Timoteo Zambrano: Si se produce la mega elección toda la oposición va a participar

Timoteo  Zambrano ha estado sentado en las tres mesas de diálogo que se han entablado entre el Gobierno y la oposición a lo largo de la era chavista en busca de la llamada “convivencia pacífica”. Aquella del 2002-2003 que se inauguró en una sede de la Conferencia Episcopal Venezolana con la mediación del expresidente colombiano César Gaviria. Era la Mesa de Negociación y Acuerdos, cuyas deliberaciones transcurrieron en el Hotel Meliá Caracas, mientras hervía de militares la plaza Francia de Altamira.  

Allí Zambrano, integrante de la delegación opositora, compartió debates con el entonces diputado Nicolás Maduro, Leopoldo López y Alfredo Peña, alcaldes de Chacao y Caracas respectivamente, entre otros. Zambrano también estuvo en las dos mesas de diálogo auspiciadas por el reino de Noruega, la última de ellas celebrada en República Dominicana y en donde un sector de la oposición se paró y se radicó en Colombia hasta el día de hoy.  Zambrano y otros factores de oposición prosiguieron el diálogo y materializaron un acuerdo electoral suscrito en septiembre de 2019. Fruto de ello, fueron las elecciones parlamentarias del 6 de diciembre de 2020, comicios en los cuales Timoteo compitió con la tarjeta de Cambiemos, partido al cual denomina como una organización “donde todos son bienvenidos”. Ahora desde el parlamento, Zambrano sigue en su afán de dialogante desde una comisión especial presidida por el presidente de la Asamblea Nacional (AN), Jorge Rodríguez. 

Precisamente  Timoteo nos recibe en la sede de Cambiemos con todo su equipo de trabajo, incluido Freddy Lepage, su compañero de andanzas cuando ambos militaban en Acción Democrática. Al llegar nos entrega un documento salido del horno que resume su propuesta de unas megaelecciones, como una puerta que se le abre al  sector opositor que está fuera y dentro de Venezuela. “Eso es factible”, dice de entrada quitándose el tapabocas y embadurnando sus manos con gel.    

—¿De qué han servido las mesas de diálogo Gobierno-Oposición? 

—Han habido distintos momentos; y cada momento tiene su afán. Ubiquemos 2002-2003 la gran Mesa de Negociación y Acuerdos, que vino el ex presidente César Gaviria, secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA) como facilitador. No era para resolver toda la crisis en una sola sentada. Porque aquí no se aplica la metodología de ‘nada está acordado hasta que todo esté aprobado’. Es decir, que si tienes 100 puntos, hasta que no estén de acuerdo con los 100 puntos, no firman el acuerdo. Esa metodología es evidente que aquí ha fracasado; fracasó en Noruega y en República Dominicana, más no todo lo que preacordamos, que hoy día son los documentos base para cualquier negociación. Fue el documento de la Mesa de Diálogo Nacional, cuando firmamos el acuerdo el 16 de septiembre de 2019. Volviendo a la mesa del 2002-2003, allí se acordó desescalar la violencia política, cambiamos el sistema electoral a uno automatizado y el referendo revocatorio. Ese referendo lo logramos, lo pactamos. Otra cosa fue el resultado.  

-¿Cuál fue la piedra de tranca en la mesa de República Dominicana celebrada en 2016?  

-Varias cosas. El método fue muy malo, el del 100%; eso no sirve para la crisis venezolana, es un método más para conflictos armados, porque el grupo armado no va a firmar un acuerdo que implicaría dejar las armas si no tiene el 100% acordado. Nosotros en cambio planteamos acuerdos parciales que fue la base de la Mesa posterior a esa de Dominicana. En 2016 estábamos en un bordelinde porque Noruega y Dominicana veían que eso no iba a llegar a ninguna parte.  

-¿Qué hicieron después de ese aparente fracaso? 

