Enrique Márquez: Espero que la mesa de diálogo en México se reanude muy pronto

De visita oficial a Últimas Noticias, Enrique Márquez, vicepresidente del Consejo Nacional Electoral, recordó aquellos tiempos del primer periodo de la Asamblea Nacional entre 2000 y 2005 cuando le tocó ocupar una curul. Reconoce que los hechos del 11 y 12 de abril de 2002 cuando fue derrocado brevemente el entonces presidente Hugo Chávez, interrumpieron el naciente proyecto político y trajo “violencia social”.

A su llegada al edificio sede del Grupo Últimas Noticias lo recibió su presidente Felipe Saldivia junto a Alberto Cova director de Contenido y Simón Osorio, uno de los jefes de Redacción. Minutos más tarde se incorporó Joselin Díaz, presidenta de la Cámara de Periódicos de Venezuela.

El rector les dijo que su visita era para presentar el proyecto de reglamento que regirá la campaña en las megalecciones del 21 de noviembre. “Son normas muy sencillas”, apuntó. “Pero el CNE solo no puede, por eso buscamos el apoyo de los medios”, acotó.

Márquez insistió mucho en la búsqueda del equilibrio durante la cobertura de los distintos actos de la campaña que comienza el 28 de octubre. “El equilibrio político sabemos cómo hacerlo, tenemos esa responsabilidad histórica”, comentó Saldivia quien aprovechó para preguntarle al vicepresidente del CNE por el impase suscitado a raíz de las declaraciones del alto representante de la Unión Europea, Josep Borrell.

“Está a punto de superarse”, contestó Márquez. Efectivamente la tarde de ese lunes el ente comicial difundió un comunicado dando por saldado el asunto. “Pasamos de una Venezuela sancionada a una Venezuela vista con otros ojos y eso es positivo”, reflexionó el rector.

Enrique Márquez, ingeniero electricista, viene de luchas estudiantiles en la Universidad del Zulia de donde luego saltó al partido Causa Radical y posteriormente a Un Nuevo Tiempo. Antes de ser designado rector del CNE estuvo como primer vicepresidente de la Asamblea Nacional entre 2016 y 2017, un Poder Legislativo controlado por el bloque opositor.

—¿Qué normas contiene el reglamento de la campaña electoral?
—Son unas normas muy sencillas donde se establecen los límites en radio y televisión, publicación en prensa. También establecen por primera vez un asomo de preocupación por lo que ocurre en el mundo digital.

—Unas normas sencillas para unas megalecciones.
— Esto no es una elección sencilla; quizás unas de las elecciones más complejas que se han hecho en Venezuela, porque la megaelección que se intentó en el año 2000 fue frustrada. De tal forma que el desenvolvimiento de tantos actores es un reto para el CNE a la hora de establecer controles. Estamos conscientes de eso.

—¿Hasta ahora cómo marcha el proceso electoral del 21de noviembre?
—En lo personal considero que el proceso electoral va por muy buen camino. Técnicamente no tengo ninguna duda de lo que estoy diciendo. Hay problemas que ha habido con habilitación de partidos y candidatos. Problemas que son fruto de la historia de los últimos tiempos. Venezuela viene de una guerra política y allí hay muertos y heridos.

—La tarjeta de la MUD fue habilitada y está participando.
—La habilitación de la MUD fue un gesto importante para que la oposición participe. Y la MUD está participando a través de esa tarjeta, mucha gente de la oposición tradicional.

—Las megaelecciones se presentan luego de que un sector opositor ensayara una “presidencia interina” como forma de acceder al poder. ¿Qué significado tiene para usted esa elección del 21 de noviembre?
—En lo personal estoy convencido de que esta quizás no es una elección con la importancia de una elección presidencial, pero en mi opinión es un punto de inflexión en la política. La mayoría de la oposición está participando y creo que eso es un logro. Y de allí debe surgir un camino de entendimiento, de diálogo que permita llegar a la solución de la peor crisis que tenemos, que es la crisis política; porque partiendo de esa se genera la crisis económica y social. Hay que resolver. Allí soy muy autocritico y sostengo que el principal responsable de la crisis que vive nuestro país es la clase política de un lado y de otro. Porque no hemos tenido la decisión de ponernos de acuerdo. Creo que este proceso electoral es para eso. Así espero.

—¿Cómo observa a los candidatos que a su vez ejercen funciones gubernamentales?
—La mayoría de las misiones de observación durante los últimos años muestran preocupación por el ventajismo oficial. Y ahora tenemos 335 alcaldes y 23 gobernadores que algunos no van a la reelección pero su partido sí. Y hay la tendencia a usar los recursos que son de todos los ciudadanos para un beneficio partidista. Yo manejo eso con mucho cuidado pero no puedo dejar de mencionarlo. Es un proceso de educación. No hay democracia perfecta en el mundo; creo que la democracia se construye paulatinamente y los medios de comunicación tienen mucho que ver, porque son vehículos para el equilibrio.

