Escoriaciones, quemaduras y golpes presentaba cadáver de Acosta Arévalo

La Unidad Criminalística del Ministerio Público practicó la autopsia al cadáver de Rafael Ramón Acosta Arévalo, quien murió el pasado 28 de Junio en el hospital militar “Vicente Salias” ubicado en Fuerte Tiuna. Resultados preliminares de la necropsia de ley arrojó que el cadáver de Acosta Arévalo presentaba hemorragias internas (en el aparato digestivo, en el cuello, el colon), fracturas en los costados y tromboembolismo pulmonar, es decir, arterias obstruidas por un coagulo sanguíneo, según documento al que tuvimos acceso.

La causa de muerte fue por “edema cerebral severo debido a la insuficiencia respiratoria aguda, debido a tromboembolismo pulmonar debido a rabdomiolisis por politraumatismo generalizado”.

Pero antes de practicársele la autopsia, el cadáver fue chequeado por funcionarios adscritos a la División de Investigación de Homicidios del Cicpc quienes constataron múltiples escoriaciones, contusiones, fracturas y hematomas, dice el acta inicial de investigación penal.

Hasta hoy al mediodía el cadáver de Acosta Arévalo permanecía en la morgue de Bello Monte.

Enlaces patrocinados