-Nosotros planteamos una mesa a la venezolana; primero en la metodología de acuerdos parciales. Luego una mesa no tutoreada, porque ya había como un desgaste en la comunidad internacional y una mala interpretación de agentes, de factores que venían a Venezuela a tutorear y que si no hacían lo que ellos decían, entonces hablaban de que el proceso estaba viciado. Cosa que no lo hizo José Luis Rodríguez Zapatero, tengo que hacer ese paréntesis porque Zapatero fue muy respetuoso.  

-¿El diálogo ha sido utilizado por el Gobierno para engatusar a la oposición, tal como lo dice Juan González, vocero de la administración estadounidense de Biden? 

-Yo lo que le diría a Juan González es que no siga el camino de Donald Trump en lo que está planteando; que lo mejor es, no ir por los rincones, yo sé que ellos están planteando una iniciativa política, pero esa iniciativa está incluyendo a medio mundo y no está incluyendo a Venezuela. Van a tropezar con la misma piedra. Yo creo que eso es un error. Ellos deben mirar al país, aquí hay una AN legítimamente electa. Esa elección del 6 de Diciembre se deriva de un acuerdo político que se estableció en una firma el 16 de septiembre de 2019 y que hoy esa AN está conduciendo este proceso tan importante de darle estabilidad política, económica, institucional al país. Por lo tanto creo que es más fácil y quizás le repito al señor Juan González, como se lo dije a altos personeros del gobierno de Trump, que era más fácil que ellos negociarían directamente de gobierno a gobierno o de presidente a presidente o de altas comisiones del Poder Ejecutivo con el Poder Ejecutivo venezolano. Ellos tienen que generar un cambio de actitud, de percepción para avanzar en una negociación que sea más incluyente.  

-¿Usted tiene conocimiento de una reunión en Colombia entre Jimmy Story, quien se presenta como embajador de EEUU en Venezuela  y sectores de la oposición para planear acciones? ¿A usted lo invitaron? 

-No, no. No sé más allá de lo que dice la prensa. Mira, todos esos factores, el gobierno colombiano, el Grupo de Lima, el Grupo de Contacto Internacional, Estados Unidos, en fin, tienen que entender que esto cambio a partir del 6 de diciembre de 2020. Que aquí se acabó la dualidad de poderes; es decir, estos compañeros existen allá, pero aquí no existen. Venezuela está en otra ruta, en la ruta del consenso, de los acuerdos, de remar todos hacia el mismo lugar para sacar a este país del enorme hueco en que ha estado. ¿Qué es lo más sano?, que se reconecten en una relación entre los estados. Entender que esta ruta democrática, electoral, constitucional es la ruta en que podemos encontrarnos todos. Por lo tanto es más positivo que se siga apoyando lo que está haciendo el país: el país está apoyando esta ruta; aun cuando destrozaron el voto en Venezuela, sin embargo hay una recuperación de esa institución. Vamos a constituir en los próximos meses nuestro proceso electoral que pauta la Constitución. Creo que la comunidad internacional tiene que abrazar esta ruta porque la otra fracasó, la del golpe de Estado, la invasión, de las sanciones, del bloqueo…esa ruta fracasó.  

-¿Será posible un acercamiento con ese sector de la oposición que sigue empeñado en esa ruta? 

-Ya ellos son mucho menos. Fíjate allí se está produciendo un fenómeno interesante. Allí lo que está es quedando cierto liderazgo político de esas organizaciones arriba, que están afuera, porque los que están aquí adentro, ya han manifestado por distintas vías participar en las megalecciones que viene. Si se produce la megaelección van a participar. Pero hay algo más: en las regiones, todo ese liderazgo local está absolutamente convencido de participar. Hay estados completos donde estamos todos; aquellos que no tienen tarjetas, tendrían tarjetas en esta alianza. ¿Eso qué significa?; que esa política del golpe de Estado, la invasión, las sanciones, no solamente fracasó, ahora no tiene adeptos. Creo que ha sido una gran victoria de ese proceso del 6D, allí hay una profunda reflexión en esos partidos.  

-A raíz de esos comentarios, ¿cómo está compuesta la oposición venezolana? 