—¿Cómo concibe ese equilibrio que usted pide a los medios de comunicación?
—El equilibrio, esa es una de las cosas que más me gustaría resaltar. Que los medios puedan ser utilizados de manera igualitaria por todos los factores que están en pugna y es difícil porque hay muchas pugnas. La idea es que exista la posibilidad de que todas las candidaturas tengan algo en la ventana pública. Ya ustedes sabrán ubicarse para encontrar las claves de ese equilibrio. Es imposible un equilibrio perfecto porque en este caso la oferta es gigantesca.

—¿Qué le aconseja a los candidatos?
—Me permito hacer una reflexión general sobre la política moderna. Algunos no se han dado cuenta que llegó la modernidad de la comunicación política. Antes podían camuflajearse entre zonas grises; pero hoy en día es muy difícil. Hoy en día el valor de la transparencia en la comunicación política es real y que se debe construir pues es muy difícil mantenerse en los grises porque la opinión pública te atrapa. La transparencia lo es todo: asumir lo que se tenga que asumir de una manera rápida porque si no te vuelven trizas.

—Por primera vez viene a Venezuela una misión de la Organización de las Naciones Unidas a un proceso electoral. ¿Exactamente en qué consistirá esa observación?
—Ellos no suelen enviar misiones de observación electoral. Pero están enviando es un grupo de expertos para hacer observación técnica. Nosotros los invitamos. El CNE a través de su presidente le envió una correspondencia al secretario general de la ONU, Antonio Guterres y éste pidió que viniera una misión exploratoria, la cual vino. Y en estos días está definiendo el formato para enviar al grupo de expertos. Tenemos esa buena noticia en puertas, igual que el Centro Carter y el mantenimiento de la Unión Europea. Creo que allí hay un trípode importante en cuanto a la opinión pública internacional.

—¿Cómo interpreta la presencia de una misión electoral de la Unión Europea en Venezuela toda vez que habían desconocido al gobierno?
—Es la primera vez que ellos vienen como observadores a una elección regional. Y la última vez que vinieron a unas elecciones en Venezuela fue en año 2006, hace 15 años. Eso es un hecho fundamental de ver, porque el hecho de que vengan significa que la comunidad internacional está mirando de otra manera a Venezuela. Pasamos de una Venezuela que la comunidad internacional pensaba que estaba perdida dentro de los conflictos, sancionada, a una Venezuela vista con otros ojos. El hecho de que la Unión Europea venga puede tener muchas lecturas políticas, pero todas son positivas.

—¿La presencia de ese “trípode” en los venideros comicios logrará zanjar las dudas que se tiene a nivel internacional sobre la democracia en Venezuela?
—Creo que eso va a depender mucho de lo que haga cada actor político. En este caso, el CNE tendrá su responsabilidad y en consecuencia hay que trabajar; es decir, nosotros no tenemos garantizada que la opinión pública nacional e internacional crea en lo que estamos haciendo. Nosotros no tenemos un cheque en blanco. Tenemos que hacer algo todos los días porque la elección sea mejor.

—¿Y qué papel le asigna usted a los partidos en ese “hacer algo para que la elección sea mejor”?
—Hay que entender que los partidos políticos solo existen en cuanto al cumplimiento de su objetivo principal que es la lucha democrática. No hay partidos políticos que se dediquen a una lucha por el poder fuera de la democracia, por lo menos no en el mundo moderno. En Venezuela los partidos tienen que entender eso: que están hechos para la lucha democrática. Tenemos que buscar mediante la participación virtuosa de todos construir una elección que pueda ser evaluada por los venezolanos primero como una elección transparente y que esa evaluación conlleve a la participación masiva y por los partidos políticos nuestros, que puedan aceptar la derrota cuando ésta se les presente. La democracia la construye el derrotado.

—Sectores de oposición siempre pedían unas elecciones “libres y justas”. ¿Estamos en presencia de unas elecciones libres y justas?
—Creo que no hay democracia perfecta, lo he dicho antes. Y la búsqueda de una elección y una democracia perfecta pasa por muchas etapas y ésta es una etapa de la democracia venezolana. Cada quien tiene que colocar su grano de arena.

—¿Los eventos suscitados alrededor del traslado a Estados Unidos de Alex Saab cree que perturbarán el proceso electoral en puertas?
—Yo espero que no. Espero que la Mesa de Diálogo en México se reanude muy pronto y que este episodio sea superado en función del beneficio de todo el pueblo venezolano. Porque el camino que puede trazarse desde la Mesa de Diálogo en México es un camino de entendimiento y creo que es el único camino posible.

—En su criterio, ¿cuáles serían las consecuencias si esa Mesa de Diálogo permanece suspendida en el tiempo?
—Si esa Mesa llegara a fracasar, pues las consecuencias, en mi opinión, pudieran ser muy serias para la política venezolana. Y entendiendo que, la crisis económica y la crisis social de nuestro país son consecuencia de la crisis política, entonces no encontraríamos, no tendríamos a la mano un sendero, un camino propicio precisamente para abatir la profunda crisis social que nosotros tenemos.

