Redactor de informe contra Venezuela exculpa a Piñera

Francisco Cox fue designado por el Consejo de Derechos Humanos de la ONU, mediante la resolución 42/25, de 27 de septiembre de 2019 junto a la portuguesa Marta Valiñas y el escocés Paul Seils, como miembro de la autonombrada » Misión de verificación de hechos» independiente de la ONU para indagar sobre la situación de los Derechos Humanos en Venezuela.

Cox también fue miembro de comisión investigadora de la CIDH por el caso Ayotzinapa, el cual sigue siendo un caso irresoluto.

Destaca que este abogado chileno, fue quien defendió en su país al subsecretario General de Gobierno, Jovino Novoa, durante la dictadura cívico militar de Augusto Pinochet, acusado por delitos tributarios. También fue como defensor de los intereses de la ministra de educación de Chile, Marcela Cubillos, tras las violentas manifestaciones estudiantiles ocurridas en 2019 en Chile, donde las protestas contra el gobierno de Piñera arrojaron cientos de heridos y más de 180 personas con traumas oculares severos, de acuerdo con las cifras oficiales del Instituto Nacional de Derechos Humanos de chileno.

En su oportunidad, Dennis Cortés, presidente de la Sociedad Chilena de Oftalmología, entregó ante la Comisión de la ONU un dato escalofriante: la cantidad de lesionados en los ojos por balas de goma no solo es récord en la historia de Chile, sino que tampoco tiene precedentes en el mundo. Sin embargo, el informe de Cox determinó que en Chile no se perpetraron crímenes de lesa humanidad.

En una carta abierta, enviada por abogados en Derechos Humanos de Chile a la Alta Comisionada Derechos Humanos ONU, Michelle Bachelet, emplazaron a la ex mandataria a revisar el rol asignado a Francisco Cox para investigar la situación de los Derechos Humanos en Venezuela y Chile.

«La declaración pública del señor Francisco Cox del pasado 25 de diciembre 2019, quien investido de una cuestionable condición de abogado experto en derechos humanos sostiene de manera tajante y transgrediendo cualquier seriedad en el análisis u objetividad de los principios de derecho internacional de los derechos humanos, que en Chile no se han perpetrado delitos de lesa humanidad», fue uno de los primeros argumentos empleados por los juristas para solicitar a Bachelet la revisión de la designación de Cox.

«El ex socio del ex ministro de Justicia del Presidente Sebastián Piñera, deja de lado toda objetividad en sus análisis y ejerciendo su rol de defensor político del gobierno actual, niega de plano las graves violaciones a los Derechos Humanos y una posible responsabilidad del máximo mandatario», exponen los expertos en derechos Humanos en la misiva.

«El señor Cox será uno de los agentes enviados por la Alta Comisionada de DDHH de la ONU para conocer la situación de la República Bolivariana de Venezuela, visita que parece del todo innecesaria cuando desde ya se conoce los lineamientos y defensas ideológicas del agente Cox, siendo gravemente vulnerados principios y estándares mínimos en el derecho internacional de los derechos humanos», denunciaron a principios de este año este grupo de expertos.

Por su parte, el canciller de Venezuela, Jorge Arreaza cuestionó el informe presentado por Cox el pasado miércoles y a través de su cuenta en twitter expresó su opinión al respecto: «Mientras más revisamos el informe-adefesio sin rigor contra Venezuela, se hace más claro que las carreras como «expertos» en DDHH de Francisco Cox, Marta Valiñas y Paul Seils, han llegado a su fin. En Venezuela todas las modalidades de mercenarios, están destinadas al fracaso», sentenció en el post.

Enlaces patrocinados