No injerencia y reconciliación nacional se acordó en Mesa de Diálogo

Iniciativas como, por ejemplo, el Mecanismo de Montevideo, que ofrezcan aportes de paz y reconciliación del país, son bienvenidas por la Mesa de Diálogo Nacional, conformada por el Gobierno nacional y representantes de la oposición democrática, más no la injerencia de otros países que afecten la soberanía de Venezuela.

Esto se acordó en una reunión que se realizó la noche de este lunes en el Palacio de Miraflores, donde participaron, por el Gobierno, el jefe de Estado, Nicolás Maduro; la vicepresidenta de la República, Delcy Rodríguez, el ministro de Educación, Aristóbulo Istúriz, así como constituyentista Francisco Torrealba, el gobernador del estado Miranda, Héctor Rodríguez y el propio Jorge Rodríguez; mientras que por la oposición estuvieron Javier Bertucci, de Esperanza por el Cambio; Felipe Mujica, del Movimiento Al Socialismo (MAS); Timoteo Zambrano, de Cambiemos Movimiento Ciudadano y Claudio Fermín.

Ante esto, Fermín fue enfático: «Bienvenidas esas muestras de solidaridad del mundo, pero no queremos injerencia. Los venezolanos sí somos capaces de entendernos por más profundas que sean las diferencias que tengamos».

Y continuó: “Podemos dirimir sin violencia y hoy lo hemos logrado y seguiremos trabajando (…) La iniciativa de Montevideo, que surgió en enero, es bienvenida, como también la de aquellos países que quieren que funcione mejor las relaciones. Estamos trabajando en eso”.

Asimismo, indicó que los temas importantes para la Mesa de Diálogo Nacional son la paz, la convivencia, la reconciliación, la reinstitucionalización del país, la corrección de errores, así como las medidas inmediatas y de emergencias de la economía. «Estamos avanzando y esa preocupación son compartidas con nosotros».

Por su parte, el ministro Jorge Rodríguez recalcó que lo importante para esta Mesa de Diálogo es la reconciliación nacional, que pasa por el reconocimiento de «quien hay sido victimario en ejecución de acción contra otra persona, contra bienes públicos y privados, que está penado por las leyes de la República Bolivariana de Venezuela, y la voz de las víctimas. En todo proceso de reconciliación, la voz de víctimas deben ser escuchadas».

Y continuó: «Aquí la gente no quiere guerra ni odio, ni cierres de calle; no quiere quema de personas vivas. La gente ve con estupor, horror, espanto lo que ocurre en Bolivia, un país que había sido ejemplo de estabilidad, de inclusión, de igualdad económica, ahora sumida en lo más horroroso de las acciones criminales contra la ciudadanía por órganos de represión. La gente quiere que los asuntos se diriman por la vía pacífica y democrática. ¿Por qué es malo la negociación entre factores políticos? Queremos la paz y buscamos la reconciliación nacional”.

Enlaces patrocinados