La Usaid no sabe qué hicieron con la plata

Foto Archivo

Tras auditar los más de 507 millones de dólares que la Casa Blanca ha invertido para presionar un cambio de régimen en Venezuela, la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo (Usaid por sus siglas en inglés), denunció en el reporte titulado Procesos mejorados y requerimientos del implementador son necesarios para los desafíos y riesgos de fraude en la respuesta de Usaid con respecto a Venezuela del manejo turbio de lo que llaman la crisis migratoria de venezolanos en 6 países, por parte de los gobiernos de las naciones receptoras, y cómo en 2019 las políticas del Departamento de Estado de EEUU fueron “(1) apoyar la legitimidad de Guaidó como presidente interino de Venezuela y (2) aumentar la presión sobre Maduro para que renuncie como presidente”. Y que la “Usaid priorizó la ayuda en coordinación con el presidente interino”, por lo que no pudo hacer seguimiento efectivo a los recursos asignados.

Se detalla en el documento “la firma de un Acuerdo de Subvención de Objetivos de Desarrollo por $200 millones hasta el año fiscal 2024” y que “los fondos de Usaid totalizaron $507 millones para los años fiscales 2017-2019, con $260 millones para asistencia humanitaria (que supuestamente manejarían los gobiernos de los seis países para atender a migrantes venezolanos) y $247
millones para la asistencia al desarrollo”, lo que manejó directamente el equipo del ex diputado Guaidó.

La auditoría nombra, por ejemplo, la compra de “alimentos suplementarios listos para usar que la Oficina de Asistencia para Desastres en el Extranjero (Ofda por sus siglas en inglés) y la Oficina de Alimentos para la Paz (FFP por sus siglas en inglés) ya habían determinado que eran innecesarios, porque el estado nutricional de los niños venezolanos no justificaba su uso en ese momento”.

También detalló cómo la Casa Blanca pidió “que ajustaran sus decisiones de adjudicación para reforzar la credibilidad del Gobierno provisional (de Guaidó)”, y entregar el dinero para uso político y no humanitario.

“La Ofda financió dos solicitudes de una organización no gubernamental venezolana, en parte, porque la Oficina del Administrador consideraba que la organización apoyaba los intereses de política exterior del Gobierno de los Estados Unidos en Venezuela”, se lee en el informe.

Posteriormente, advierte que “esta organización (cuyo nombre jamás se precisa) nunca había recibido fondos de Usaid, y la Ofda no sabía si tenía la capacidad de cumplir con los requisitos legales y financieros de Usaid”. Sin embargo, se le entregó el dinero que ahora no logran justificar.

Además, se lee en la auditoría que “los funcionarios (entrevistados para ella) declararon que el progreso se vio obstaculizado por la debilidad de la planificación estratégica, la superposición de programas y los intereses contrapuestos”.

 

ENLACES PATROCINADOS

				
					<div class="fb-comments" data-href="<?php the_permalink(); ?>" data-width="100%" data-numposts="5">&nbsp;</div>