-Hay claramente dos bloques. Un bloque que ha estado en esa ruta violenta y un bloque que hemos estado en la ruta electoral. Ahora bien, ya ese bloque, que ha estado en esa otra ruta, creo que está marcando su fenecimiento, porque cada vez son menos, cada vez son más los que se pasan a la ruta electoral. Ahora, en seno de ese grupo hay enormes contradicciones; porque los que se quedaron acá en Venezuela, en el caso de Enrique Capriles, por ejemplo, están, a su manera, buscando una ruta de participación y lo han expresado. Alomejor ellos establecen sus propios grupos políticos para participar. Lo lógico sería que nos juntemos todos. 

-¿Desde la Comisión Especial de Diálogo de la AN han intentado un acercamiento con Capriles y María Corina Machado? 

-Todavía de manera oficial en la Comisión Especial no hemos tenido esa información; pero sabemos que hay muchas conversaciones a todos los niveles. Pero será inevitable. El poder ir construyendo esta salida de la participación electoral, no es solamente un grupo. Creo que esto va a tocar a todo el espectro político nacional, porque sencillamente el 6D trajo de nuevo la política a este país. Ese acto electoral fue demasiado importante, con toda y la abstención que hubo, pero el hecho de que haya existido la abstención no significa que no había la atención de la gente y la expectativa por el resultado. Y ahora la gente está esperando que concretemos: que resolvamos el tema del salario, el desempleo, salud, Covid-19, en fin; creo que la gente le está dando un voto de confianza a esta AN. Por eso habrá un proceso de medidas en el corto plazo en la cual podamos apuntar la estabilización económica, política e institucional. Y buscaremos hablar con esos compañeros que tú mencionabas.  

-¿Está incluido en esa lista el ex diputado Juan Guaidó? 

-Es que yo no veo ningún problema que Juan Guaidó pueda participar en una reunión con la Comisión Especial de Diálogo Nacional. Creo que sí y estará abierta la Comisión para eso, por más rechazo que pueda haber de factores allí, creo que si él (Guaidó) entra en esta ruta, va a ser importante para el país.  

-Ahora que habla de la ruta electoral, ¿es factible unas mega elecciones como la que estás planteando?, porque tuvimos la experiencia aquella de ‘el 28, el 28, el 28’ en el año 2000.  

-Hay un par de temas a resolver. Un tema de reformas de la Ley de Procesos Electorales y luego tendríamos que resolver técnicamente en materia de software. Es un desafío. He hecho consultas y me dicen que es perfectamente posible, que la plataforma aguanta poder introducir un sofware con estas modificaciones para incluir candidatos a gobernadores, alcaldes y concejales. Hay tiempo para hacerlo porque esas elecciones no pudieran ser antes de octubre. Desde la AN pudiéramos acometer las reformas que sean necesarias. 

-¿En esa propuesta de las mega elecciones está contemplado el adelanto de las presidenciales? 

-No. Solamente para las regionales y las municipales. Estaríamos cumpliendo al 100% con los tiempos constitucionales, sobre todo con gobernadores y alcaldes, porque recordemos que fue en el 2017 que se eligió, en octubre los gobernadores y en diciembre los alcaldes. Ahora, tenemos una diferencia de cuatro meses con los diputados regionales y de un año con los concejales. Eso tendríamos que ver en términos de la ley como se resuelve. 

-¿Por qué usted propone esas mega elecciones donde se elegirían en un solo día gobernadores, diputados a los concejos legislativos, alcaldes y concejales? 

-Hay varias cosas. La primera, resolvemos todo nuestro tema electoral antes del 2024 que son las presidenciales.  Eso nos va a permitir, tener un tiempo de más o menos tres años para dedicarnos a varias cosas: resolver temas de salud, el Covid-19, por ejemplo; tener la mega elección le hace un ahorro importante al Estado en términos financieros que tenerlas por separado. Creo que habría una participación mayor que la de las últimas parlamentarias porque todo el mundo estaría remando en la misma dirección. Si tú haces una elección de alcaldes, gobernadores y concejales separados, eso puede tener una muy baja participación. 

