clandestinos abundan, sin embargo, el único permitido es el que llega a Maicao desde Paraguachón. El promedio de personas que se movilizan a diario, por esta zona, es de unos 750 a mil viajeros, a pie. Los motivos de viajes son siempre los mismos: comprar mercancía o citas médicas.

Bolívar. El paso a Brasil es por el Punto de Control Carimanparú de la Aduana Principal de Santa Elena de Uairén.
El gobierno regional da acceso de manera excepcional, a camiones que traen alimentos al lado venezolano.

Brújula

Zulia. Desde Paraguachón hacia Maicao el paso es libre caminando y sólo puede pasar camiones que transporten alimentos, porque el intercambio comercial se hace a pie.

Táchira. Por San Antonio y Ureña hacia Cúcuta el paso a pie está restringido. Dejan transitar a escolares, adultos mayores y enfermos. Por Boca de Grita hacia Puerto Santander, por el puente Unión, está igualmente restringido.

Bolívar. Desde la población de Santa Elena de Uairén, municipio Gran Sabana, en el estado Bolívar, se puede entrar a Brasil a pie o en automóvil.

Amazonas. El puesto de Puerto Ayacucho moviliza unas mil personas diarias por vía fluvial a Casuarito. El paso es libre. Sólo deben llevar sus documentos.

Apure. Desde la población de Guasdualito se puede llegar al lado colombiano a la población de La Victoria, en el Arauca, sólo para los escolares y personas con padecimientos de salud.

Eliana Useche/Vivian Ariza/Elizabeth Cohen

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí