Leopoldo López: imagen de la violencia como estrategia política

Foto: AP

Tras su huida del país con destino a España, el dirigente de Voluntad Popular y principal promotor de las guarimbas de 2014 y 2017, Lepoldo López, volvió a copar la atención de la mediática internacional que siempre ha sido muy atenta con el extremista.

Con titulares que calificaban de “espectacular” la huida de López y narrativas épicas donde especulaban “según fuentes” sobre las rutas tomadas y los obstáculos que superó gracias a su astucia, minaron la redes y grandes medios del eje Bogotá-Miami-Madrid.

Pero lo que no contienen estas publicaciones son el historial de acciones donde el nombre de Leopoldo López está asociado a la corrupción, la conspiración, la violencia y la muerte de cientos de venezolanos de ambos bandos de la política nacional.

Corrupción juvenil

Los primeros pasos dados por Leopoldo López dentro de la política fueron a través de la Asociación Civil Primero Justicia, organización que nació de la mano de la corrupción, tal y como lo demuestra un acta de entrega con fecha del 17 de diciembre de 1998, donde reciben más de 60 millones 60 mil bolívares, equivalentes a más de 106 mil dólares, cheque que fue recibido por Julio Borges.

La donante de esta alta suma de dinero fue la empresa estatal Petróleos de Venezuela, donde Antonieta Mendoza de López, su madre, fungía como gerente de Asuntos Públicos, oficina que gestiona y entrega este dinero.

Al año y tres meses de haber recibido este financiemiento, Primero Justicia se convierte en partido político siendo sus fundadores Julio Borges, Henrique Capriles Radonski y Leopoldo López.

De alcalde a golpista

En julio de 2000, Leopoldo López es electo alcalde de Chacao, iniciando así formalmente su carrera como gobernante, lo que consideraba pasos previos para cumplir con el sueño de convertirse en Presidente de la República, según confesión de su padre, quien dijo en una entrevista con el periodista venezolano Carlos Croes en la televisora Televen, que de niño, en carnavales, le disfrazaban de “presidente”.

En estos años convulsos, López se dedicó a ser un férreo atacante del Gobierno de Hugo Chávez, utilizando como palestra ser el burgomaestre del municipio más rico del país que se convirtió en el centro de las protestas antigubernamentales.

Llegado abril del año 2002, el entonces alcalde se convierte en una de las voces que solicita derrocar al Gobierno de Hugo Chávez, uniéndose a las voces que pedían a la masa de protestantes “marchar a Miraflores”. De aquí surge la primera imagen de lo que sería el constante accionar político de López, la violencia.

Tras haberse concretado el derrocamiento del Gobierno, fue el centro de atención de los medios de comunicación que querían saber la historia detrás de la conspiración, donde Leopoldo López participó de manera activa en la preparación y ejecución del golpe de abril.

Tras estas entrevistas mañaneras ese mismo 12 de abril donde amenazó a los dirigentes del Gobierno derrocado con la persecución y la cárcel, procedió a cumplirlo a las pocas horas cuando emprendió la caza de chavistas, siendo el episodio más mediatizado la detención del entonces ministro para relaciones Interiores, Ramón Rodríguez Chacín, donde ataviado de un chaleco antibalas y en compañía de Henrique Capriles, se apersonó en la residencia donde habitaba el ahora exministro, para sacarlo esposado y pasearlo por medio de una turba violenta donde Chacín fue golpeado.

“(…) del 11 de abril hay que sentirse orgulloso. Yo no sé si hay alguien que no se sienta orgulloso del 11 de abril, cuando tumbamos a Chávez con una marcha”, dijo en 2004 durante una concentración opositora, vanagloriándose de una evantura que costó la vida de al menos una veintena de venezolanos.

Autor de “la plaza de la dignidad”

Pese a la derrota del golpe de Estado en tan solo 72 horas, López no cesó en sus actuaciones conspirativas y es así como, en agosto de ese mismo año 2002, brinda todo su apoyo a las acciones violentas que se gestaron en la plaza Francia de Altamira, donde cobijó a militares desertores que llamaban a reeditar la estrategia golpista.

Tras varios meses de concentraciones sin avance alguno en el objetivo, aparece la figura de un individuo de origen portugues llamado João de Gouveia, quien realizó varios disparos contra la multitud apostada en esta plaza causando la muerte de tres personas. Tras este episodio, López y otros políticos opositores, con ayuda de los medios de comunicación, intentaron infructuosamente asociarlo con el dirigente oficialista Freddy Bernal, utilizando para ello una imagen donde se veía al lusitano al lado del entonces alcalde de Caracas, la cual, tras una revisión técnica, se determinó que se trataban de un montaje.

“La salida” violenta

Tras varios años de apariciones en marchas antigubernamentales, donde insistía en la necesidad de promover una salida a través de lo que denominaba la “resistencia civil”, finalmente el 23 de enero de 2014 sintió que era su momento y junto a María Corina Machado y Antonio Ledezma emprendió el plan de violencia denominado “La Salida”.

El epicentro de estas “protestas” volvió a ser la plaza Francia de Altamira, donde, tomando en cuenta la experiencia de Ucrania, procedieron a intensificar las acciones violentas con el ataque con bombas molotov contra edificaciones estatales que hallaban al paso de sus marchas y la instalación de campamentos de los grupos de choque en varias zonas del este capitalino.