-¿Usted ha llevado esa idea de las mega elecciones a alguna instancia de discusión política? 

-La he estado planteando en los medios. Aspiro que mi partido Cambiemos gane esa batalla en la opinión pública. En el sector opositor en general estamos de acuerdo con las mega elecciones. Hay detalles: los que son concejales dicen ‘¿bueno me vas a quitar un año?’. Pero al final eso tiene un gran objetivo y es que nos ocupemos del combate contra el Covid, contra las sanciones, el Esequibo. No vamos a resolver nuestros problemas cada quien por separado.  

-¿Cuál es el estatus del tema de los presos por razones políticas? 

-Ese es un tema que lo estamos discutiendo actualmente. Nosotros desde Cambiemos hicimos una propuesta en la campaña electoral y era que el Presidente de la República ejerciera sus competencias constitucionales para indultar en el mes de diciembre, que era una política muy positiva. Eso no se ha podido resolver todavía. Lo deseable es que pudiéramos tener un acuerdo para lograr una ley que nos permita amnistiar a todo el mundo. Pero, ese acuerdo no solamente es la amnistía; ese acuerdo también tiene que pasar porque esos sectores que creen en que la ruta es el golpe de Estado, la invasión, las sanciones, tienen que desistir de esa ruta. Porque es muy difícil: tú dices, vamos a amnistiar, pero siguen las operaciones en esa dirección. Así es muy difícil darle estabilidad a esto. Es complejo de esa manera, tendríamos que tener un acuerdo todos los factores para proceder a una amnistía general. La liberación de los 12 pemones y otros más fue tremendamente positiva, pero todavía hay gente que debería ser liberada. También creo que tienen que regresar los que están en el exilio. Allí tenemos que hacer un gran trabajo todos para que ellos se junten con sus familias y participen políticamente.  

-Ellos se fueron voluntariamente. 

-Bueno hay unos que sí, unos que no. Voluntarios porque sienten que lo estaban persiguiendo, que le estaban tocando la puerta a media noche. La AN puede ser ese factor, la bisagra entre todos estos factores. 

-¿Antonio Ledezma estaría dispuesto a venirse a Venezuela, usted que compartió con él en AD? 

-Tenemos mucho tiempo que no hablamos. No sé. Tú tomas la decisión y ellos deciden si viene o no, ese es un problema que cada quien tendría que verlo. Esa es una pregunta tuya que tiene un trasfondo muy importante. Sé de gente que quiere venirse. 

-¿Un plan Vuelta a la Patria para políticos? 

-Claro. ¿En qué condiciones vienen?, creo que eso es justo. Por eso te decía que lo ideal es tener una política desde la AN con el Ejecutivo en la cual tengamos una ley de amnistía que nos comprometa a todos.   

-Veo que la doctora Luisa Ortega Díaz siempre habla desde Colombia, igual que otros. ¿Se vendrían? 

-Lo que pasa es que Duque no la deja.  

