InicioPolíticaEn Venezuela la libertad de expresión está garantizada

En Venezuela la libertad de expresión está garantizada

El diputado aclaró que el proyecto de ley de redes sociales no busca controlar este espacio sino establecer una regulación | eligio rojas

Haber estado al lado de Darío Vivas le ha hecho entender a Juan Carlos Alemán el significado de eso que comenzó a pronunciar el fallecido presidente Hugo Chávez. El Poder Popular. Ayer, como asistente de Vivas y hoy como diputado, presidente de la Comisión Permanente del Poder Popular y Comunicación de la Asamblea Nacional (AN), Alemán sigue la ruta dibujaba en la Carta Magna para desarrollar la “democracia participativa y protagónica”. Y así lo explicó en la entrevista concedida a Últimas Noticias desde su despacho ubicado en el piso 5 del edificio José María Vargas, esquina de Pajaritos, por cuyas ventanas se aprecia el techo de la iglesia de Santa Teresa, los patios del Palacio de Justicia de Caracas y la plaza Diego Ibarra.

“Oye, quedó muy bien”, dice Alemán para reconocer el detalle del tricolor nacional recientemente desplegado en una de las paredes del salón de reuniones de la Comisión Permanente.

Ya dentro de su oficina Alemán se coloca su chaqueta negra, pero la fotógrafa Marisabel Batista le apunta que las gráficas vienen después de responder las preguntas de la entrevista. En ese ínterin, recordó que se inició en la política desde que estudiaba bachillerato en el liceo “Luis Razzetti”, ubicado en la avenida Morán, Caracas.
El diputado dice que nació entre Caracas y Miranda, porque como su madre vivía en Macarao (municipio Libertador) fue a dar a luz en Los Teques, la capital mirandina. De hecho, Alemán salió electo diputado por ese circuito (el número 5) que abarca Macarao, Caricuao, Antimano, La Vega y El Paraíso. “El suroeste de la capital”, acotó. Esa geografía nos dio pie para consultarle sobre la situación en la Cota 905, territorio de donde fue desalajada la estructura criminal conocida como La Banda del Koki en julio de 2021.

—Por cierto ya se va a cumplir un año el venidero 7 de julio de la operación Gran Cacique Guaicaipuro I que permitió la toma de la Cota 905 por organismos de seguridad.

—El Gobierno nacional teniendo la responsabilidad, como corresponde, de generar las condiciones para proteger y darle a la gente el resguardo. Los delincuentes trataban de generar las condiciones para que, en medio del terror y la zozobra, no existiese allí la acción pública y ellos seguir haciendo de las suyas. Pero llegó un momento donde una acción bien planificada, una acción sorpresa, permitió pues la casi erradicación de ese grupo delincuencial que mantuvo en jaque a la ciudad capital.

—¿Qué factores contribuyeron para el crecimiento de esa organización delincuencial en la Cota 905?

—Nosotros en esa misma búsqueda de desarrollar acciones para tratar de lograr el desarme de manera voluntaria y lograr la reinserción a la sociedad de esas personas (delincuentes), hicimos una cosa que se llamó en su momento las Zonas de Paz. Fue un ejercicio para tratar de minimizar los índices delictivos. No surtieron el efecto. Me atrevería a decir que fue una política no acertada al 100 % porque no logramos el objetivo.

—¿En qué derivaron esas llamadas zonas de paz?

—Acciones como esta permitieron que algunos sectores, en algunas ciudades del país, fueran creciendo de manera incontrolable los índices delictivos. Creo que esto pasó en la Cota 905, en un sector de Petare. Creo que esto también dio pie a otras organizaciones de organización delincuencial como los famosos trenes, que si el Tren de Aragua, del Llano. Sin embargo, creo que en estos momentos, la ciudad es testigo de cómo ese índice violento que se mantenía en esa zona de la ciudad (Cota 905) se ha erradicado diría que sobre un 80 %. Por supuesto que siempre cuando hay organizaciones criminales tan grandes, hay rezagos. Se han intentado reagrupar como es natural, pero se han encontrado con la fuerza pública accionando y dispuesta a hacerles frente.