—¿Cómo restablecer esa Mesa?
—Tenemos que buscar la forma, tenemos que buscar la manera para que la experiencia en México pueda reanudarse y tener una Mesa de Diálogo, que yo no la percibo como que tengamos que presionarla para que tenga un resultado inmediato. Creo que tiene que tener los resultados necesarios para el país. No creo que la mesa de México pueda ser vista como una mesa para que un factor acceda al poder y otro salga del poder.

—¿Qué debemos esperar entonces?
—Creo que tiene que ser una mesa donde se construyan las bases de rescate institucional que permitan ir en pos de una democracia más robusta. Es un camino que tenemos que transitar todos, porque está demostrado que el ‘quítate tú pa’ ponerme yo’ es un problema. Es un problema de enfoque para una negociación. La negociación tiene que tener por delante al país, las instituciones del país y al venezolano. Por lo tanto tenemos que ofrecer, se debe ofrecer en la mesa de México resultados que puedan sostenerse en el tiempo para la reconstrucción de la democracia en Venezuela.

—Usted, independientemente de lo que ocurra en la mesa de México ¿se va a mantener como rector del CNE?
—Claro. La vida no se acaba, el país tampoco, la sociedad venezolana mucho menos. Yo creo que tenemos que ser perseverantes en lo que creemos y en este caso creo profundamente en que el único camino es el entendimiento y desde el CNE abogo por el entendimiento todos los días, por el diálogo, por la comprensión de la situación actual. Yo no milito en ningún partido, soy árbitro, soy rector del CNE, pero me atrevo a decir que soy militante del realismo radical.

—¿En qué consiste esa corriente?
—El tener los pies en la tierra. Eso es fundamental para cada venezolano en este tiempo. Igual que un padre de familia tiene que tener los pies en la tierra para levantar a su grupo familiar, también lo tiene que tener un político para impulsar un país.

—¿Cuál es el estatus del proceso electoral al día de hoy 19 de octubre?
—Ya estamos en la recta final, ya la data de electores y candidatos se cerró; estamos produciendo máquinas, la feria electoral arranca en estas próximas horas, la campaña arranca en una semana con lo cual lo que viene es la distribución de los materiales electorales. Es una campaña corta en la cual habrá fiscalización electoral.

—¿Cómo se desarrollará esa fiscalización de la campaña electoral?
—Vamos a desplegar 3.000 fiscales en todo el país para que vigilen el desarrollo de la campaña en cada circunscripción y de esa forma tener las denuncias a tiempo para poder parar cualquier desviación. Esperamos que las denuncias sean pocas y que el cumplimiento de la ley sea masivo.

—¿Medidas de bioseguridad?
—Todas. Cada partido tiene que tomar en cuenta eso para su campaña y el CNE lo toma en cuenta para la feria electoral, todo su personal está adecuadamente protegido y para proteger al elector que se acerca; igual los fiscales que estarán desplegados en la calle también van con sus implementos de bioseguridad. Y en cada centro de votación estaremos tomando las medidas para que haya el distanciamiento social de modo que la pandemia no se convierta en obstáculo.

—Como dice usted, esta elección es “una oportunidad que no debe perderse”
—No debe ser perdida. La clase política ha vapuleado el voto como elemento de cambio. Yo, lejos de eso, digo que es el único instrumento que el pueblo tiene en sus manos. Algunas personas han pensado en el pasado que puede haber soluciones mágicas o importadas. Yo sostengo que la solución es muy venezolana y es el voto. El voto para poder ir cambiando al país y a la venezolana a su vez, para entendernos entre nosotros. Un país dividido jamás puede lograr sus objetivos de progreso. Jamás. Podemos tener todas las diferencias que queramos pero somos venezolanos todos; tenemos que buscar la forma de entendernos y en esa búsqueda encontrar precisamente esos valores que compartimos. Y, obviamente, han ocurrido tantas cosas que tendrá que haber algunas medidas transicionales para olvidar, para sanar.

Al detal

  • “Esta será una campaña corta pero muy intensa. Pero creo que si lo hacemos bien, esto puede ser un eslabón de una cadena de hechos afortunados que nos lleven en el mediano plazo a poder reconstruir la política venezolana, constructiva y no destructiva entre nosotros”
  • “Lo que tenemos hoy es lo equivalente a un país en guerra, que ha pasado por una guerra. Y de hecho ha sido una guerra política, pero guerra al fin y al cabo. Una guerra de varios bandos, que al final creo que hay que evitar. Ante todo hay que buscar un punto medio y un entendimiento”
  • “Nos gustaría ver una elección donde los funcionarios públicos no se involucren en campaña electoral; desde el más alto rango del funcionariado público hasta el más bajo, porque eso es lo que dice la Constitución y si está escrito allí es porque son reglas básicas para mantener la república. En ese sentido hay muchas cosas que hacer, no solo el CNE, sino también los actores políticos y gubernamentales”.
 

Enlaces patrocinados