Al detal… 

  • ”Nosotros, como Cambiemos, insurgimos el 7 de mayo de 2018 como una fracción parlamentaria de la anterior Asamblea Nacional (AN). Algunos veníamos de Un Nuevo Tiempo (partido fundado por Manuel Rosales); donde había factores que coincidíamos en cuanto a una ruta alternativa a la ruta violenta, del todo o nada” 
  • ”Somos un partido nuevo. En las municipales del 2018 obtuvimos casi 30 mil votos y luego en esta (las parlamentarias) sacamos casi 60 mil, prácticamente doblamos nuestra votación. No somos un partido de masas, somos un partido no ideológico,  un partido que lucha por los derechos de las minorías. Es un partido más temático. Aquí puede estar gente que coincide con nosotros en unos temas, pero que no necesariamente tiene que ser militante”  
  • ”La Mesa de Diálogo en República Dominicana tuvo cosas muy positivas. Por ejemplo, allí tuvimos el primer preacuerdo con todo el tema electoral, las garantías, que lo preacordamos y así quedó establecido el 2 de diciembre de 2017. Por cierto, que ese preacuerdo se ejecutó en este acuerdo del 16 de septiembre de 2019. Para estas elecciones (parlamentarias) nosotros trasladamos las garantías, obviamente no requirió de grandes debates porque eso estaba preacordado entre Gobierno y oposición. El que presentó originalmente este acuerdo fue Vicente Díaz, ex rector del CNE; por lo tanto, aquí estamos todos”.  
  • ”Nosotros podemos articular con una negociación que se pueda abrir con Estados Unidos, a partir de la Comisión Especial de Diálogo Nacional que preside el presidente de la AN, Jorge Rodríguez. Eso cambia necesariamente el ritmo de las negociaciones: ahí tienes un poder del Estado, el Poder Legislativo, reconocido por ambas partes y, como no, desde la cooperación, podemos trabajar con los Estados Unidos. Nunca desde la tutela, pero desde la cooperación con muchísimo gusto; pero lo que no puede hacer EEUU es ignorar que este país existe”. 
  • ”Si tú le quitas a un militante de un partido, el ejercicio libérrimo del voto, bueno ¿qué va a hacer?. Ahí no hay oficio que no sea electoral, ayudar a resolver los problemas a la gente, de trabajar con la gente”  
  • ”Está planteado en la Comisión Especial de Diálogo de la AN tener unas conversaciones con las iglesias. Se están haciendo las gestiones para ver cómo abordamos ese diálogo con ellos. Yo creo que ese es un diálogo que debería ser más permanente en el caso de las iglesias, de los sectores productivos, sindicales y educativos. Creo que va a tener que ser recurrente hasta que afinemos un documento que podamos firmar todos” 
  • ”Creo que el señor presidente de Colombia debería ocuparse de su país. Nosotros no le estamos pidiendo que se ocupe de Venezuela. Creo que si entra por esta ruta de cooperación le hace mejor a su pueblo y no puede olvidar que en este país viven más de 5 millones de connacionales colombianos. Para tener una buena vecindad hay que  estar en esa búsqueda de cooperación y de arreglar las cosas por las buenas y no estarse metiendo con el injerencismo que ha caracterizado a esa clase política de Colombia contra Venezuela”  
  • ”Hay tres categorías de países. Hay una categoría de países que no reconocen absolutamente este nuevo parlamento venezolano; ni hablan, ni le tienden una llamada a ningún parlamentario, ni le reciben una carta o no la responden. Ese es un tipo. Después tienes un segundo segmento de países que no te reconocen en público, pero te reciben la llamada, te la contestan, te aceptan un café, puede ser lo que llamamos aquí encapillados. Por cierto, es una mayoría enorme. Y luego tienes el que apoya completamente sin ningún problema”  
  • -La Unión Europea, Estados Unidos, el Grupo de Lima, están en una situación de perplejidad, no saben cómo resolver. Se han encajonado. En el caso de Estados Unidos, Trump le dejó eso muy cerrado a Biden, porque cuando hablamos que esas órdenes ejecutivas se derivan de un acto legislativo, tienes que atacar el acto legislativo para que decaigan todas estas sanciones. Estamos hablando de casi 800 órdenes.  
  • ”La Unión Europea no le mete sanciones a la venta del petróleo, al tema financiero sí y eso permitió que tengamos dinero congelado. El Grupo de Lima está dando bandazos, creo que la tendencia es a desaparecer. No le veo vida en el corto plazo. Eso se está disolviendo como tal”  
  • ”América Latina tiene que tener una posición frente a Estados Unidos y especialmente frente a las sanciones, tanto americanas como europeas. Cuando América Latina tenga esa postura, qué van a hacer. Cambia. Y esa es nuestra tarea desde el parlamento y la vamos a trabajar. Este es un año en que América Latina tiene que asumir una postura política frente a ese hecho de las sanciones y el bloqueo. Y marchar juntos por lograr la suspensión de las sanciones” 

 

Enlaces patrocinados

WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com