—Ahora toquemos el quehacer de la Comisión Permanente que usted preside en la AN. ¿En la agenda está incluido un proyecto de reforma a la Ley del Ejercicio de Periodismo?

—Fíjate. Eso no está en agenda legislativa. ¿Qué sucede?, un grupo de compañeros de dos sectores de la sociedad nos solicitaron un derecho de palabra. Un sector agrupado en la Plataforma de Periodistas y Comunicadores de Venezuela nos solicitan un derecho de palabra a propósito de un proceso electoral que pretende hacer el Colegio Nacional de Periodistas (CNP).

—Y en concreto qué señala la Plataforma de Periodistas sobre esas elecciones del Colegio de Periodistas.

—Ellos solicitan un derecho de palabra buscando el apoyo de la AN para un hecho que tratan como irregular, que son las elecciones a las cuales están convocando el CNP a destiempo, sin cumplir con lo establecido en la ley con acciones excluyentes, con acciones donde a decir de ellos, no permiten que se agremie a los egresados de comunicación social provenientes de la Universidad Bolivariana de Venezuela. No permiten que un área que ha venido desarrollándose, que son los comunicadores populares y alternativos, puedan generar una especie de vinculación para ejercer la profesión. Ante situaciones como esa solicitan la intervención de la Comisión.

—Me dijo que fueron dos grupos recibidos por la Comisión: uno es la Plataforma y el otro…

—Son otros compañeros agrupados en el Movimiento Periodismo Necesario, donde está Esther Quiaro, Helena Salcedo, entre otros. Quiaro fue constituyente y en su momento se plantearon un conjunto de instrumentos jurídicos entre ellos la modificación de la Ley del Ejercicio del Periodismo. En este momento ellos están solicitando que sea retomado ese proyecto; ellos están pidiendo que se genere un debate nacional.

—¿Y qué ha respondido la Comisión?

—Apenas tenemos una semana de ese encuentro. Hemos hecho es escuchar a ese sector del periodismo. Esto ha generado un revuelo, porque hay sectores que ya dan por sentado que va a haber una modificación de esa Ley. Puede ser que sea una de las conclusiones; pero, estamos apenas recibiendo al equipo.

—¿Cómo van a trabajar esas propuestas recibidas en la Comisión?

—Nosotros creamos una mesa de trabajo exclusivamente para atender esa situación. Y esa mesa concluyó en la conformación de una comisión técnica entre esta Comisión de la AN y esa representación agrupada en el Movimiento Periodismo Necesario que a su vez creó seis comisiones de trabajo para presentar una propuesta definitiva a la Asamblea Nacional.

—¿De qué tratan esas comisiones?

—Una tiene que ver con la evaluación para la reforma de la Ley del Ejercicio del Periodismo; otra aborda el Código de Ética del Periodista, una tercera trata lo del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Prensa; hay una comisión que revisará los pensum de estudios de las escuelas de comunicación para adaptarlos a los nuevos tiempos. Otra comisión revisará las denuncias interpuestas ante la Fiscalía y una última, conformada por estudiantes de escuelas de comunicación con espíritu revolucionario.

—Todo apunta a una modificación de la Ley del Ejercicio del Periodismo.

—Esas seis comisiones que están trabajando apoyados por esta Comisión van a concluir su trabajo en una semana; pero yo no pudiera decirte que la conclusión definitiva sea que se vaya a reformar la Ley. Puede ser que se vaya a reformar, puede ser que se vaya a modificar completamente o puede ser solamente modificaciones puntuales. Hay que esperar el desarrollo de esto. Sectores oposicionistas han tratado de generar expectativas.

—Aclarado el punto, ¿qué proyectos de leyes trabajan en la Comisión Permanente Poder Popular y Comunicación?

