Estados Unidos planifica hacerse de la gasolina iraní que viene hacia Venezuela

Buques iraníes traen combustible a Venezuela. Foto: Wilmer Errades

El juez federal de distrito James Boasberg presentó una demanda de decomiso civil este miércoles por la noche en la corte federal del Distrito de Columbia, alegando que la venta de gasolina iraní a Venezuela fue organizada por Mahmoud Madanipour, un hombre de negocios relacionado con el Cuerpo de la Guardia Revolucionaria de Irán, que a ojos de la administración Trump, está calificada como una organización terrorista.

Alireza Miryousefi, portavoz de la misión iraní ante las Naciones Unidas, dijo que cualquier intento de Estados Unidos para evitar el comercio legal de Irán con cualquier país de su elección sería un acto de «piratería, pura y simple».

«Esta es una amenaza directa para la paz y la seguridad internacionales y en contravención del derecho internacional, incluida la Carta de la ONU», dijo en un comunicado.

La administración Trump ha aumentado la presión sobre los propietarios de barcos para que cumplan con las sanciones contra adversarios estadounidenses como Irán, Venezuela y Corea del Norte.

Estas acciones legales reflejan el intento de la Casa Blanca por romper las estrechas relaciones entre Venezuela e Irán, países fuertemente sancionados por Estado Unidos.

El jueves, la Oficina de Control de Activos Extranjeros (OFAC) del Departamento del Tesoro de los Estados Unidos levantó las sanciones a ocho buques que recientemente se descubrió que transportaban crudo venezolano. La medida siguió a un intento de subasta el miércoles por parte de alguaciles federales en Houston de 100,000 barriles de gasolina incautados de un barco gestionado por Grecia cuyo propietario sospechaba que la carga se dirigía hacia Venezuela. Ninguna de las cinco partes en la subasta aceptó la oferta mínima de $ 2.5 millones, reporta AP.

Los cuatro petroleros mencionados en la denuncia presentada el miércoles, Bella, Bering, Pandi y Luna, transportan actualmente a Venezuela 1,1 millones de barriles de gasolina obtenidos a través de arriesgadas transferencias de barco a barco, alegan los fiscales. De los cuatro, el Bella navega actualmente cerca de Filipinas, según muestran los datos de seguimiento de barcos, mientras que el Pandi parece haber apagado su sistema de seguimiento satelital el 29 de junio después de haber pasado dos semanas entre Irán y los Emiratos Árabes Unidos. Los otros dos fueron vistos por última vez en mayo: el Bering cerca de Grecia y el Luna navegando entre Omán e Irán.

Una de las compañías involucradas en el envío a Venezuela, el Grupo Avantgarde, estaba vinculada anteriormente a la Guardia Revolucionaria e intenta evadir las sanciones de Estados Unidos, según los fiscales.

Irán envió a principios de junio 2020 una flota de cinco petroleros a Venezuela y prometió más suministros si así lo solicitare. Todos los barcos iraníes fueron escoltados por la Fuerza Armada Nacional Bolivariana después que Estados Unidos anunció que estaba considerando opciones para responder a las entregas.

Antecedentes:

Gracia 1 es un barco que fue incautado el año pasado por Gran Bretaña tras acusaciones estadounidenses de que transportaba petróleo a Siria. Irán negó los cargos y el Grace 1 fue finalmente liberado. Sin embargo, la incautación desencadenó un enfrentamiento internacional en el que Irán incautó también a un buque con bandera británica.

Enlaces patrocinados