Tras haber protagonizado una violenta marcha hacia la sede del Ministerio Público, una periodista le interrogó sobre cuándo cesarían las protestas, obteniendo como respuestas de un jadeante y alterado López: “cuando logremos sacar a quienes nos están gobernando”.

Producto del accionar violento de este fracasado plan, no menos de 40 venezolanos murieron y al evidenciarse el desgaste de esta estrategia y temiendo su asesinato por parte de organizadores que buscaban un hecho que potenciara las apagadas protestas, procedió a entregarse a las autoridades que le adviertieron sobre este peligro y le ofrecieron la oportunidad para protegerlo.

“Pregúntenle a Justo Noguera que estaba con él y le decía: ‘no me sueltes que me van a matar´”, reveló Diosdado Cabello en su programa Con el Mazo Dando, luego de participar en la operación donde López se entregó de manera voluntaria.

“La Salida” parte II

Desde la prisión y dadas las condiciones especiales en las que estaba recluído López, le permitió ser el autor intelectual de “La Salida” en su segunda edición, para lo cual utilizó como interlocutor a su pupilo Freddy Guevara.

Durante más de cuatro meses las calles de la capital venezolana y varias ciudades importantes del país, fueron tomadas por grupos violentos, que a diferencia de la primera edición de las guarimbas de 2014 donde quemaban edificios y bienes del Estado venezolano, decidieron ir más allá, quemando a seres humanos por parecer chavistas, tal como le ocurrió a Orlando Figuera.

Esta “primavera venezolana”, tal como la bautizaron los medios internacionales, dejó saldo de más de 150 muertes y varias centenas de heridos como consecuencia de la violencia con que estos “héroes de la libertad” -como los bautizó Donald Trump- instrumentaron durante varios meses.

Otro golpe fallido

Tras haber recibido la medida de casa por cárcel en el mes de julio de 2017, López hace nuevamente su aparición en una nueva acción violenta. La mañana del 30 de abril es visto al lado de Juan Guaidó liderando el intento de golpe militar que fracasó a las pocas horas.

“Estoy en la Base La Carlota. Todos a movilizarnos. Es hora de conquistar la Libertad. Fuerza y fe”, fueron las palabras pronunciadas por López en horas de la mañana, euforia y convicción que se fue derritiendo al calor de la realidad donde la mayor parte de los militares comenzaron a abandonar la aventura leopoldista asegurando que habían sido “engañados”.

Al ver que el fracaso era irreversible, huyó para internarse en la embajada de España, donde fue recibido en calidad de huésped y de donde salió apoyado por el Gobierno español con rumbo al país ibérico.

Foto: AFP

La mentira recurrente

A este historial que lo vincula con la violencia y la muerte, durante la purga de su condena se llevó a cabo una operación de mediatización dirigida a denunciar supuesta torturas y violaciones de sus derechos humanos.

“Lo están torturando”, fue las primeras acusaciones realizadas por su esposa Lilian Tintori, información que fue desmentida por un video donde se observaba las condiciones especiales en las que López purgaba su condena. El mismo tenía una celda tipo apartamento con TV, computadora, cocina y hasta biblioteca. Además, tenía acceso a áreas abiertas donde había equipos para ejercitarse y un huerto donde se le observaba realizando labores de siembra.

“Tengo meses sin ver a Leopoldo”, fue otra de las denuncias realizadas por Tintori en las afueras del centro de reclusión en Ramo Verde, aseveración que se derrumbó con la confirmación de su embarazo al poco tiempo de esta denuncia.

“Leopoldo está sin vida”, fue la nueva mentira difundida por el periodista venezolano Leopoldo Castillo y avalada por Tintori, quien se encontraba vestida de negro en las afueras del Hospital Militar a la espera de noticias sobre su esposo. Este fake se evaporó ese mismo día cuando Diosdado Cabello, en su programa Con el Mazo Dando, presentó un video donde se observaba a López en perfectas condiciones de salud.

“Yo no me voy a ir nunca”, fue la constante aseveración que realizaba López, quien acusaba al Gobierno de insinuarle la posibilidad de permitirle irse del país, acción que contrariando su juramento, llevó a cabo el pasado sábado 24 de octubre bajo el argumento de “afuera siento que puedo hacer más por la causa”.

¿Y ahora qué?

Tras su huida Leopoldo López ha anunciado que no cesará en lo que denomina su “lucha por la libertad”, esa que ha estado marcada por la mentira, la corrupción, la violencia y la muerte, promovida por una persona que desde niño soñaba con ser Presidente -como lo dijo su padre- y quien no ha dudado en impulsar “todas las opciones” con tal de lograr ese anhelo para el cual se preparó toda su vida.

De lo poco que se sabe, según dijo, es que trabajará para lograr que la Unión Europea incremente sus medidas coercitivas e ilegales contra Venezuela y para solicitar más financiamiento para la “causa” de la que se han lucrado junto a Juan Guaidó, bajo la figura de ser representantes de un “gobierno interino”, el cual muchos coinciden, fue su idea y es él quien da las órdenes.

 

ENLACES PATROCINADOS

				
					<div class="fb-comments" data-href="<?php the_permalink(); ?>" data-width="100%" data-numposts="5">&nbsp;</div>
				
			
WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com