—Hay un proyecto que está en nuestra agenda legislativa que es la ley de redes sociales. Las redes sociales en nuestro país están normadas solamente en dos artículos establecidos en la Ley de Responsabilidad Social en Radio y Televisión. No hay un desarrollo de una normativa que permita la regulación del uso y funciones de las redes sociales.

—¿Cuáles son las consecuencias que se derivan de esa ausencia de ley?

—Cuando hay un reclamo, por ejemplo, relacionado a situaciones con cualquier red social, no tienen representación en nuestro país, tienes que hacerlo por correo electrónico y esperar el tiempo que a ellos les dé la gana. Si le suspenden la cuenta a alguien, no tienen a dónde dirigirse. En este momento todo se maneja por las redes sociales.

—¿Qué avances tienen en el debate de ese proyecto?

—Está delegada a una subcomisión de siete diputados que dirige el diputado Ricardo González y están trabajando la propuesta para presentársela a la Comisión y una vez que ésta apruebe elevarla a la junta directiva para su entrada. Este miércoles 29 de junio está previsto que la subcomisión presente el resultado de la construcción de ese instrumento.

—¿Es necesario en Venezuela una regulación de las redes sociales?

—Yo creo que sí; sobre todo en estos momentos difíciles por los que estamos atravesando con las redes sociales; con cosas que llaman el bullyng, que le ha costado vida a estudiantes venezolanos, que ha generado tantas situaciones.

—Por salud mental es necesario una legislación en esa materia, de acuerdo a su análisis.

—Creo que en este momento el país está requiriendo ese tipo de acciones. Quizás no llegar a los extremos de España, donde la legislación es peor, porque si tú te llegas a una red social a decir cualquier cosa mínima sobre el rey, sobre la monarquía, bueno inmediatamente tienes a los servicios de inteligencia y seguridad allanándote la casa y metiéndote preso. No creo que vayamos a llegar a esos niveles, pero sí creo que hay que regular las redes sociales. Y regular no es controlar, aclaro.

—En ese contexto, ¿está garantizada la libertad de expresión?

—Siempre ha estado garantizada. Y el que crea que no ha estado garantizada que recuerde el 12 de abril de 2002 donde hubo exceso de libertad de expresión.

—¿Qué otra ley trabaja la Comisión?

—Una de las leyes del Poder Popular, que es el proyecto de ley de contraloría social. Esa ley la hemos venido trabajando con el Ministerio Público y la Contraloría General de la República a los fines de darle más elementos al Poder Popular para combatir un flagelo tan odioso y que tanto daño le ha hecho al país como es la corrupción.

—¿Qué se quiere con ese proyecto de ley de contraloría social?

—En ese proyecto venimos planteando fundamentalmente visibilizar el ejercicio contralor en el desarrollo de la cotidianidad. Te pongo un ejemplo, si yo soy un alcalde y decido invertir en una obra en una comunidad, yo debo informarle a esa comunidad en qué consiste la obra, cuál es el alcance, cómo son los materiales; de manera tal que la gente ejerza su función contralora.

—Hay dos eventos recientes, uno de ellos es la gira que acaba de finalizar el presidente Nicolás Maduro.

—La gira presidente Nicolás Maduro es una repuesta contundente a un intento de dominación del imperialismo norteamericano, que convocan a la Cumbre de las Américas la cual busca ratificar su posición hegemónica. El presidente Joe Biden convoca a esa cumbre con esa intención, no había mayor contenido. En ese contexto, fue muy oportuna la gira del presidente Maduro para ratificar la hermandad entre los pueblos y el propósito de la revolución bolivariana que es darle calidad de vida a los venezolanos.

—El otro hecho reciente es el triunfo de Gustavo Petro en Colombia. ¿Cuál es la significación para la región?

