La develada injerencia gringa en las elecciones venezolanas

Acusan a Rusia de intervencionismo mientras lo practican en Venezuela.

Desde la llegada del comandante Hugo Chávez, Venezuela es blanco de la intervención que emprende la Casa Blanca contra quienes no siguen el camino que ella traza. Si bien destaca la injerencia a través de las medidas coercitivas unilaterales, hay formas más sutiles de quebrar voluntades y cambiar el curso de la historia.

“Tenemos el Ejército más fuerte del mundo y en ocasiones tenemos que torcer el brazo a los países si no quieren hacer lo que queremos a través de métodos económicos, diplomáticos y a veces militares”, expresó el ex presidente estadounidense Barack Obama en febrero de 2015 y un mes después firmó la orden ejecutiva en la que declaró “emergencia nacional” por la amenaza “inusual y extraordinaria” a la seguridad y política exterior que, según su administración, representa Venezuela para la potencia militar y económica más poderosa del mundo.

A esa medida que además buscaba disuadir a los países que intenten tomar sus propias riendas, Obama sumó otra menos directa: “al entrenar a las fuerzas de oposición (en Venezuela) para que usen Facebook contra el partido del presidente Nicolás Maduro”, como lo reveló a finales del mes pasado la revista política estadounidense Jacobin.

Y es que por la Ley de Libertad de Información de EEUU (Foia por sus siglas en inglés), la revista accedió a documentos oficiales “que ilustran cómo el gobierno (de Obama) desarrolló un programa centrado en el uso de Facebook para ayudar a la oposición venezolana en las municipales de 2013 y las legislativas de 2015”, y cabe preguntarse si los comicios de este año están libres de esta práctica.

En el reportaje describen cómo el Fondo Nacional para la Democracia (NED por sus siglas en inglés) es “una agencia gubernamental creada por la administración (de Ronald) Reagan, que proporcionó casi $300,000 para el Instituto Nacional Democrático (NDI por sus siglas en inglés) para un programa titulado Venezuela: Capacitación mejorada y habilidades de comunicación para activistas políticos”.

Paradójicamente, el Partido Demócrata acusó al año siguiente, cuando Donald Trump ganó la presidencia de Estados Unidos, a Rusia de injerencia a través de plataformas digitales para influir en electores y derrotar a su candidata Hillary Clinton; y esa narrativa continúa vigente acusando a Moscú.

En el trabajo periodístico se insiste en cómo “la indignación por la supuesta intervención rusa en las campañas electorales estadounidenses no ha cesado” y cuestiona “¿por qué, entonces, está permitido que el Gobierno de Estados Unidos se involucre en un comportamiento partidista explícito en el extranjero?”

La estrategia

Bajo la premisa de un presunto control del Gobierno nacional sobre los medios, la NED asegura, en el documento revelado, que los opositores en el país y “los activistas políticos tienen desafíos particulares para comunicarse con los ciudadanos, organizar y movilizar a sus partidarios” y señala a las redes digitales cómo las más útiles contra el Gobierno de Maduro.

Llamó cuidadosamente “activistas independientes” a la oposición y diseñó un programa para la Mesa de la Unidad Democrática (MUD) de cara a los comicios municipales de diciembre de 2013 y legislativos de 2015, esto aprovechando el fallecimiento del comandante Chávez en marzo de ese año y el estrecho margen con el que el presidente Maduro ganó la presidencia a sólo un mes de la desaparición física del líder.

Según la NED “la oposición (de Venezuela) no estaba equipada en ‘el uso de las redes sociales y otras tecnologías de la información y la comunicación (TIC)’” y “en respuesta financió al NDI para brindar varios servicios a la oposición venezolana”, explican en el reportaje.

La táctica

“En primer lugar, el NDI planeó y organizó ‘un seminario fuera de Venezuela sobre el uso de la tecnología y las redes sociales para la participación y la participación ciudadana’, creó una ‘Caja de herramientas virtual’ alojada en un sitio titulado Red Innovación, también financiado por la NED, que ofrece un ‘curso en línea personalizado de desarrollo de capacidades sobre una variedad de temas relacionados con la innovación política’. El sitio y sus cursos permanecen activos (para noviembre de 2021)” asegura Jacobin; y muestra la hoja del documento de donde extrajo los datos.

Luego, continúa el reportaje, “el personal del NDI organizó una ‘sesión de revisión de estrategias a más largo plazo para mantener el contacto con los ciudadanos y mejorar su capacidad para comunicarse y difundir información utilizando las TIC’. Además, el NDI contrató a un consultor ‘para brindar capacitación continua a los participantes del programa’”, explica.

La investigación señala cómo la MUD usó técnicas de Big Data para movilizar “una base de datos de votantes que identificó y apuntó a los votantes” 2015 y pudo “extrapolar conclusiones sobre inclinaciones partidistas para grandes porciones del electorado, calcular la probabilidad de que un votante sea un partidario del Psuv, un partidario de la MUD o un votante indeciso”, se lee en el texto y “la forma específica en que la MUD usó Facebook para llegar a estos grupos”.

En Facebook la MUD dirigió mensajes acordes a las inclinaciones políticas, “con mensajes de promoción del voto” para sus partidarios y “con información sobre los candidatos del Psuv diseñada para atraerlos al otro lado del pasillo” para los cercanos al chavismo. “Identificó a 8,5 millones de votantes en Facebook y los apuntó con mensajes igualmente específicos” y las métricas de Facebook dieron cuenta del éxito del plan.

“Para el día de las elecciones, la campaña llegó a 6,3 millones de votantes y 2,9 millones de votantes habían interactuado con el contenido de Facebook de la campaña al menos una vez”.

¿Quién canta victoria? De los elementos que evidencian la intervención gringa, destaca que, según el informe del Instituto Nacional Democrático que la ha desclasificado, éste se atribuyó el triunfo de la MUD y dijo que su trabajo con las redes y la Big Data “finalmente jugó un papel importante en su rotunda victoria en las elecciones de 2015”.

El NDI describe la victoria opositora como fruto del “esfuerzo de dos años para capacitar a los miembros de la MUD en el uso de las redes sociales en su campaña contra el Psuv” e invita constatar “como se detalla (el intervencionismo de Washington) en la subvención que recibieron de la NED”.

Datos personales – Arma política

La plataforma escogida por el NID para su intervención en Venezuela a favor de la MUD en 2013 y 2015 fue Facebook, y a la luz del caso por el que la Comisión Federal de Comercio de Estados Unidos condenó al gigante tecnológico a pagar $5.000.000.000 luego de que compartió inapropiadamente los datos confidenciales de 87 millones de usuarios con la firma de consultoría política Cambridge Analytica, no resulta sorprendente que esa red proveyera la Big Data para la injerencia electoral.

Jacobin refiere cómo “activistas de todo el mundo han utilizado Facebook, Twitter y otros medios en línea para transmitir mensajes, coordinar protestas e incluso derrocar gobiernos”, al tiempo que destaca la “crisis de Facebook” acusada por EEUU de promover injerencia rusa en las elecciones de ese país, la propagación de la desinformación respecto al supuesto fraude que cantó Trump en 2020 y por ende la señalan como corresponsable del ataque al Capitolio en enero de 2021.

 

ENLACES PATROCINADOS

				
					<div class="fb-comments" data-href="<?php the_permalink(); ?>" data-width="100%" data-numposts="5">&nbsp;</div>