Hoy se cumplen 3 años del atentado contra el presidente Nicolás Maduro

Foto: Archivo

La tarde del 4 de agosto de 2018, en la avenida Bolívar de Caracas, se desarrollaba un desfile militar para celebrar el 81 aniversario de la Guardia Nacional Bolivariana. Presidiendo el acto se encontraba el presidente Nicolás Maduro acompañado de importantes figuras del Ejecutivo y del Alto Mando Militar.

Cerca de las 5:30 de la tarde, un dron DJI Matrice 600 – portador de una carga de explosivos C4 y perdigones – explotó mientras sobrevolaba el lugar. Mientras los cuerpos de seguridad actuaban para resguardar la vida del presidente Maduro y de los presentes en el lugar, un segundo estallido ocurrió a 400 metros de allí, en el edificio Don Eduardo, acción que confirmaba que se trataba de una acción coordinada para ejecutar el magnicidio.

Las primeras pesquisas determinaron que se trató de un magnicidio en grado de frustración en contra el Jefe de Estado, direccionado también hacia el Alto Mando Militar, el Alto Gobierno y los representantes de los Poderes Públicos que presidían el desfile. El fin último de esta acción era generar una situación de caos y tomar el poder político.

Detrás de este atentado se encontraban personalidades de la ultraderecha venezolana apoyadas por Washington, quienes le encomendaron a bandas criminales que operan en Colombia la ejecución del plan, que contaba con un alto financiamiento desde los EEUU.

Lo que arrojaron las investigaciones

Transcurridos los primeros 10 minutos de la primera explosión, se activaron 80 puntos de seguridad en la ciudad capital, donde los cuerpos de inteligencia comandados por el Ministro del Poder Popular para la Justicia y Paz de aquel entonces, M/G Néstor Reverol, detuvieron a dos de los autores materiales del atentado: Argenis Gabriel Valera Ruíz, alias “El Ingeniero” – fue quien operó el dron – y Juan Carlos Monasterios, alias “Bonds”. Las investigaciones determinaron que desde los EEUU Osman Alexis Delgado, alias “Halcón 2”, dirigía la operación.

Más tarde, el 7 de agosto fue comprobada la participación de Julio Borges, Juan Requesens y Fernando Albán, quienes fueron imputados por la Fiscalía bajo el cargo de homicidio intencional calificado en grado de frustración en contra del Presidente Nicolás Maduro.

Este intento de magnicidio de agosto de 2018, forma parte de una larga lista de acciones terroristas cuyo objetivo es derrocar el gobierno constitucional del presidente Nicolás Maduro, siendo la llamada “Fiesta de Caracas” ejecutada el pasado mes de julio desde la Cota 905 la más reciente de ellas.

 

ENLACES PATROCINADOS

				
					<div class="fb-comments" data-href="<?php the_permalink(); ?>" data-width="100%" data-numposts="5">&nbsp;</div>
				
			
WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com