—El hecho de que haya cesado en el poder el uribismo, un modelo político que le trajo a Colombia más violencia, crecimiento en sus índices de producción de drogas, la entrega de su territorio para la colocación de bases militares… es un mensaje del pueblo colombiano al mundo, un mensaje del cansancio, del agotamiento de ese modelo, de esa forma de hacer política y de la necesidad de encontrar nuevas relaciones y formas de gobernar. Eso le trae a la región tranquilidad y nuevas luces. Creo que es un golpe fuerte y contundente para el imperialismo y sus ansias de dominación.

—Desde la AN también se le ha dado un impulso al diálogo con sectores de la oposición. Recientemente comenzó una nueva etapa de ese diálogo. ¿Cómo va eso?

—Hay un sector de la sociedad que no comulga con nuestro proyecto político y el presidente Nicolás Maduro ha sido el que ha colocado la primera piedra para el diálogo para el encuentro, el debate. Nosotros hemos propuesto en cualquier cantidad de oportunidades resolver nuestras diferencias a través de elecciones. Y hoy, mientras que tú y yo estamos conversando acá, están en México las delegaciones de la Revolución Bolivariana y las del sector oposicionista para seguir conversando y tratar de conseguir puntos de encuentro.

—¿Qué puntos se debaten?

—Esos puntos se basan fundamentalmente en el respeto a la institucionalidad, el respeto al texto constitucional y a los planteamientos establecidos en la democracia venezolana.

—¿Ya están en México?

—Sí. Están en este momento (miércoles 22 de junio 2022) en México. Eso es público. Ayer el diputado Rodríguez no presidió la sesión porque estaba en México.

—¿Qué expectativas tiene usted de esta nueva ronda de diálogos?

—Te voy a hablar a título personal. No pudiera hablarte a título de la institucionalidad del parlamento, ni del Gobierno nacional. Yo, tengo pocas expectativas, tengo poca credibilidad de esos sectores oposicionistas, porque creo que esos sectores no van al diálogo con sinceridad. No van al diálogo con expectativas de construcción de país; sino que van al diálogo simple y llanamente con un guión que le monta su jefe imperial para tratar de descalificar. La economía norteamericana creo que está en su peor momento y ellos están muy desesperados en el entendido de que se han involucrado en esta guerra de una manera indirecta entre Rusia y Ucrania.

—¿Cuáles pudieran ser las consecuencias de ese desespero?

—En ese desespero han ordenado nuevamente a sus lacayos que vayamos a la mesa de diálogo; pero no hay, a mi modo de ver, una sinceridad de parte del sector oposicionista, no hay una sinceridad en los planteamientos, no creo que vaya a haber mayores avances. Pero bueno, en todo caso dejemos que, culminada la gira, sea el presidente de la Comisión, el camarada Jorge Rodríguez, quien nos informe de cuáles son los avances.

Al detal

  • ”El presidente Nicolás Maduro viene de una parroquia popular como lo es El Valle y de una profesión denigrada por muchos, conductor de una unidad de transporte, conoce las necesidades del pueblo. Y en ese contexto, ha logrado armonizar espacios de encuentro a través del diálogo como nunca hemos tenido en la historia contemporánea”.
  • “Esta Comisión, que se llama Poder Popular y Comunicación, tiene que ver con todas las expresiones de organización, que va desde una organización deportiva, un consejo comunal, la agrupación de sectores de la sociedad por un interés común y la posibilidad de agremiarse”.
  • “La Comisión igualmente trata sobre los medios de comunicación; la comunicación en general, desde la cotidianidad, el día a día, las acciones que desarrollamos para hacer el ejercicio de ese derecho humano que es el derecho a comunicarnos, hasta la transmisión de esa información. Allí tenemos que ver con medios de comunicación, instancias como las que se encarga de las telecomunicaciones, con las operadoras telefónicas, porque todos estos son mecanismos que facilitan la comunicación. Somos 19 diputados, me corresponde ser el presidente y Tania Díaz la vicepresidenta”.

Deja un comentario